Érase una vez…la vida.

Érase una vez…la vida.
Ésta es una de las series que mis hijas no se perdían en su infancia. Supongo que la mayoría la recordaréis. Los glóbulos rojos eran unos simpáticos personajes que cambiaban su color de piel (diferentes tonalidades de rojo) según llevaban burbujas de oxígeno o de dióxido de carbono y los glóbulos blancos, eran policías que ...