Convulsiones febriles 4

Las convulsiones son la urgencia neurológica más frecuente en los Servicios de Pediatría.

La mayoría de las veces, estos episodios no revisten gravedad y cuando el niño llega al Servicio de Urgencias ya no tiene actividad convulsiva (fase poscrítica). Sin embargo, en algunos casos, una convulsión puede tratarse de una urgencia vital, sobre todo cuando se trata de convulsiones prolongadas.

¿Qué es una convulsión?

Las convulsiones se producen como consecuencia de una descarga  excesiva de un determinado grupo de neuronas. Dependiendo de la localización de ese grupo de neuronas, las crisis convulsivas se pueden manifestar con síntomas motores (movimientos convulsos del cuerpo), sensitivos o psíquicos, con o sin perdida de conocimiento.

IMGP1886 (1)

Las convulsiones pueden ser de 2 tipos:

Sintomáticas o secundarias, que son aquellas que están desencadenadas por un estímulo transitorio, como una infección a nivel cerebral, un traumatismo, fiebre (ya os hable de ella: aquí), etc.

Idiopáticas, que son aquellas que no guardan relación con ningún estímulo transitorio. En este caso, si las convulsiones tienen recurrencia es cuando hablamos de epilepsia.

En ocasiones, algunos procesos pueden ser confundidos con una crisis convulsiva. Esto puede ocurrir con los síncopes, crisis severas de ansiedad, espasmos del sollozo, algún tipo de migraña, etc.. Si bien, estos procesos tienen unos síntomas muy específicos que los caracterizan, deberemos sospechar que no son crisis convulsivas cuando se desencadenan en situaciones muy concretas, como una extracción de sangre, lugares cerrados muy calurosos, una rabieta, etc.

Convulsiones febriles

Una convulsión febril es un episodio de crisis convulsiva asociada a un proceso febril, siempre que:

  • No haya una causa orgánica que pueda producirla (infección del sistema nervioso central, alteraciones metabólicas, etc)
  • Y cuando no haya antecedentes de crisis convulsivas sin fiebre.

Se pueden producir en niños de edades comprendidas entre 6 meses y 5 años, alcanzando el mayor pico de frecuencia entre los 18 y los 24 meses de edad.

Son el problema más frecuente en la práctica neurológica pediátrica, con una prevalencia que oscila entre el 2 y el 5% de todos los niños. Observándose una ligera mayor incidencia en niños que en niñas (1,5/1).

La causa de las convulsiones febriles no es bien conocida aunque parece ser multifactorial, entre los factores que pueden influir destaca la inmadurez de los mecanismos de termorregulación en esas edades de la vida.

Es muy frecuente la familiaridad en su aparición, con una incidencia mucho más alta que en la población general cuando hay antecedentes de convulsiones febriles en los padres y hermanos.

Características de las convulsiones febriles:

  • El tipo de crisis convulsiva puede ser muy variable, pero lo más frecuente (80%) son las crisis tónico-clónicas generalizadas: rigidez y movimientos convulsos del cuerpo.
  • Habitualmente, no se producen estas crisis con una temperatura rectal inferior a 38ºC .
  • El factor desencadenante más influyente es el aumento brusco de la temperatura.
  • Más del 90% de las convulsiones febriles son breves (3-15 minutos).
  • Las infecciones víricas de vías respiratorias, al ser los procesos infecciosos más frecuentes en este grupo de edad, son la principal causa de las convulsiones febriles.

Tipos

De acuerdo a las características clínicas y al pronóstico, las convulsiones febriles se clasifican en 2 grupos:

  • Convulsión febril simple, las más frecuentes (70%). Son crisis generalizadas de menos de 15 minutos de duración y que no presentan recidiva (no se repiten) en el plazo de 24 horas.
  • Convulsión febril compleja, también llamada complicada. Son crisis de duración superior a los 15 minutos, generalmente focales (localizadas en una zona corporal, aunque posteriormente pueden generalizarse), muchas veces recurrentes dentro de las primeras 24 horas, con recuperación lenta del estado de conciencia y, en ocasiones, focalidad neurológica residual transitoria (es decir, pueden quedar durante unos días algún síntoma neurológico debido a las mismas).

Recurrencia de las crisis

El riesgo de recurrencia de las convulsiones febriles depende, en buena medida, de la edad.

  • Cuando la primera crisis aparece por debajo de los 12 meses de edad, el riesgo de recurrencia de nuevas convulsiones es del 50%, mientras que este riesgo oscila alrededor del 30% si la primera crisis se presenta después del año de vida.
  • Los niños que han presentado más de una convulsión febril tienen un 50% de posibilidades de volver a tener un nuevo episodio.
  • Más de la mitad de las recidivas, tienen lugar entre los 6 y 12 meses siguientes a la primera convulsión febril.
  • El riesgo de recurrencia es mucho más elevado en los casos de crisis complejas y cuando hay antecedentes familiares de convulsiones febriles.

Pronóstico

El riesgo de que un niño con convulsiones febriles desarrolle una epilepsia es muy bajo (1%), aunque ligeramente superior a los niños que nunca han tenido una convulsión febril (0,4%).

Los principales factores de riesgo, que favorecen el desarrollo de una epilepsia son:

  • crisis febriles complejas,
  • antecedentes familiares de epilepsia,
  • existencia de una alteración neurológica previa.
Convulsiones febriles

¿Cuándo hay que acudir al Médico?

Tratamiento

Es el mismo que para cualquier otra convulsión; si bien, la mayoría de las veces, cuando el niño llega a Urgencias la convulsión ha cedido espontáneamente.

Si los padres tienen en casa diazepam rectal (niños con convulsiones anteriores), se puede iniciar el tratamiento en casa a dosis de 5 mg en los menores de 2 años y 10 mg en los mayores de esta edad (siempre que haya empezado con una).

Prevenir la posible convulsión con diazepam rectal en niños con antecedentes de convulsiones febriles y que comienza con un proceso febril es controvertida y cada vez es menos aconsejable. Este tratamiento profiláctico solo podría ser recomendable en casos muy seleccionados.

Tanto el paracetamol como el ibuprofeno son ineficaces en la prevención de las convulsiones, sólo disminuirán la fiebre.

Lo más importante, primera convulsión producida en un pequeño (independientemente de la causa): llamar al 112 o acudir a urgencias.

En pequeños con convulsiones febriles frecuentes, poner tratamiento en casa si se puede y si no acudir también a urgencias. Si no cede con el tratamiento, acudid también.

Espero que os haya interesado,

Nos vemos en unos días

Pediatra de Urgencias

 

 

 

 

4 thoughts on “Convulsiones febriles

  1. Reply Bárbara Feb 9,2017 11:40 am

    Desgraciadamente, cuando tu hijo nace nadie te explica que este tipo de cosas pueden ocurrir, así que cuando sufre la primera crisis, lo primero que piensas es que tu hijo se muere. Mi hijo ha tenido 14 convulsiones y una de ellas con una duración de 17 minutos que se nos hicieron eternos. Finalmente y siguiendo las indicaciones de varios pediatras, lo empezamos a medicar con Depakine que gracias a Dios y después de tanto tiempo se lo retiramos definitivamente dentro de 6 días!!!!

    • Reply PediatradeUrgencias Feb 9,2017 12:13 pm

      ¡Gracias por tú testimonio Bárbara! Entiendo perfectamente por lo que habréis tenido que pasar y por el miedo sufrido. Me alegro mucho que ya le podáis ir retirando el tratamiento, que gran noticia!. Os deseo lo mejor. Feliz día.

  2. Reply Desiree Dic 3,2017 8:54 pm

    Yo tengo dos hijas una de ocho años y que tuvo dos convulsiones de más de 15min y la primera con 37,5 (la primera con 13 meses y la segunda con 16meses) y estuvo hasta los seis años con depakine y la pequeña q ahora tiene año y medio ya ha tenido tres , empezó con 12 meses y han sido las tres de menos de 5min y hasta ahora no le han mandado nada imagino que hasta q nos vea el meurologo que nos verá en enero. La vetada que asusta mucho y te sientes muy impotente y en nuestro caso nos han dicho que Tio más seguro es que sea genético porque mi marido y yo hemos pasado x eso de pequeños.

    • Reply PediatradeUrgencias Dic 4,2017 8:17 pm

      Buenas noches Desiree, por lo que cuentas sí parece de componente genético. El neurólogo valorará si ha de poner tratamiento a tu hija pequeña, es probable que sí. Lo bueno, es que tenéis experiencia con el proceso y con la medicación, por tanto yo solo te puedo dar ánimos y paciencia y deseo que todo esté controlado pronto. un abrazo.

Comenta