Bocanadas de leche 3

-Doctor, mi hijo todo lo que come lo echa, estoy muy preocupada. ¿Qué puedo hacer?.

Esta es una de las cosas que más preocupan a los padres, las regurgitaciones. La gran mayoría son fisiológicas y no producen un trastorno o problema en el pequeño.

Son muy frecuentes en los bebés con menos de 4 meses y van a desaparecer a partir del año o año y medio de vida. Fijaros, hasta un 75% de los bebés de menos de 4 meses (independientemente de si toman pecho o biberón) pueden presentar al menos UNA regurgitación al día, y esto se considera NORMAL.

1_2008 358-01

Generalmente, son postprandriales, es decir, se dan justo después de comer. En cualquier caso, el pediatra ha de evaluarlas.

Afortunadamente, en la mayoría de los casos  son esporádicas y sin otra sintomatología acompañante. Sin embargo, si además de las mismas el pequeño presenta otros síntomas como el fallo de medro, es decir que deje de coger peso, tendremos que alarmarnos  ya que es una señal de que las regurgitaciones son muy intensas y está provocando un problema de nutrición al paciente.

Además del fallo de medro, hay otros síntomas que hay que tener muy en cuenta,  como el llanto a la hora  de comer, el rechazo a la alimentación, ciertos movimientos de la cabeza acompañados de llanto que nos hacen pensar en dolor  que se relaciona con esofagitis  (inflamación del esófago debido al ácido del estómago que llega al mismo a través de las regurgitaciones). Puede haber otros síntomas más severos que nos obligarán a evaluar con más detalle al pequeño para descartar patologías más serias.

Cuando las regurgitaciones se acompaña de más síntomas y escasa ganancia de peso estamos ante un cuadro denominado: ERGE( Enfermedad por Reglujo Gastroesofágico). Esto ocurre cuándo la válvula que separa el esófago del estómago no se cierra correctamente (generalmente por su inmadurez) y permite el paso de la comida al esófago. Hay, también, otras causas, cómo el vaciado gástrico lento y ciertos problemas que pueden desencadenarlo, como alergia a proteínas de leche de vaca (APLV), niños alimentados a través de sonda, etc.

La acidez estomacal cuando pasa al  esófago puede producir una esofagitis que se caracteriza por: dolor, ardor, llanto, alteraciones de la deglución, rechazo del alimento, etc. El tratamiento, por tanto, estará enfocado en disminuir esta inflamación del esófago disminuyendo el pH ácido del estómago hasta que la válvula que está inmadura (cardias), se desarrolle y comience a funcionar correctamente.

Es muy importante saber que la gran mayoría de los casos, es FUNCIONAL, es decir es un trastorno BENIGNO Y TRANSITORIO.

IMG_6171-01

A la hora de tratar hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Regurgitaciones de un niño que no llora y que no presenta más síntomas: NO SE TRATA, se espera ya que se resuelve solo. No hay que preocuparse ya que no producen en el pequeño daño a nivel de mucosa, ni pérdida de peso ni llanto por dolor.
  • En los niños con menos de 2 años que sospechemos de ERGE, se les recomienda dar fórmulas de leches con las proteínas lácteas hidrolizadas (siempre que el pequeño tenga APLV, intolerancia a la proteína de leche de vaca) y sino tienen esta intolerancia se pueden utilizar (aunque es un tema muy debatido) leches antiregurgitación, que llevan espesantes y ayudan a que el contenido del estómago no pase a esófago. Las fórmulas antiregurgitación no deben utilizarse en prematuros.
  • Cuando el pequeño presenta además llanto, irritabilidad o incluso toses o problemas respiratorios durante las comidas se les puede pautar medicamentos que disminuyen el pH del estómago (cómo el omeprazol y derivados). Si tras 2-3 semanas de tratamiento no hay mejoría hay que derivar al pequeño al especialista (gastroenterólogo-pediátrico) para realizar pruebas. Afortunadamente, en la mayoría de los casos con estos fármacos se obtiene una remisión del cuadro.

Medidas que ayudan a disminuir las regurgitaciones:

  • Ajustar las tomas de la alimentación a las necesidades del bebé. Si se da mucho volumen de un golpe se puede potenciar la regurgitación.
  • Tumbar al niño de lado izquierdo con vigilancia(para que no acabe boca abajo) puede favorecer la digestión y disminuir la regurgitación.
  • En niños mayores que toman ya alimentos sólidos, evitar aquellos ricos en grasas, como chocolate y evitar refrescos o zumos ácidos.

juan habitaci+¦n

¿Qué síntomas son alarmantes y requieren valoración urgente?:

  • Inicio de las regurgitaciones (vómitos) en mayores de 6 meses.
  • Regurgitaciones o vómitos con sangre o explosivos (rápidos, intensos, inesperados).
  • Cuando se alterna con diarrea o estreñimiento.
  • Fallo de medro (fallo del crecimiento o peso del niño).
  • Abdomen muy hinchado.
  • Niño adormecido, aletargado.

Espero que os haya sido útil el post de esta semana. No dudéis en comentar si tenéis cualquier duda.

Hasta pronto

Suscribirse




3 thoughts on “Bocanadas de leche

  1. Reply Pilar Sep 21,2015 6:53 am

    Que pena no haber leído esto hace tiempo. Pasé unos meses tremendos y nadie, ni mi pediatra me hacia caso. Gracias a dios todo pasa y no era un cuadro grave, pero salvo la perdida de peso, tenia todo lo demás, incluyendo alguna miotonia…

  2. Reply Daniel Sep 23,2015 1:35 pm

    gracias Doctor al leer este articulo comprendo que por lo que
    estas pasando mi bebe y me siento mas tranquilo

Comenta

  

  

  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.