Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Queridos Reyes Magos…

Hace muchos años que no os escribía.

Con eso de que las Navidades son de los niños, se me había olvidado.

Este año lo tengo todo más controlado, los peques ya no son tan peques y me organizo mejor; así que, me he acordado de vosotros y me he dicho: este es mi año, me toca, voy a escribir la carta a los Reyes Magos..y aquí estoy queridas majestades…

Queridos Reyes Magos

No os voy a decir que he sido muy buena, porque ya soy adulta y todos sabemos que buenos, buenos, lo que se dice buenos no siempre somos…pero no he estado mal, creo que ha sido un año donde he dado cariño y he tenido paciencia, me he esforzado, he aguantado desplantes, me he sentido a veces sola y lo he llevado.  También ha sido un año de momentos muy especiales y con risas, de grandes descubrimientos y de mucho trabajo, por tanto, un año pasable. Sí cambiaría cosas o las haría desaparecer y borrar definitivamente del mapa, pero me he dado cuenta que todo suma, que todo aporta, que de la tristeza, rabia y a veces desesperación también se aprende.

Este año tengo muy claro lo que necesito. Se me da muy bien pedir sus majestades, como podréis ver a continuación. Por tema dinero no os vais a tener que preocupar pero ya veréis que os lo he puesto un poquito complicado:

  1. Me gustaría mucho recibir una caja grande llena de cariño, pero del bueno, del auténtico, del que se siente de corazón. Una caja roja con una lazo dorado lleno de cariño sería perfecto..me duraría para el año entero (prometo usarlo solo cuándo más lo necesite, no soy derrochadora). Y seguro que me preguntaréis…¿es que no lo tienes? sí lo tengo, pero la verdad es que necesito más. ¡¡Qué se le va hacer!!.
  2. También creo que necesito otra caja enorme repletita de salud. A ver, por ahora no me quejo, tengo ya achaques típicos de los 40: que si ciática, que si ya no soy capaz de enhebrar una aguja a la primera, mi cuello está siempre fatal, etc..que no me quejo…virgencita que me quede como estoy, por eso te pido salud. Y mirad, esta caja la quiero bien llena porque la quiero para todos y si algo se tuerce, que se tuerza poco y con remedio…
  3. Algo de valentía, de fuerza extra no me vendría nada mal. Este año se me ha agotado toda y siempre es necesaria. Seguro que me tocará vivir momentos donde haga falta, salir de la zona de confort no es nada fácil, enfrentarse a ciertas situaciones y momentos donde el corazón se hace un nudo tampoco..y enfrentarse a los miedos de cada uno ya ni te cuento. No os olvidéis de ella por favor, es importante.
  4. Y dejo para el final lo más importante, y prometo que es lo último: pon una caja de buena suerte a todos los míos, que les quiero mucho y necesito que estén protegidos, que les sonría la vida este año.

Y no os pido más, el resto lo pongo yo: paciencia, amor, mimos, trabajo, lucha…lo que todos hacemos a lo largo del año, nada especial, solo vivir. Lo que pasa es que a veces necesitamos fuerza extra, gente a nuestro lado que nos haga sonreír, que nos haga recuperar nuestra seguridad perdida. Yo tengo la suerte de contar con algunas de estas personas en mi vida y hoy quiero daros las gracias, vosotros sabéis quienes sois y creedme sois más importantes de lo que creéis.

Este post está escrito de un modo muy personal, pero estoy seguro que muchas personas se sentirán identificadas (otras no…en este mundo hay gustos y espacio para todos).

Felices Reyes Magos

Que os traigan lo que más necesitéis

Ruth