Al agua patos…pero con «flotador» 10

Todos los padres y cuidadores tienen claro el peligro que entrañan las piscinas o el mar para los niños de la casa. Somos muy conscientes del peligro y tomamos medidas para ello: uso de manguitos, chalecos que impiden el ahogamiento, protección de las piscinas con valla, clases de natación, etc. Pero, es cierto, que todos los veranos escuchamos en las noticias casos de menores ahogados. Son, desde luego, muertes evitables.

20150705_131213

Se está hablando mucho del ahogamiento secundario en las redes sociales. Hoy quiero poner mi granito de arena y ofreceros mi opinión y conocimientos al respecto. Aunque, primero, os hablaré de temas generales sobre el ahogamiento.

Tenéis que saber que:

• Son más frecuentes en varones.
• Ocurren con más frecuencia en piscinas o playas sin vigilancia (como es de esperar).

El ahogamiento se produce cuando los pulmones se llenan de líquido (aunque también existe el ahogamiento seco debido a sustancias sólidas), dependiendo de la cantidad de agua que pasa a pulmón y del tiempo que esté, el paciente va a mostrar unos síntomas u otros (desde tos hasta una parada cardiorrespiratoria).

Lo más importante es liberar cuanto antes el pulmón de agua para que vuelva a funcionar la oxigenación de todo el cuerpo y el pequeño no tenga ninguna secuela neurológica (si deja de haber riego de oxígeno, todos los órganos se verán afectados siendo el más sensible el cerebro). Así, la consecuencia más devastadora del ahogamiento, siendo también, la principal causa de muerte por el mismo, es el daño a nivel cerebral por la disminución del oxígeno (hipoxia).

Para evitar el daño cerebral tras un ahogamiento hay que hacer un rescate lo más temprano posible y hacer soporte vital básico (reanimación cardiopulmonar: RCP) en aquellos casos donde se haya producido una situación de parada cardiorrespiratoria (PCR). El factor tiempo es crucial.

Por eso es tan importante la formación en RCP. Os animo a que la hagáis, es sencilla de aprender y desde luego, en estos casos, el saber nunca está de más. Os pongo el link a un post que he escrito donde se explica, pero lo ideal es hacer la formación presencial (ver post).

El manejo del pequeño ahogado es, desde luego, un manejo de urgencia, por tanto aquí la prevención es importantísima. Fijaros, el 40% de las muertes se dan en menores de 5 años, siendo la segunda causa por accidentes no intencionados en niños. Los casos producidos en lactantes se deben a ahogamientos producidos en las bañeras o en casos de malos tratos.

IMGP0857

Es importante que sepáis algo que no es obvio, la mayoría de los niños que se ahogan sufren lo que se denomina ahogamiento silencioso. Incluso, al socorrista le puede pasar inadvertido. Los niños cuando se están ahogando no suelen gritar o llorar, solo intentan salir del agua como pueden, moviendo los brazos de un modo que incluso parece un juego. El cansancio les vence pronto y es cuando se van al fondo (no tienen tiempo de gritar o llamar la atención mediante la voz, guardan sus energías para intentar salir del agua; el susto también les puede paralizar). Por eso es muy importante no dejar nunca a un menor solo en el agua sin vigilar.

Tras un episodio de casi ahogamiento (de mayor o menor intensidad), algunos pacientes parecen mejorar inicialmente, pero repentinamente (al cabo de unas horas) se deterioran (empiezan con tos, letargia, sueño, apatía, cambios de carácter, irritabilidad). A esta circunstancia se la define como ahogamiento secundario y ocurre aproximadamente en un 5% de los casos. Se debe al desarrollo de edema pulmonar (inflamación del tejido pulmonar) y aparece aproximadamente a las 12 h de la inmersión, aunque también puede ocurrir varios días más tarde.

No os preocupéis demasiado, esto no ocurre simplemente por tragar agua o por una “aguadilla”, tiene que haber un episodio de casi ahogamiento, niño que permanezca tiempo debajo del agua de un modo semiinconsciente o inconsciente. Siempre que ocurra un accidente de este estilo y aunque el niño inicialmente se haya recuperado bien, deberéis acudir a un hospital pediátrico. Allí tomarán las medidas oportunas. En muchos casos se les mantiene ingresados en observación durante un periodo de tiempo.

Los síntomas que pueden mostrar estos pequeños son los siguientes: dificultad respiratoria (hunde mucho el pecho cada vez que INSPIRA), tos, dolor torácico. Esto es llamativo y nos pondrá en alerta.

Hay otros síntomas que son los que nos pueden confundir porque son inespecíficos: cansancio, irritabilidad, cambio en el comportamiento.

¿Qué podemos hacer para que nuestros niñ@s estén seguros en el agua?:

  • Lo primero y más importante: enseñadles a nadar, no os conforméis con que sepan flotar y mantenerse, es bueno que tengan algo de técnica de natación para salir de posibles apuros en el agua (mar con olas fuertes, piscina llena de niños donde hay empujones, aguadillas, etc.).
  • Medidas de seguridad en piscinas privadas (en ellas se produce el mayor número de ahogamientos): sin dudarlo, valla protectora.
  • No dejar nunca a un niño sin supervisión en el agua, recordad que se pueden ahogar sin llamar nuestra atención. Importante: solo se garantiza la seguridad cuando los pequeños llevan los chalecos salvavidas homologados. Nunca se recomendará el uso de flotadores y sí el uso de manguitos pero siempre bajo supervisión de un adulto.

IMGP0544

No quiero despedirme hoy sin mencionaros el tan conocido como “corte de digestión”, no hay padre/madre que no diga alguna vez a un niño NO al baño después de comer. Esto es lo que se llama (desde un punto de vista médico) como Síndrome de Inmersión. Se da cuando se expone al cuerpo a un cambio muy brusco de temperatura ( al menos de 5ºC menos). El cuerpo reacciona a este cambio con una liberación de unas sustancias llamadas catecolaminas que regulan el cambio de temperatura brusco que se ha producido y si esta liberación es muy fuerte puede dar lugar a lo que se llama como síndrome vasovagal (cambio muy rápido del tamaño de los vasos sanguíneos que conduce a un cambio del ritmo del corazón y a un menor riego cerebral pudiendo producirse un síncope con pérdida de conciencia y por tanto secundariamente un ahogamiento).

Si se ha comido justo antes del baño en agua fría, este fenómeno puede ser más frecuente ya que la circulación sanguínea es distinta debido al periodo de digestión.

Se previene evitando la inmersión brusca en agua muy fría, sobre todo si hace mucho calor fuera. Hay que entrar de manera gradual, acostumbrar al organismo poco a poco al cambio de temperatura.

El 80% de los ahogamientos se podrían prevenir. Pongamos todos nuestro granito de arena.

Hasta la semana que viene.

Suscribirse




10 thoughts on “Al agua patos…pero con «flotador»

  1. Reply Unfonendoenvillamocos Jul 6,2015 3:50 pm

    Genial post!!!! Tenía pensado escribir algo acerca de los accidentes veraniegos en el blog así que directamente pondré una link que enlace con este tuyo :-). La idea de escribir acerca de éste y otros problemas típicos veraniegos de los niños me surgió el otro día, cuando hablando con una amiga me di cuenta de que la mayoría de los problemas pediátricos en verano son «evitables». Un abrazo!

    • Reply PediatradeUrgencias Jul 7,2015 8:07 am

      Me alegro que te haya gustado y aún más que hayas querido utilizarlo para el tuyo!Ya sabes que te sigo puntualmente, me gusta mucho tu estilo.
      Un abrazo.

  2. Reply Ahogamiento Jul 10,2015 1:24 pm

    Buena entrada, con alguna pequeñas sugerencias para revisar.
    El factor más importante en el ahogamiento infantil es la falta de supervisión paterna, que concurre en prácticamente el 100% de los casos. La falta de protección de las piscinas domésticas y el que los padres no estén formados en RCp y no puedan prestar una asistencia inmediata son otros factores clave.
    Ya no se habla de «Casi ahogamiento», es un término en desuso y el artículo utiliza alguna otra terminología desfasada o que no debería de utilizarse porque lleva a confusión.
    Y desde luego no recomendamos ningún dispositivo flotante para los niños excepto el chaleco salvavidas homologado. Flotadores no y manguitos sólo con supervisión paterna cercana.
    en http://www.ahogamiento.com pueden encontrar más información

    • Reply PediatradeUrgencias Jul 13,2015 8:56 am

      Muchas gracias por vuestra aportación. Totalmente de acuerdo en que la supervisión de los padres es absolutamente fundamental.

  3. Reply Marián Jun 16,2016 2:52 pm

    Hola, soy una mamá que acaba de comprar un flotador.Se supone que es bueno porque le deja las piernas libres, está algo inclinado hacia delante para favorecer la postura adecuada y tiene como unos tirantes. Después de leer el post me pregunto si este flotador tampoco es bueno, estando conmigo y por qué no se recomiendan. Muchas gracias.

    • Reply PediatradeUrgencias Jun 16,2016 5:47 pm

      Buenos días Marián, realmente solo los chalecos homologados garantizan que el niño o bebé siempre flote y no quede su cabeza hundida en el agua. Te diría que no lo devuelvas pero nunca le pierdas el ojo, no te fíes porque lleve el flotador y le dejes solo o sin vigilar. Los niños y más en el agua no paran de moverse y podría quedar con la cabeza sumergida sin poder darse la vuelta debido a algo que le sujeta y le hace flotar. No hay que asustarse, no pretendo para nada eso, pero sí quiero dar importancia a la vigilancia de los menores en el agua. Todos los años hay ahogamientos por descuidos. Feliz tarde.

  4. Reply Aly Ros Jul 30,2017 6:40 pm

    Hola, mi hijo de seis años nadaba debajo del agua y me dijo que se le fue agua por la nariz, es esto peligroso?

    • Reply PediatradeUrgencias Ago 1,2017 12:32 pm

      Buenas tardes.No te preocupes esto es muy normal. Nada peligroso, solo habrá tragado algo de agua.un abrazo

  5. Reply EVA MARIA GARCIA ALVAREZ Jun 23,2018 2:36 pm

    Buenas tardes doctor. Mi hijo estuvo en la piscina el jueves por la tarde, algo de agua pudo tragar porque aun es pequeño, 3 años y medio, y a veces sumerge la cara sin darse cuenta y cuando se tira desde el bordillo. Aunque no tuvo ningun episodio grave, anoche, viernes por la noche, empezo con febricula y algo de tos. Hoy la tos persiste y la fiebre ha llegado a 38.2, ¿debo preocuparme?¿puede ser un ahogamiento secundario?

    • Reply PediatradeUrgencias Jun 25,2018 6:08 am

      Es muy improbable Eva, los ahogamientos secundarios requieren haber pasado más tiempo debajo del agua, no por el hecho de sumergir la cabeza, bucear o tragar un poco de agua. Lo más seguro es que tenga una infección vírica y de ahí la tos y la fiebre, lo mejor es que le lleves al pediatra para que le revise. Un abrazo.

Comenta

  

  

  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.