A veces, cuando el calor aprieta…

La sudamina o también conocida como miliaria es un sarpullido (erupción) de la piel que se da frecuentemente en los bebés y en los lactantes menores de un año. Es un trastorno benigno producido por la obstrucción de las glándulas sudoríparas (las del sudor).

fiebre 3 (2)

Generalmente, se produce por exceso de calor y humedad, aunque también se da en épocas de frío. Otra causa es la fiebre, ya que cuando baja se produce sudoración profusa (muy intensa).

Parece ser que cuando se suda mucho o hay mucha humedad la exposición prolongada de la piel al sudor favorece un incremento de la flora cutánea (como el Staphylococcus epidermidis) que va a producir inflamación y una serie de sustancias que taponan el conducto del sudor. La consecuencia de esta obstrucción es la formación de estos granitos que pueden ser blanquecinos o rojizos.

Es más frecuente en los niños pequeños porque sus glándulas del sudor son inmaduras y no se adaptan bien a esta situación que produce el calor y la humedad.

Es frecuente que se den brotes recurrentes, es decir que se repitan una vez que el proceso se ha curado. Aunque, también, muchos pacientes consiguen que su piel se adapte a este calor y humedad y, por tanto, tendrá cada vez menos episodios.

La complicación más frecuente es la sobreinfección bacteriana secundaria que puede dar lugar a lo que se conoce como impétigo, que es una de las infecciones de la piel más frecuentes en los niños. Se presenta como vesículas o ampollas en la zona afectada, que al romperse originan costras de color miel (normalmente cara, cuello, manos y zona del pañal). ¡Cuidado!, por que el impétigo es contagioso ya que está producido por dos especies de bacterias (S. aureus y S. pyogenes). Tendrá que ser tratado con antibióticos, es mejor acudir al pediatra para su valoración y puesta del tratamiento.

En la foto que viene ahora (aunque un poco mal) podréis ver una sudamina típica. Se puede ver en el pecho de mi nieto pequeños granitos de color rojo.

IMG_4859 (2)_1

Sudamina típica del lactante

Generalmente, la sudamina se produce en la frente, cuello y cara y preferentemente en zonas del pecho y espalda (lugares abrigados).

Para evitar la sudamina conviene no abrigar demasiado al pequeño. Es mejor utilizar ropa de algodón que de licra ya que traspira mejor y no utilizar ropa ajustada. Es también importante mantener una buena higiene y secar con cuidado al pequeño. Es importante dar un baño diario seguido por una buena hidratación de la piel.

¿Cuál es el tratamiento?

En general no se requiere ya que es algo benigno y sobre todo transitorio, se va a ir como llegó. Sí es importante no obturar más el poro (la piel) con talco o con cremas muy grasas.

En sudaminas muy profundas se podría dar un corticoide o crema astringente pero siempre bajo recomendación del médico. Es mejor no automedicarse, siempre es más aconsejable que lo vea un profesional sanitario.

Hasta aquí el post de esta semana.

Que vaya todo bien, hasta el próximo lunes.

Suscribirse




Comenta

  

  

  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.