Diabetes

Diabetes 1

Hoy comienzo con un caso clínico:

Pedro llega a la consulta, tiene once años, lleva unas semanas que orina mucho y sobre todo presenta mucha sed, está todo el día  yendo al frigo a por bebidas. Además, ha perdido peso y está cansado y apático.

– ¿Qué le pasa Doctor?, le noto raro.

Mi primera sospecha sería diabetes, presenta los típicos síntomas:

Poliuria (orinar muchas veces), polidipsia (beber mucho líquido) y pérdida de peso.

  • Algunos pequeños que debutan con diabetes presentan también falta de apetito, dolor abdominal y vómitos (pero estos síntomas son comunes a muchos otros trastornos).
  • Cuando el paciente lleva mucho tiempo con diabetes sin controlar y presenta altos niveles de azúcar en sangre estará más afectado y podrá presentar taquicardiarespiración rápida y profunda, sequedad de la lengua, somnolencia.

Pedro se sienta en la camilla, le pinchamos en la yema del dedo y le extraemos una gota de sangre que colocamos sobre una tira que va a un sensor y nos sale un resultado de glucosa de:240 md/dl.

Confirmado: presenta hiperglucemia y ahora necesitará más pruebas y sobre todo el control de la misma. Por tanto, le derivo al hospital para que le ingresen. Todos los niños con un debut de diabetes requieren ingreso hospitalario para su control. Después, pasarán a fase ambulatoria con controles periódicos por el endocrino.

No os lo he dicho, pero hoy se celebra el día mundial de la Diabetes

imagen-diabetes-300x225

                                      http://www.fundaciondiabetes.org/diamundial

 

  • La diabetes mellitus  es un grupo de enfermedades metabólicas caracterizado por hiperglucemia (niveles de glucosa altos en sangre) como resultado de un defecto en la secreción de una hormona llamada insulina o un mal funcionamiento de la misma.
  • La insulina es fundamental para la vida ya que hace que el azúcar (en forma de glucosa) que está en la sangre pase al resto de las células de nuestro organismo. Tened en cuenta que la glucosa es la principal fuente de energía y alimento de nuestras células.
  • Es una de las enfermedades crónicas más frecuentes en la infancia.
  • Hay dos tipos principales de diabetes:

– Diabetes tipo 1: producida por que se destruyen (autoinmunidad) las células del páncreas que producen la insulina.

 – Diabetes tipo 2: el cuerpo no produce la cantidad suficiente de insulina y/o la que existe no funciona bien (las células no la reconocen y por tanto no hace bien su función).

Hoy os hablaré de la tipo 1 ya que es las más frecuente en la infancia, ya que debuta en ella.

  • El 95% de las diabetes en la infancia se deben a la tipo 1.
  • Las mayorías de ellas son de carácter autoinmune; es decir, son nuestras propias células las que destruyen las células del páncreas productoras de insulina.
  • Hay una clara relación familiar, es decir, los hijos de padres o con familiares directos con Diabetes tipo 1 tienen más susceptibilidad a desarrollar la enfermedad.
  • También hay factores ambientales que la desencadenan: como virus, tipos de dietas (obesidad). Estos factores ambientales empiezan a fastidiar al paciente mucho antes de que se desarrolle la enfermedad.
  • Pero hay diabetes tipo 1 de origen desconocido (se denomina idiopática), es decir no hay un proceso de autoinmunidad detrás de ella.

¿Cómo se diagnostica?

Los valores normales de glucosa en sangre en ayunas (es decir, sin haber comido en las previas 8 horas) ha de ser inferior a  110 mg/dl. Si encontramos un valor por encima de los 200, entonces el paciente sufre hiperglucemia y tendremos que sospechar de diabetes. PERO, no todas las hiperglucemias son producidas por una diabetes, hay trastornos que también producen este incremento de glucosa en sangre, como determinadas infecciones, traumatismos y fármacos como los corticoides.

Por eso, hay que hacer pruebas complementarias, como el test de tolerancia oral a la glucosa y hacer una buena historia clínica del paciente con anamnesis, es decir, con inspección del mismo para determinar el origen de la hiperglucemia.

Dependiendo de la elevación de la glucosa en sangre, del tiempo que el paciente lleve así, habrá diferentes grados de la enfermedad con diferentes síntomas:

  • Cuando la hiperglucemia es muy alta, mayor de 300 el paciente se verá muy afectado y puede presentar alteración de la conciencia, deshidratación, y un estado conocido como cetoacidosis metabólica (una gran cantidad de azucar del cuerpo está en sangre sin poder pasar a los órganos que para alimentarse tienen que quemar grasa y proteínas para obtener energía y esto produce muchos grupos ácidos que acidifican el cuerpo del paciente pudiendo llegar al coma y a la muerte).

Vayamos a lo más importante: ¿cómo se trata?

Es muy importante informar y formar a las familias sobre el tratamiento, ya que es de por vida y es necesario que se haga muy bien para evitar complicaciones a largo plazo.  La buena noticia es que cada día tenemos mejores tratamientos y control de la diabetes que hace la vida más llevadera al paciente y a sus familias.

El tratamiento se basa en inyectar insulina exógena, por eso se conocía esta enfermedad como diabetes insulino-dependiente. Pero, a parte de la insulina que se requiere sí o sí para el tratamiento del paciente, la dieta es fundamental para el control de la glucemia. De nada sirve que un paciente se pinche a diario insulina si no sigue una dieta adecuada, estará descontrolado y tendrá consecuencias a largo plazo.

No podemos olvidar que la concentración alta de glucosa en sangre de manera crónica produce daño en los órganos que conllevan a complicaciones graves en la etapa adulta y a muertes tempranas (fallo renal, ceguera, alteración vascular que puede necesitar amputaciones, etc).

Otro día os hablaré de la dieta del diabético. Hoy me quiero centrar en otro tema:

La importancia y la ansiedad que crea en las familias el control de la glucemia.

Sabéis que no solo es malo o peligroso tener la glucosa alta, sino también baja (cuando la cantidad de insulina que inyectamos no es la adecuada o no están comiendo bien). Las hipoglucemias producen muchos síntomas y son peligrosas ya que ocurren muy rápido y puede hacer que el paciente entre en un coma diabético.

Lo más frecuente es medir los niveles de glucemia por punción capilar (en la yema de los dedos), estos sistemas los paga la seguridad social y son muy eficientes. La pega que tienen es que al cabo del día el paciente tiene que pincharse varias veces. Esto en un adulto puede ser molesto, pero en el caso de los niños, sobre todo en los más pequeños, puede ser más difícil (pueden olvidarse, no querer hacerlo, etc.). 

Además, los niños presentan más situaciones que producen  un mayor descontrol de la glucemia: infecciones ( muy típicas en la infancia), diarreas, ejercicio intenso, comidas muy ricas en hidratos de carbono, etc.

Muchos sois los que venís a la consulta con angustia o miedo debido a esto, al bajo control de la glucemia de vuestros hijos.

Existe una solución para este tipo de familias, donde la preocupación es muy alta o en pacientes donde no se pueda garantizar el cumplimiento adecuado del control glucémico.

Existe un sistema que  se vende (aunque no está financiado) directamente a través de la página del producto donde se controla la glucemia sin pinchazos.

Ver aquí: Glucosa FreeStyle Libre.

Es un sensor que se pone en la parte alta posterior del brazo y dura 14 días. Simplemente, escaneando con un aparato que viene en la caja o con el móvil (ya que hay creado una app gratuita para ello: LibreLink), se obtienen los datos de la glucosa en sangre, en cualquier momento y lugar. Los datos se almacenan y se crean gráficas de los niveles de glucosa del paciente, viendo así su evolución.

Este sistema ofrece datos de:

  • Glucosa actual
  • Tendencia que tiene la glucosa a aumentar, disminuir o mantenerse constante (mediante una flecha).
  • Historial de la glucosa (hasta 8 horas).

Se puede mojar (hasta un metro de profundidad), con lo cual el paciente puede hacer vida normal: ducharse, bañarse, etc.

Creo que es un sistema muy bueno para los niños (mayores de 4 años) por su comodidad y facilidad de uso por parte de sus cuidadores. Los pequeños se libran casi de los pinchazos con este sistema, ya que habrá determinadas situaciones donde se requiera la medición tradicional.

 Si os interesa, antes de nada consultad con vuestro endocrino 

Hasta la semana que viene

Feliz semana

Pediatra de Urgencias

One comment on “Diabetes

  1. Reply Encias Gum Nov 28,2016 4:13 pm

    La diabetes es una enfermedad que puede pasar desapercibida si no se conocen los síntomas, además, como bien apuntas en el post, una vez diagnosticada, su control es esencial para evitar complicaciones u otros problemas de salud. Ya que por ejemplo, padecer diabetes puede llegar a triplicar el riesgo de padecer alguna enfermedad de las encías.

    Es de agradecer que los profesionales de la salud, como tú, habléis y orientéis a pacientes para disminuir las cifras de prevalencia.

    Durante este mes, en nuestro blog, hemos estado hablando de la importancia de cuidar nuestra salud oral para mejorar el control de la diabetes, os dejamos aquí un post sobre ello:
    http://enciasgum.es/controla-tu-diabetes-cuidando-tus-encias/

Comenta

  

  

  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diabetes