Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Porteo 2

El porteo está de moda, así es; podemos encontrar este topic en todas las redes sociales. Aunque, lo curioso es que es una práctica utilizada desde hace muchos años por diferentes culturas.

Hoy os doy mi opinión como pediatra y como padre sobre esta técnica. Cuento, también, con la opinión de María, una mamá de tres, que ha ejercido el porteo durante más de 7 años.

1-01

La principal ventaja del porteo mediante diferentes técnicas (bandoleras, pañolón, Mei Tais, fulares, portabebés, etc) es el fomento del apego que se crea entre el cuidador y el bebé. Al tenerle tan cerca, sus demandas se pueden atender mejor y hay una mayor vigilancia del pequeño. El contacto tan cercano: escuchar la voz, el calor corporal, el latido cardiaco, potenciará los lazos afectivos que unen al pequeño con su madre/padre facilitando además la atención y el cuidado del menor. Los bebés al sentirse más protegidos suelen llorar menos y estar más tranquilos.

Hasta aquí las ventajas afectivas, pero no podemos dejar de tener en cuenta que llevar al bebé colgado facilita la movilidad, sin tener que ir salvando obstáculos con los carritos, como las escaleras, etc.

5-01

El porteo es realmente interesante y muy recomendable, siempre que el cuidador pueda llevar peso (habrá personas que por problemas físicos, de movilidad o de espalda no puedan cargar al bebé), pero hay que hacerlo bien, porque hasta este sistema que parece totalmente benigno, puede traer consecuencias negativas si no se realiza bien. Por tanto, es esencial colocar a los bebés correctamente para un porteo cómodo y seguro.

Hemos de tener en cuenta que los portabebés y similares permiten llevar a los niños en posición vertical (posición rana) o en posición tumbada, conocida como cuna. La posición vertical es la más adecuada para transportar al pequeño durante más tiempo.

¿Qué aspectos de la posición hemos de tener siempre en cuenta?

  • En los bebés que aún no sostienen la cabeza (generalmente los menores de 3 meses) o cuando están dormidos, tendremos que ayudarles para que su cabeza no vaya de un lado para otro con nuestros movimientos. Hay que evitar las conocidas “sacudidas” (os hablaré de ellas próximamente).
  • La posición de las piernas es muy importante por el tema de las caderas. Tened en cuenta que el desarrollo correcto de la cadera se favorece cuando las piernas están en un angulo de 90 grados ( en otro post os hablaré de la displasia de cadera del recién nacido). Tendremos, también, que favorecer que las rodillas estén a la misma altura que la caderas, por tanto piernas abiertas y flexionadas. Ayuda pensar en una:

Para colocar así las piernas. El bebé no puede estar colgado sino sentado.

2-01_20151025083534221

  • Otra cuestión polémica es si hemos de colocar al pequeño mirando hacia el cuidador o mirando hacia el exterior. Es más aconsejable que el bebé se coloque mirando al que le carga. Esta posición le permite que su espalda esté en posición de C, que es la curvatura fisiológica adecuada. Si su espalda apoya sobre nuestro cuerpo, haremos que vaya más rectificado y no tendrá, de este modo, una curvatura adecuada.
  • Debemos garantizar siempre que la nariz y la boca estén libres, sin apoyarse contra nada, sino se podría producir asfixia. La barbilla del pequeño no debe de estar sobre el pecho, ya que de este modo la vía respiratoria está más cerrada y no se oxigenará igual de bien. Recordad el post sobre muerte súbita.

 

La Asociación Española de Pediatría ha elaborado unas recomendaciones para el uso de los portabebés. Si te interesa pincha aquí para verlo.

Riesgos a tener en cuenta en los lactantes pequeños:

  • Si no hay una correcta colocación de la nariz, boca, cuello del pequeño puede haber riesgo de asfixia.
  • Si no se sujeta bien el cuello del pequeño y no tenemos precaución, hay riesgo de sacudidas y daño cerebral sobre todo en los lactantes más pequeños.
  • Posturas no adecuadas de las piernas-caderas puede dificultar su correcto desarrollo.
  • Posturas no adecuadas de la espalda, puede producir molestias en el pequeño.

STH70169-01

Hay ciertas situaciones donde hay que tener mucha precaución con el porteo:

  • Lactantes menores de 4 meses
  • Porteos múltiples ( gemelos)
  • Niños prematuros o con bajo peso al nacer
  • Niños con infección o con fiebre.

Cuándo no utilizar el porteo:

  • Nunca utilizarlo cuando se viaja en coche ( siempre en sillas homologadas a su peso)
  • Nunca utilizar el porteo haciendo deporte o actividades de riesgo (bici, patines, montañismo, etc)

Me despido por último con unas palabras que María ha querido compartir con vosotros sobre su experiencia con el porteo. Gracias por tu colaboración María:

Todo empezó hablando con mi amiga Daniela por teléfono. Era su marido (radiólogo) quien había querido comprarse un pañolón para llevar a su hija recién nacida de paseo y, ahora, ella estaba encantada. Decidí probar yo también y ya son tres las niñas a las que he tenido el placer de llevar de paseo en verano o en invierno, de compras o en avión sujetas con el pañolón. A la tercera, que cumplirá 2 años en marzo aún la llevo de vez en cuando; este verano ha sido la mejor solución para subir y bajar a la playa usando ¡un pareo!. No hay vez que salga de casa llevando a una pequeña en la que no me lleve el pañolón. Y que lo use tanto no quiere decir que renuncie al carro, ¡no!, para mí siempre fue una alternativa. A mis hijas les ha encantado y encanta ir en brazos y a mí me encanta sentirlas así de cerca. De recién nacidas, tener ese bultito delante bien sujeto, el bebé oyendo tu corazón, tu respiración, los sonidos a los que estaban acostumbradas durante el embarazo y tú viendo su expresión tranquila, observándolas dormir profundamente junto a ti, poder oler sus cabecitas, sentir tan cerca el fruto de una espera tan larga, ahí, contigo sanas y salvas... No tiene precio. Luego, ya siendo más mayores, desde arriba se ve todo distinto junto a papá o mamá: señalarles cosas, explicarles, cantarles canciones al oído, contarles secretos, bailar, hacer juegos, mirar juntos las cosas a la misma altura. También hay esos momentos en los que no tienes más remedio que hacer cosas por la casa y el bebé te requiere y ni en la cuna, ni en el carro, ni en la trona, pues ¡ala!, al pañuelo y a trabajar con mamá: a sacar el lavaplatos, poner la mesa, pasar el aspirador... No me extraña que les guste tanto ir en brazos, ¡la vida es muy interesante!.  Llevar a las niñas en el pañolón siempre me ha encantado. Quizá era más complicado de poner que las mochilas portabebés, hasta coger la práctica, pero el tacto era para mí mucho más agradable además de ser más bonito. Para mi tranquilidad, sabía que la posición de la espalda y las caderas era perfecta para su buen desarrollo y también aliviaba las crisis de llanto cuando las mías han tenido cólicos al principio, seguramente por la posición de las piernecitas y el calorcito en la tripa por el contacto con el cuerpo. Para mí, el pañolón ha sido además una gran ayuda no sólo para cargar con ellas. Con él me he tapado para darles el pecho en algún sitio público y lo he usado a modo de manta. Los viajes en avión han sido más fáciles: poder llevar al bebé delante colgado supone que puedes entrar al baño en el aeropuerto sin necesidad de dejar al bebé fuera en el carrito y luego en el avión lo he usado a modo de colchón-manta (por su longitud da para mucho) y al salir he podido llevar al bebé directamente sujeto y las manos libres para el equipaje de mano. También lo uso a modo de cortina para frenar la luz cuando se duermen en el carro. Lo más curioso para lo que lo he usado: de puerta colgando, cuando visitamos la casa en construcción de unos amigos y ¡aún no tenían las puertas puestas en los dormitorios!. También he llevado a las niñas más grandes, cuando se han cansado de ir andando y ya no podían mas. En fin para mí ¡un gran aliado en el cuidado de los niños!.

STH70218 (2)


Suscribirse




2 thoughts on “Porteo

  1. Reply Unfonendoenvillamocos Nov 4,2015 7:55 pm

    Hola! no sabes cuánto me alegré al leer esta entrada. Yo soy una fiel defensora y “fomentadora” del porteo. Tan es así que a todas y cada una de las embarazadas que conozco se lo recomiendo y les ofrezco información en internet para que indaguen. Hablo, por supuesto, del porteo ergonómico. Sin embargo, yo NO porteé en su día: nadie me habló de ello y la “mochila” que nos regalaron, pese a ser de una marca carísima, no era ergonómica y llevar en ella al bebé era muy incómodo. Conocí el porteo 5 años después, cuando mi hermana dio a luz y, ella ya sí, informada adecuadamente, porteó desde el principio. Y yo, que tenía bastante recientes mis puerperios, no podía más que asombrarme de lo fácil que era la vida para mi hermana y mi sobrina en muchísimas situaciones (si lo comparamos con lo que fue la nuestra). Estoy hablando que yo he visto a mi hermana hacer prácticamente de todo (maquillarse, ir de compras, cortarse el pelo en la peluquería, hacer una excursión por el monte, aliñar la ensalada o estar de sobremesa) porteando a su neonata y posteriormente lactante sin ningún problema. La verdad es que pienso que la evidencia científica acabará apoyando el porteo ergonómico de forma aplastante en cuanto a beneficios para el niño se refiere (correcto desarrollo de la cadera, disminución del reflujo, mejor instauración de la lactancia, etc), pero creo que también lo hará en cuanto al bienestar de las madres. Como decía siempre mi hermana, que es una tipa con mucho sentido del humor: “yo no porteo sólo porque sea bueno para el bebé, que también; ¡reconozco que porteo sobre todo porque es más cómodo para mí!”.

    • Reply PediatradeUrgencias Nov 4,2015 8:35 pm

      Pues ya sabes, anímate a escribir sobre esto!! seguro que éstas y otras muchas anécdotas podrán ayudar a muchas futuras o recientes mamás!. Muchas gracias por tu comentario UN FONENDO EN VILLAMOCOS! un placer, como siempre.

Comenta

  

  

  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.