Cuerpo Extraño 4

Hoy os voy a contar una historia real.

Real como la vida misma y que es más común de lo que os podéis imaginar.

cuerpo extraño

El martes recibió mi hija una llamada de teléfono: Elena enfermera. Rondaba la una de la tarde y ella se encontraba trabajando en los alrededores de Madrid. Cogió el teléfono mosqueada, desde luego algo bueno no iba a ser: quizás fiebre, una caída..

  • Buenas tardes, no te preocupes, Diego está bien pero tienes que venir a por él. Tenéis que llevarle al hospital para que le revisen. Se ha atragantado con una pieza de Lego (que se había metido en la boca: le mato en cuanto le vea y esté bien, pensó ella, 500 veces le he dicho que no se meta estas piezas en la boca..) y a pesar de que se le había quedado en la garganta enganchado,  al final se lo ha tragado y hay que revisar que vaya todo bien. Ha venido el SUMMA y es lo que nos recomiendan. Espera, te paso al médico.
  • Buenas tardes, no se preocupe, Diego está ya bien aunque un poco nervioso pero respira bien y no ha sufrido daños, aunque hay que llevarle al hospital para que le revisen.
  • ¿Me puede pasar al niño?.- Diego, ¿cómo estás? (el pequeño llorando muy asustado). – Mamá me duele al respirar, noto que tengo algo dentro.

La madre del pequeño volvió a hablar con los del SUMMA y ellos dijeron que no parecía tener síntomas de impactación del objeto en el esófago (naúseas, vómitos, mucha salivación, dolor fuerte, etc), pero que se lo llevaban al Hospital ya que allí tendrían que valorarlo.

Antes de seguir con la historia quiero hacer un pequeño parón para dar las GRACIAS tanto a la enfermera que hizo una labor de 10 como a los del SUMMA. Elena, se asustó mucho, como no puede ser de otro modo. Se encontró a un niño que presentaba un ataque de miedo por tener un objeto localizado en la garganta que además se podía ver pero no coger y que había riesgo de ahogamiento si el mismo se iba por la vía respiratoria. Ella hizo lo que había que hacer, lo recomendado (ya os hablé de este tema en otro post, os lo recuerdo aquí). Si no hay seguridad en que se vaya a poder extraer el objeto es mejor NO INTENTARLO (porque se puede ir para atrás y tapar la vía aérea, que sería lo más grave y ese fue el verdadero riesgo que corrió Diego ese día). Lo que hay que hacer, fue lo que Elena hizo: provocar LA TOS que es la mejor defensa del cuerpo ante cuerpos extraños y darle golpes fuertes en la espalda con el fin de expulsar el objeto fuera de la garganta. Tras varios intentos, el objeto se desplazó pero con la mala suerte de que en vez de ir para afuera se lo tragó.

Si hubiera sido redondeado, sin puntas (luego veréis la figurita que se tragó el peque) no hubiera habido más problemas, hubiera ido a parar al estómago y no nos hubiéramos preocupado más pero aquí no acaba la historia…sigo con ella donde lo dejé.

Dicho y hecho, en 20 min el pequeño pasaba por la puerta de urgencias del Hospital más cercano. La pediatra le mandaba una placa de tórax para ver si había cuerpo extraño a nivel del esófago o vías más altas. Aunque su clínica (sus síntomas) daban a entender que seguramente el objeto ya estuviera en el estómago.

La placa salió negativa, es decir, no se veía el cuerpo extraño pero dejaba dudas ya que el mismo era de plástico y se dudó mucho sobre si sería o no visible por los Rayos X.

La madre del pequeño estaba mosqueada, ella también había sufrido un atragantimiento hace unos años debido a un trozo de hueso que se le había quedado enganchado en el esófago y los síntomas los conocía muy bien. Diego estaba como encorvado y sentía dolor y molestias al tragar y al respirar.

En este hospital no hay cirugía pediátrica; por tanto, ante la posible sospecha de encontrarse la pieza de Lego en el esófago, le remitieron al Hospital Universitario de La Paz.

Vuelta a empezar, otra vez en urgencias. En esta ocasión nos esperaba el cirujano pediátrico que ya había sido avisado desde el otro hospital y pidió una radiografía con contraste (con bario). El contraste rodea al posible objeto y de este modo se hace visible a los Rayos X. De nuevo a radiología infantil y en menos de media hora teníamos el diagnóstico:

Objeto localizado a nivel del esófago, se requiere su extracción.

cuerpo extraño

¿Cómo se extrae un objeto de esta zona?

Mediante una técnica muy sencilla llamada esofagogastroscopia. Consiste en meter un tubo por la boca que llega hasta la zona y que lleva una cámara que permite ver todo el tejido. Una vez localizado el objeto se extrae mediante unas pinzas.

Es una técnica rápida y muy sencilla, PERO que requiere en los niños sedación e intubación. Por tanto:

  • Vía al canto.
  • Extracción de sangre y análisis de la misma para saber si coagula bien y puede ser anestesiado
  • y directo al quirófano.

Tuvimos suerte, el pequeño llevaba sin ingerir alimentos ni agua desde las 8 de la mañana. Nos contó que en el patio había mucha cola en la fuente y que no había bebido..fue una suerte, porque no se puede sedar sin que haya pasado unas horas sin beber ni comer nada, ya que si hay contenido líquido o semi-solido en el estómago durante la sedación puede pasar a vía respiratoria y producir lo que se denomina neumonía por aspiración, que es muy grave.

En el quirófano fueron todo mimos, y cómo no firmas de consentimientos informados (que la verdad, sé que asustan) que si uno para la anestesia, otro por el procedimiento…

Allí dejamos a Diego en buenas manos después de un fuerte beso y nosotros pasamos a la sala de espera..a esperar lo que uno desea que dure un segundo.

Media hora después sale el cirujano y nos presenta la famosa pieza de Lego que tanta guerra nos estaba dando. Fijaros en su forma, debido a estas 3 puntas la hace tan peligrosa porque aunque es blanda, se queda enganchada en los tejidos.

cuerpo extraño

Luego nos quedaba la reanimación de la anestesia. Otra media hora hasta que el peque abrió el ojo, pero qué gracioso estaba al despertar y contarnos toda su experiencia aun medio dormido.

La última parte de esta “aventura” fue ir al Hospital de día donde estuvimos unas tres horitas más o menos hasta que Diego toleró líquidos y algo de sólido (un yogur) y estaba ya fuerte para irse a casa. Además, le han pautado antibiótico ya que el esófago ha sufrido y hay que evitar que se infecte; por tanto no se libró de un buen rato de GOTEO.

 

Y todo esto, solo en unas horas. La que nos pueden montar los enanos sin darnos cuenta y de todas las edades, que aquí el peque tiene ya sus 10 añitos.

¿Adivinad qué paso al día siguiente?

Pues que sintió lo que es la fama por un día. Todo el colegio se había enterado de que se le habían llevado en ambulancia y ya sabéis como corren las noticias, sobre todo las que crean morbo. Se pasó horas y horas contando su anécdota en el cole.

Hoy, ya de nuevo,  solo es Diego (nuestro gran Diego) pero seguro que algo diferente. Ha aprendido una lección muy importante: En la boca solo alimentos ( y, además, bien masticados).

Los atragantamientos pueden ser fatales y los cuerpos extraños muy engorrosos.

Feliz noche

Pediatra de Urgencias

 

4 thoughts on “Cuerpo Extraño

  1. Reply Leti Jun 2,2017 9:35 am

    Qué sustoooooo!!!!

  2. Reply susana Jun 2,2017 1:28 pm

    Uuuiff los niños q peligro tienen….

  3. Reply María P Jun 2,2017 1:36 pm

    Que bien lo cuentas.

  4. Reply Inés Jun 4,2017 12:14 pm

    ¡Menudo susto!. Menos mal que había enfermera en el colegio y supo cómo actuar. ¡Qué buenos profesionales hay en La Paz!

Comenta