La curiosidad mató al gato

La curiosidad es innata en los niños  y bien llevada o vigilada es realmente buena y necesaria. El problema estriba cuando empuja al niño o al adolescente a probar sustancias que pueden ser potencialmente tóxicas, ya sea de manera inconsciente en el niño pequeño o muy consciente en el adolescente (alcohol, drogas, medicamentos). Las intoxicaciones son una causa muy frecuente de daño y en algunos casos, incluso de muerte, tanto en niños como en adolescentes.

2015-06-28 17.27.58

La curiosidad mató al gato

Es frecuente la asistencia a los centros sanitarios de urgencias debido a las mismas; aunque,  generalmente, los casos que llegan se deben a sustancias no tóxicas. Los padres,  por temor a lo que pueda pasar acuden rápidamente a los centros sanitarios. Hacéis bien, más vale prevenir que curar, y en este caso aún más, ya que no todos tenéis por qué conocer cuáles son las sustancias realmente tóxicas y cuáles no y ante la duda es mejor consultar.

Cuando un padre sospecha de una posible intoxicación es fundamental no solo conocer  la sustancia, sino, también,  la cantidad y el tiempo trascurrido desde que la ingirió hasta que el paciente acude a urgencias, ya que hay tóxicos que producen su efecto a largo plazo (caso del Paracetamol).

Hay muchos productos que pueden parecer tóxicos pero no lo son (aunque siempre es mejor consultar con un médico sobre todo si las cantidades son elevadas). Os pongo algunos ejemplos:

  • Cremas y lociones corporales
  • Cosméticos
  • Dentífricos
  • Desodorantes en barra
  • Aceite de baño
  • Champús, geles de baño, espumas de afeitar
  • Jabones
  • Colonias y perfumes (dependerá del consumo ingerido si contienen etanol)
  • Acuarelas, ceras de colores, lápices, tinta.
  • Agua del retrete
  • Arcilla
  • Betún (sino contiene anilinas)
  • Colonias
  • Velas

Es importante que conozcáis los productos comunes en los hogares que  son potencialmente tóxicos:

  • Productos específicos para el cabello ( para alisar y ondular)
  • Tintes y decolorantes del cabello
  • Esmaltes de uñas y quitaesmaltes
  • Depilatorios
  • Sales de baño
  • Talco (cuando se inhala).

Como os he comentado, es muy importante que intentéis averiguar la cantidad de tóxico ingerido. En el caso de los niños más pequeños es fácil que en el proceso del manejo del tóxico haya podido perder parte del mismo por la ropa, suelo o alrededores, contad estos datos al médico de urgencias por que pueda determinar qué cantidad de producto ha sido realmente expuesto al paciente. Por ejemplo, bebé con una gran mancha de medicamento líquido en el body y que también ha sido parte ingerido y madre que relata que el bote se lo encontró a medias estando previamente lleno. El pediatra podrá ver que una gran parte se le cayó y que otra ha sigo ingerido. Esto ayuda al médico a calcular la posible dosis de exposición. Afortunadamente, la mayoría de las veces el niño ingiere una cantidad más pequeña de la que se piensa.

IMG_2732

En casa se puede hacer un primer manejo del niño siempre y cuando el pequeño no presente síntomas visibles de alarma.  Por ejemplo:

  • Intentar eliminar de la boca del paciente restos del producto. Eso sí, con mucho cuidado de no inducir el vómito ya que, por ejemplo, en el caso de ingesta de ácidos o bases (lejía) sería contraproducente.
  • Si el punto de contacto del tóxico  ha sido los ojos, habrá que lavar con abundante agua o suero los mismos, para intentar eliminarlo.
  • Si el contacto es a través de la piel habrá que retirar la ropa y lavar con agua y jabón suave sin frotar (los tóxicos más frecuentes a nivel de la piel son los insecticidas y la crema anestésica EMLA).
  • Si ha sido por inhalación retiraremos lo antes posible al paciente del foco. En estos casos la urgencia es muy importante y habrá que remitir al paciente a un centro sanitario lo antes posible (un ejemplo sería la intoxicación por monóxido de carbono que puede ocurrir por la combustión no adecuada de calderas y estufas).

Si presenta algún síntoma grave (coma, convulsión, depresión respiratoria) llamar con urgencia al 112 o trasladar al paciente lo antes posible a un centro sanitario de urgencias.

Los fármacos  son los  productos que con mayor frecuencia producen toxicidad y son los causantes de la mayoría de los ingresos hospitalarios debido a las intoxicaciones.

No sé si muchos conocéis la toxicidad del Paracetamol. Ya sabéis que es un producto muy eficaz y seguro en dosis adecuadas (por eso siempre es conveniente que se paute por un médico) pero aunque no lo parezca, un producto tan usado puede ser muy peligroso a dosis elevadas ya que produce daño en el hígado. Siempre que os encontréis un pequeño que haya ingerido más paracetamol  de la  dosis recomendada por el médico es importante que acudáis a un centro sanitario ya que tendrá que ser tratado o evaluado con premura para que su hígado no sufra. El problema de la intoxicación del paracetamol es que al principio causan pocos síntomas y que el daño ocurre pocos días después de la ingesta. Así, durante las primeras 24 horas, el paciente puede sufrir falta de apetito, palidez, sudoración y vómitos. Dos días después el paciente siente dolor en la zona derecha del abdomen y empieza a orinar poco. Tres días después el paciente puede presentar  fallo hepático.

IMG_2741

Medicamentos siempre con tapón protector anti-niños

La ingesta accidental de paracetamol constituye hoy en día la causa de intoxicación pediátrica más frecuente registrada en Urgencias hospitalarias (16% del total de intoxicaciones y 88,5% de las intoxicaciones por antitérmicos). Suelen deberse a ingestas accidentales de presentaciones líquidas de paracetamol sin tapón de seguridad o debido a errores en la dosificación.

La intoxicación crónica por paracetamol es menos frecuente pero mucho más grave. Se puede ver cuando el paciente ingiere de forma crónica (no de manera puntual) dosis más elevadas de las terapéuticas de paracetamol, por ejemplo:

  • Niños pequeños que tienen una viriasis y presentan fiebre muy alta y que además están malnutridos (poco peso) y deshidratados que reciben por error dosis más altas de la terapéutica de manera continuada durante los días de fiebre.
  • Adolescentes que beben alcohol y para evitar los dolores post borrachera toman dosis repetidas y altas del producto.

Hay otros medicamentos que también ocasionan con frecuencia alta intoxicación, como son las  benzodiazepinas (sobre todo en  adolescentes). Ya sabéis son medicamentos que disminuyen la ansiedad y favorecen el sueño. Los anticatarrales y los jarabes para la tos, también son causantes habituales de intoxicación por sobredosis.

Por último, me gustaría mencioanr el etanol (bebidas alcohólicas) es la primera causa de intoxicación en los mayores de 12 años. La mejor forma de prevención es el diálogo con estos preadolescentes para que conozcan bien las consecuencias del abuso del mismo.

¿Cómo podemos PREVENIR?

  • Medicamentos siempre fuera del alcance de los niños ( y no tan niños: adolescentes)
  • Mantener medicamentos en su recipiente original (si se guardan en recipientes más atractivos podrán atraer la curiosidad de los más pequeños).
  • Cuidado cuando se vaya con niños a casa de gente mayor (abuelos). Tened en cuenta que la gente mayor toma mayor cantidad de medicamentos y suelen estar al alcance de los niños ya que al no haber niños en casa de manera habitual no suele haber tanto cuidado en su almacenamiento.
  • Si dudas ante la dosis a administrar, revisa bien el prospecto del medicamento, acude al farmacéutico para que te asesore o al médico que te lo ha prescrito.
  • Siempre que se utilicen productos químicos de limpieza, pintura etc, déjalos bien cerrados y nunca abiertos (aunque sea unos minutos).
  • Nunca pongáis en un recipiente que se utilice para otro uso (por ejemplo una botella de refresco, agua, etc) ninguna sustancia potencialmente tóxica. Este hecho puede dar lugar a errores muy graves.

Disfrutad del verano de una manera segura, evitemos intoxicaciones.

Hasta la semana que viene.

Suscribirse




Comenta

  

  

  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.