Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

¡¡¡Qué viene el Lobo!!! 2

Creo que todo el mundo conoce esta fábula. Los campesinos estaban siempre alerta del lobo y Pedro usaba ese miedo para divertirse; hasta que claro, un día llegó de verdad y ya sabéis lo que pasó…..

pdu6

La bronquiolitis es el lobo de este cuento, los pediatras y los padres que ya han batallado con un primer episodio estamos muy alerta ya que se producen verdaderas epidemias cuando llega el frío.

La bronquiolitis es la infección respiratoria de origen viral más frecuente en el lactante (recordad que los lactantes son los niños desde que nacen hasta que cumplen el año de vida). Comienza como un catarro (con mocos y tos) y dos o tres días después se produce dificultad respiratoria (respiración rápida, hundimiento del pecho, etc).

Realmente, desde un punto de vista médico, solo se debería denominar bronquiolitis a la primera vez que se produce esta infección en menores de 2 años. Cuando  se vuelve a repetir este proceso recibe otros nombres diferentes (sibilancias recurrentes, broncoespasmos, asma del lactante, etc). Pero bueno, esto es sólo una curiosidad para los más científicos y curiosos seguidores de este blog.

¿Cuánto va a durar?: Normalmente entre 7 a 10 días.

¿Cuándo se presenta?: Normalmente la epidemia comienza en el mes de Noviembre y suele permanecer hasta el mes de Febrero.

Esta infección es importante ya que puede provocar el ingreso hospitalario y además, después de haber sufrido un primer caso, estos niños suelen ser más proclives a padecer problemas respiratorios durante su infancia.

El Virus Respiratorio Sincitial (VRS) es el responsable de hasta un 75% de todos los casos.

La mayoría de las bronquiolitis son leves pero puede haber un grupo de pacientes, los denominados de riesgo, que pueden presentar una mayor gravedad requiriendo, incluso, ingreso hospitalario.

Se considera población de riesgo a:

  • Los lactantes menores de 3 meses.
  • Los prematuros.
  • Los pacientes que tengan alguna enfermedad ya de base, como problemas de corazón (cardiopatías congénitas).
  • Los hijos de papás fumadores que están expuestos al humo del tabaco.
  • Los lactantes que han presentado poca lactancia materna (menor a 2 meses).

pdu7

¿Qué síntomas van a presentar los pequeños con Bronquiolitis?

  • Fiebre: aunque no siempre está presente.
  • Mocos abundantes por nariz: pueden ser líquidos y claros.
  • Tos: Es uno de los síntomas más frecuentes.
  • Respiración rápida y corta (es lo que se conoce como taquipnea); en general, presentan dificultad respiratoria.
  • Pérdida del apetito. Como tienen dificultad para respirar, se cansan antes y dejan de comer.

El tratamiento que hay que poner es el conocido como de SOPORTE, es decir, facilitar que el niño no presente síntomas y respire con más facilidad, ya que al ser un virus no va a requerir antibióticos.

La mayoría de las bronquiolitis  se pueden y se deben tratar en casa. ¿Qué cuidados hay que realizar?:

  • Tener al paciente hidratado (dándole de beber de manera frecuente líquidos y si es lactante, ponerle al pecho frecuentemente).
  • Realizar lavados nasales con suero fisiológico ya que ayudan a respirar mejor y liberar moco de la nariz.
  • Se aconseja colocar al pequeño un poco inclinado por la noche para facilitarle la respiración.
  • Evitar que el paciente inhale humo de tabaco.
  • Dar antitérmicos  (medicamentos que bajan la fiebre) si fuera necesario.

Como dice un dicho muy antiguo y sabio, es mejor prevenir que curar y más en este tipo de infecciones, por eso es muy importante proteger a los más pequeños de un primer episodio. Por tanto, es aconsejable tener en cuenta las siguientes medidas higiénicas sobre todo si en casa hay un hermano mayor escolarizado:

  • Lavado frecuente de manos.
  • Evitar contacto con personas resfriadas.
  • Uso de pañuelos desechables.
  • Evitar lugares cerrados con muchas personas.
  • Evitar el tabaquismo en el domicilio.

Ya para terminar, tened en cuenta que hay síntomas que han de ponernos en alerta. Si se observan, se deberá acudir a un centro sanitario para la evaluación del paciente por un especialista:

  • Fiebre muy alta.
  • Pequeño muy adormilado o irritable.
  • Pérdida del apetito muy llamativa.
  • Dificultad respiratoria que se observa como hundimiento del pecho al respirar o abombamiento del abdomen (la tripa) o incluso, que el niño presente pausas en la respiración (dejan de respirar por unos segundos, se conocen como apneas).

En cualquier caso, con nuestros hijos y sobre todo con los lactantes más pequeños, más vale pasarse por exceso que por defecto. Ante la mínima duda que se nos presente es recomendable acudir al pediatra.

pdu8

Suscribirse




2 thoughts on “¡¡¡Qué viene el Lobo!!!

  1. Reply Su Dic 14,2015 8:26 am

    Muy útil y claro. Gracias

Comenta

  

  

  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.