Como Quitar El Dolor De Espalda Por La Raquea?

Como Quitar El Dolor De Espalda Por La Raquea
Cuando hablamos de lumbago nos referimos al dolor que se siente en la parte baja de la espalda. También puede tener la espalda rígida, disminución del movimiento de la parte baja de la espalda y dificultad para pararse derecho. Hay muchas cosas que puede hacer en casa para ayudarlo a mejorar y a prevenir el dolor de espalda en el futuro. A continuación se dan algunos consejos sobre la forma de manejar el dolor de espalda y la actividad:

  • Suspenda la actividad física normal solamente durante los primeros días. Esto ayuda a calmar los síntomas y a reducir cualquier hinchazón (inflamación) en el área del dolor.
  • Aplique calor o hielo en el área que presenta el dolor. Use hielo durante las primeras 48 a 72 horas, luego use calor.
  • Tome analgésicos de venta libre como ibuprofeno (Advil, Motrin IB) o paracetamol (Tylenol).
  • Duerma en posición encorvada o posición fetal con una almohada entre las piernas. Si usted generalmente duerme boca arriba, coloque una almohada o una toalla enrollada debajo de las rodillas para aliviar la presión.
  • NO realice actividades que impliquen levantar objetos pesados o torcer la espalda durante las primeras 6 semanas después de aparecer el dolor.
  • NO haga ejercicio en los días inmediatos posteriores a la aparición del dolor. Después de 2 a 3 semanas, comience lentamente el ejercicio de nuevo. Un fisioterapeuta puede enseñarle qué ejercicios son apropiados para usted.

HAGA EJERCICIO PARA PREVENIR EL DOLOR DE ESPALDA EN EL FUTURO A través del ejercicio usted puede:

  • Mejorar su postura
  • Fortalecer su espalda y abdomen y mejorar la flexibilidad
  • Bajar de peso
  • Evitar caídas

Un programa completo de ejercicios debe abarcar actividad aeróbica como caminar, nadar o montar en bicicleta estática. También debe incluir un entrenamiento en estiramiento y fortalecimiento. Siga las instrucciones del médico o el fisioterapeuta. Empiece con entrenamiento cardiovascular suave. Caminar, montar en bicicleta estática (no las de recostar) y nadar son excelentes ejemplos.

Un mito común que se tiene acerca del dolor de espalda es que usted necesita descansar y evitar la actividad por un tiempo prolongado. De hecho, los médicos NO recomiendan el reposo en cama. Si usted no tiene ningún signo de una causa grave para el dolor de espalda, (como pérdida del control de esfínteres, debilidad, pérdida de peso o fiebre) permanezca lo más activo posible.

Tales actividades aeróbicas pueden ayudar a mejorar la circulación a la espalda y promover la curación. Asimismo, fortalecen los músculos en el estómago y la espalda. Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento son a la larga importantes. Tenga en cuenta que empezar estos ejercicios demasiado pronto después una lesión puede empeorar el dolor. Evite estos ejercicios durante la recuperación, a menos que el médico o el fisioterapeuta le digan que no hay problema:

  • Trote deportivo
  • Deportes de contacto
  • Deportes de raqueta
  • Golf
  • Danza
  • Levantamiento de pesas
  • Levantar las piernas al estar acostado boca abajo
  • Abdominales

TOME MEDIDAS PARA PREVENIR UN FUTURO DOLOR DE ESPALDA Para prevenir el dolor de espalda, aprenda a alzar objetos y agacharse adecuadamente. Siga estas sugerencias:

  • Si un elemento es demasiado pesado o desproporcionado, consiga ayuda.
  • Separe los pies para tener una base de apoyo ancha.
  • Párese lo más cerca posible del objeto que usted está alzando.
  • Agáchese con las rodillas, no con la cintura.
  • Apriete los músculos del estómago a medida que alce el objeto o lo descargue.
  • Sostenga el objeto lo más cerca del cuerpo que pueda.
  • Alce usando los músculos de la pierna.
  • A medida que usted se ponga de pie con el objeto, no se incline hacia adelante. Trate de mantener la espalda recta.
  • NO se contorsione mientras se esté agachando para tomar el objeto, lo esté alzando o lo esté transportando.

Otras medidas para prevenir el dolor de espalda incluyen:

  • Evite permanecer de pie por períodos largos. Si usted debe permanecer de pie por su trabajo, coloque un banquillo cerca de sus pies. Alterne el descanso de cada pie sobre éste.
  • NO use tacones altos. Utilice suelas acolchadas al caminar.
  • Al sentarse para trabajar, sobre todo si usa una computadora, verifique que su silla tenga un respaldo recto con un asiento y espaldar ajustables, apoyabrazos y un asiento giratorio.
  • Use un banquillo bajo sus pies mientras esté sentado para que sus rodillas queden a un nivel más arriba de sus caderas.
  • Ponga una almohada pequeña o toalla enrollada por detrás de la región lumbar al sentarse o manejar durante períodos prolongados.
  • Si usted conduce largas distancias, pare y camine más o menos cada hora. NO levante objetos pesados justo después de un viaje.
  • Deje de fumar.
  • Baje de peso.
  • Haga ejercicios para fortalecer los músculos abdominales de manera regular. Esto fortalecerá los músculos del torso para disminuir el riesgo de lesiones adicionales.
  • Aprenda a relajarse. Pruebe métodos como el yoga, el taichí o los masajes.

Tratamiento para el dolor de espalda; Dolor de espalda – cuidados en la casa; Lumbago – cuidados en la casa; Dolor lumbar -cuidados en la casa; DL – cuidados en la casa; Ciática – cuidados en la casa El Abd OH, Amadera JED. Low back strain or sprain. In: Frontera WR, Silver JK, Rizzo TD Jr, eds. Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation: Musculoskeletal Disorders, Pain, and Rehabilitation. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 48. Sudhir A, Perina D. Musculoskeletal back pain.

El fortalecimiento de los músculos abdominales puede aliviar la tensión sobre su espalda. Un fisioterapeuta puede ayudarle a determinar cuándo comenzar los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento y cómo hacerlos.

In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen’s Emergency Medicine:Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 47. Yavin D, Hurlbert RJ. Nonsurgical and postsurgical management of low back pain. In: Winn HR, ed. Youmans and Winn Neurological Surgery.

  • 7th ed;
  • Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 281;
  • Versión en inglés revisada por: Linda J;
  • Vorvick, MD, Clinical Associate Professor, Department of Family Medicine, UW Medicine, School of Medicine, University of Washington, Seattle, WA;

Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A. Editorial team. Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc..

¿Cuánto tiempo dura el dolor de la Raquea?

¿Qué experimentaré durante y después del procedimiento? – Usted quizás no siente nada; sin embargo puede sentir hormigueo o presión cuando se administra la inyección. De acuerdo con el grado de hinchazón en el área, se puede sentir sensación de ardor en el sitio o en sus extremidades inferiores o superiores, o un poco de molestia cuando la medicación entra en el espacio epidural.

  1. Una vez completada la inyección, sin embargo, cualquier molestia normalmente desaparece;
  2. También es posible sentir hormigueo en los brazos y las piernas, según el sitio de la inyección;
  3. Sin embargo, si experimenta cualquier dolor agudo, informe a su médico inmediatamente;

A causa del entumecimiento y cualquier molestia que quizá experimente después del procedimiento, posiblemente tenga dificultar en caminar sin ayuda y para entrar y salir del automóvil. Esto es normal y debe amainarse después de algunas horas. Con todo, usted debe hacer poco esfuerzo por el resto del día, y podrá volver a sus actividades normales al día siguiente.

La inyección epidural quizás no tenga efecto inmediatamente–es común que el dolor se mejore progresivamente durante las primeras 48 horas. Los efectos pueden durar por un período de días, semanas, y a veces meses.

En algunos pacientes, el dolor puede empeorar levemente antes de que comienze a mejorar. También podría ser necesario tener que hacerse una serie de inyecciones epidurales para mejorar completamente. volver arriba.

¿Cuáles son las secuelas de la Raquea?

Las anestesias raquídea y epidural son procesos para aplicar medicamentos que insensibilizan partes del cuerpo para bloquear el dolor. Estos se aplican por medio de inyecciones en la columna vertebral o a su alrededor. El médico que le aplica la anestesia epidural o raquídea se llama anestesiólogo.

  • Primero, se limpia la zona de la espalda donde se introducirá la aguja con una solución especial;
  • La zona también se puede insensibilizar con un anestésico local;
  • Usted puede recibir líquidos a través de una vía intravenosa (IV, en una vena);

También le pueden dar un medicamento a través de esta vía para ayudarlo a relajarse. Para la anestesia epidural:

  • El médico inyecta el medicamento exactamente por fuera del saco de líquido alrededor de la médula espinal, denominado espacio epidural.
  • El medicamento insensibiliza, o bloquea, la sensibilidad en una cierta parte del cuerpo para que usted pueda sentir ya sea menos o nada de dolor dependiendo del procedimiento.
  • Empieza a hacer efecto en aproximadamente 10 a 20 minutos y funciona bien para procedimientos más largos. A las mujeres con frecuencia se les aplica anestesia epidural durante el parto.
  • Con frecuencia, se deja una sonda (catéter) pequeña en el lugar. Usted puede recibir más medicamento a través del catéter para ayudar a controlar el dolor durante o después del procedimiento.

Para una anestesia raquídea:

  • El anestesiólogo inyecta medicamento dentro del líquido alrededor de la médula espinal. Esto por lo regular se hace sólo una vez, de esta manera usted no necesitará que le pongan un catéter.
  • El medicamento empieza a hacer efecto inmediatamente.

Durante el procedimiento, se revisarán el nivel de oxígeno en la sangre, el pulso y la presión arterial. Después del procedimiento, usted tendrá un vendaje donde le insertaron la aguja. Las anestesias epidural y raquídea funcionan bien para ciertos procedimientos y no necesitan que se coloque un tubo respiratorio en la tráquea). Las personas por lo regular recuperan sus sentidos mucho más rápido.

Algunas veces, ellos tienen que esperar a que el efecto de la anestesia desaparezca para que puedan caminar u orinar. La anestesia raquídea con frecuencia se utiliza para procedimientos genitales, de las vías urinarias o de la parte inferior del cuerpo.

La anestesia epidural con frecuencia se usa durante el período de dilatación y el parto, al igual que con la cirugía en la pelvis y las piernas. Las anestesias epidural y raquídea con frecuencia se emplean cuando:

  • El procedimiento o el período de dilatación es demasiado doloroso sin ningún analgésico.
  • El procedimiento es en el abdomen, las piernas o los pies.
  • El cuerpo puede permanecer en una posición cómoda durante el procedimiento.
  • Usted quiere menos medicamentos sistémicos y menos “resaca” de la que tendría con anestesia general.

Las anestesias epidural y raquídea generalmente son seguras. Pregúntele al médico acerca de estas complicaciones:

  • Reacción alérgica a la anestesia empleada
  • Sangrado alrededor de la columna vertebral (hematoma)
  • Dificultad para orinar
  • Caída en la presión arterial
  • Infección en la columna vertebral ( meningitis o absceso )
  • Daño neurológico
  • Convulsiones (esto es raro)
  • Dolor de cabeza fuerte

Coméntele a su proveedor de atención médica:

  • Si está o podría estar embarazada.
  • Qué fármacos está tomando, incluso medicamentos, suplementos o hierbas que haya comprado sin una receta.

Durante los días antes del procedimiento:

  • Coméntele al médico acerca de cualquier alergia o problemas de salud que tenga, qué medicamentos está tomando y qué tipo de anestesia o sedación ha recibido antes.
  • Si el procedimiento es planeado, le pueden solicitar que deje de tomar ácido acetilsalicílico ( aspirin ), ibuprofeno (Advil, Motrin), warfarina (Coumadin) y otros medicamentos anticoagulantes.
  • Pregúntele al médico qué fármacos debe tomar aun el día de la cirugía.
  • Haga los arreglos para que un adulto responsable lo transporte hasta y desde el hospital o clínica.
  • Si fuma, trate de dejar el hábito. Pídale ayuda a su proveedor para dejar de fumar.

En el día del procedimiento:

  • Siga las instrucciones sobre cuándo dejar de beber y comer.
  • No tome alcohol la noche anterior y en el día del procedimiento.
  • Tome los fármacos que el médico le recomendó con un pequeño sorbo de agua.
  • Siga las instrucciones sobre a qué hora debe llegar al hospital. Asegúrese de llegar a tiempo.

Después de cualquier tipo de anestesia:

  • Usted permanecerá en la cama hasta que tenga sensibilidad en las piernas y pueda caminar.
  • Puede sentir náuseas y también mareos y cansancio. Estos efectos secundarios generalmente desaparecen pronto.
  • Puede sentirse cansado.

El personal de enfermería puede pedirle que trate de orinar. Esto es para asegurarse de que los músculos de su vejiga funcional. La anestesia relaja los músculos de la vejiga, haciendo difícil que pueda orinar. Esto puede causar una infección urinaria. La mayoría de las personas no sienten dolor durante las anestesias epidural y raquídea y se recuperan por completo.

  1. Anestesia intratecal; Anestesia subaracnoidea; Epidural Hernandez A, Sherwood ER;
  2. Anesthesiology principles, pain management, and conscious sedation;
  3. In: Townsend CM Jr, Beauchamp RD, Evers BM, Mattox KL, eds;
You might be interested:  Como Aliviar El Dolor De Ano?

Sabiston Textbook of Surgery: The Biological Basis of Modern Surgical Practice. 21st ed. St Louis, MO: Elsevier; 2022:chap 14. Macfarlane AJR, Brull R, Chan VWS. Spinal, epidural, and caudal anesthesia. In: Pardo MC, Miller RD, eds. Basics of Anesthesia. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 17.

Versión en inglés revisada por: Kelly L. Stratton, MD, FACS, Associate Professor, Department of Urology, University of Oklahoma Health Sciences Center, Oklahoma City, OK. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.

Editorial team. Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc..

¿Dónde da el dolor de la Raquea?

Descripción general – Los dolores de cabeza espinales son una complicación bastante frecuente en aquellas personas que se someten a una punción lumbar o a una anestesia raquídea. Ambos procedimientos requieren una punción de la membrana que recubre la médula espinal y, en la columna vertebral inferior, la raíz de los nervios lumbares y sacros.

  • Durante una punción lumbar, se extrae una muestra de líquido cefalorraquídeo del canal medular;
  • Durante la anestesia raquídea, se inyecta un medicamento en el canal medular para adormecer los nervios de la mitad inferior del cuerpo;

Si el líquido cefalorraquídeo sale por el pequeño sitio de la punción, es posible que desarrolles un dolor de cabeza por punción lumbar. La mayoría de los dolores de cabeza espinales, también denominados “dolores de cabeza posteriores a una punción lumbar”, se resuelven solos sin ningún tratamiento.

¿Cómo es el dolor por la Raquea?

17 May DOLOR DE ESPALDA Y CEFALEA DESPUÉS DE LA EPIDURAL: ¿ES NORMAL? – La anestesia epidural se utiliza en multitud de cirugías de mayor o menor entidad y también en muchos partos. En algunos casos, las personas a las que se les ha aplicado comentan que tienen dolor de espalda, dolor de cabeza y/o dolor en el lugar donde le aplicaron la anestesia. Como Quitar El Dolor De Espalda Por La RaqueaNuestro sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal) están envueltos por tres membranas (las meninges) que lo protegen y favorecen su nutrición. En el trayecto de la columna vertebral estas tres membranas forman un tubo: “el tubo dural”. Alrededor del mismo es donde se aplica la anestesia epidural. Si al aplicarla, por algún motivo, se crea una zona de restricción/irritación, esto puede dar lugar a los síntomas que hemos nombrado: dolor de espalda, dolor de cabeza, dolor en el lugar de la punción e incluso dolor en el trayecto de algún nervio. Esto es así por dos de las características del tubo dural:

  • La duramadre (la capa más externa de este tubo) es inextensible, lo que hace que una restricción en la parte baja del tubo, pueda dar tensiones en cualquier parte del mismo, incluso en el otro extremo. Un ejemplo para que esto se entienda un poco mejor. Si llevo puesta una camisa y tiro de la parte baja de la misma, aunque el tirón lo estoy dando abajo, tal vez me note más la tensión del tejido en la zona de los hombros o del cuello. Pues igual sucede con el tubo dural.
  • A través de la duramadre emergen las raíces nerviosas, es decir, por ahí salen los nervios que “nacen en la médula” y se extienden y ramifican por todo el cuerpo. Esto es la causa de que pueda haber dolor irradiado. Esto sucede también en muchos de los casos en los que queda una neuralgia como secuela tras haber sufrido un herpes zóster (una “culebrilla”). Aquí tienes más información a este respecto.

¿Y ESTO ES NORMAL? La respuesta rotunda es, no. Puede suceder, de acuerdo. Pero no es normal y no hay que aguantarse con estas molestias de forma indefinida, ya que se pueden solucionar de forma eficaz y sin dolor. Afortunadamente la Fisioterapia cuenta con técnicas como el Método Poyet y la Terapia Cráneo-Sacral que, además de ser seguras e indoloras, permiten liberar estas restricciones en el tubo dural y, como consecuencia, ayudar a que desaparezcan estas molestias. En el Centro de Fisioterapia Manuel Raigón Luque somos especialistas en ellas. Si necesitas más información no dudes en contactar con nosotros en: 957 38 12 38    /    whatsapp: 697 695 574    /    [email protected] com Síguenos en Facebook e Instagram.

¿Por qué duele la espalda después de la epidural?

La lumbalgia es uno de los problemas de salud más frecuentes, pero a menudo se desconoce que puede ser consecuencia de la anestesia epidural. La lumbalgia post punción está relacionada con la administración de la anestesia epidural que se administra frecuentemente en los partos.

  • El dolor lumbar o lumbalgia no es una enfermedad sino un síntoma que puede ser provocado por múltiples causas;
  • En el caso que nos ocupa, es la punción entre las vértebras, en la parte baja de la columna vertebral, que se produce al administrar la anestesia epidural en el parto;

Recordemos que esta técnica anestésica, cuyo objetivo es aliviar el dolor en el parto, consiste en la introducción de un fármaco anestésico en el espacio epidural de la columna vertebral a través de un catéter. Las complicaciones graves son poco frecuentes, pero el dolor en la zona suele ser común.

  • Según algunos estudios, la lumbalgia relacionada con la anestesia epidural les ocurre a entre un 22% a un 45% de pacientes (teniendo en cuenta que no todos estos pacientes son mujeres que van a dar a luz);

Hay dolor en la zona de punción en uno de cada 8. 000 procedimientos anestésicos. Por ello es más común que la lumbalgia en el postparto venga causada por el mismo trabajo de parto en partos prolongados con periodos expulsivos alargados, las posturas anormales.

Y también será más frecuente en las mujeres que tienen historia de dolor lumbar desde antes del embarazo, en embarazadas jóvenes y multíparas. Existe cierta controversia en la incidencia de los factores asociados a los componentes de la anestesia o al modo de punción, pero por ejemplo se sabe que pinchar varias veces, como es lógico, aumenta el riesgo lumbalgia.

En la mayoría de las mujeres el dolor lumbar post punción o lumbalgia que se produce tras la asministración de la anestesia epidural es una molestia autolimitada que mejora antes de una semana. Si se extiende en el tiempo o no te permite una recuperación normal tras el parto, no dejes de consultar al médico.

¿Por qué duele la Raquea con el frío?

  • ” onclick=”window. open(this. href,’win2′,’status=no,toolbar=no,scrollbars=yes,titlebar=no,menubar=no,resizable=yes,width=640,height=480,directories=no,location=no’); return false;” rel=”nofollow”> Imprimir
  • Correo electrónico

Nos encontramos ya casi a finales del mes de Octubre, el verano ya quedó atrás y las temperaturas empiezan a bajar, la sensación térmica es diferente y comenzamos a sentir frio. Cada persona tiene diferente tolerancia ante el frio, pero a algunas personas que padecen de espalda pueden verse perjudicados por el frio ya que este puede provocar contracturas o dolores de espalda, vamos a tratar de explicarte cómo reaccionan nuestro cuerpo ante una sensación térmica de frio.

  1. Cuando sentimos frio la primera reacción que tenemos es la de encogernos, a nivel muscular los músculos se contraen involuntariamente, se producen espasmos musculares, ya que nuestro cuerpo va a querer instintivamente producir calor, de ahí estos movimientos;

Esta acción está regulada por el Hipotálamo que es el encargado de regular la temperatura corporal. Si nos exponemos continuamente al frio se pueden producir dolores musculares debido a la aparición de contracturas, también se pueden dar calambres, pues el frio provocara retracción en la fibras musculares y vasoconstricción en los vasos sanguíneos, ya que el cuerpo va a evitar que la sangre pase por las zonas más cercanas a la piel para intentar mantener el calor en el los órganos vitales.

  1. Esta vasoconstricción puede provocar sensación de hormigueo;
  2. A nivel de la espalda, estas contracturas pueden producir dolor de espalda intenso, lumbalgia, dolores referidos en las piernas, dolor de cuello y hombros… También las personas que sufren fibromialgia y los pacientes que sufren artritis son más susceptibles al frio;

Así que ya sabes por qué en invierno te duele más la espalda y las articulaciones. Te queremos dar algunos consejos para intentar mejorar los síntomas:

  • Ponte calor, ya que éste va a hacer que se produzca una vasodilatación con lo que aumenta la temperatura y la musculatura se relajará.
  • Los estiramientos, son claves para que la musculatura no sufra contracturas, debemos de hacerlos regularmente ya que si no su efecto no es el mismo.
  • Tabla de ejercicios, para que la musculatura esté en un estado físico optimo.
  • Y abrigarse bien!!!

Si ni con estas sugerencias conseguimos evitar los dolores de espalda causados por el frio la mejor solución es ponerse en manos de un fisioterapeuta para que analice tu caso y ver cómo poder solucionarlo..

¿Qué remedio casero es bueno para el dolor de espalda?

¿Qué pasa si te mueves en la Raquea?

Qu riesgos tiene? – La complicacin ms frecuente de la epidural es la puncin dural. La distancia que hay entre la duramadre y la aguja es muy pequea, de milmetros. Por eso, es muy importante que durante el procedimiento no te muevas nada de nada. A pesar de las contracciones.

Porque si realiza un movimiento brusco, es posible que la aguja rasgue la duramadre. Qu pasa si esto ocurre? Cuando la duramadre se rompe, un poco del lquido cefalorraqudeo que contiene y que baa la mdula, sale por el agujerito que hemos hecho con la aguja hasta que el cuerpo consigue cerrarlo de nuevo, como hace con cualquier herida pequea.

El resultado de la prdida de lquido es un seor dolor de cabeza que se manifiesta al ponerse de pie y que desaparece al tumbarse. No todos los dolores de cabeza de despus del parto son punciones durales y no todas las punciones durales dan dolor de cabeza.

¿Qué pasa si la anestesia toca un nervio?

Epidural postoperatoria para controlar el dolor: qué es

A veces los procedimientos médicos son necesarios para conservar la salud, incluida la salud bucal. La anestesia forma parte de varios procedimientos, ya se trate de una cirugía en la rodilla o de obturar una caries avanzada, y, si se administra correctamente, no es motivo de preocupación.

Pero algunas personas sufren con los efectos colaterales de la anestesia. Aquí se presentan algunas informaciones relativas a la anestesia y el por qué algunos pacientes no reaccionan bien a la misma. Tipos de anestesia Hay dos tipos de anestesia: local y general.

La  American Academy of Pediatric Dentistry (AAPD)  (Academia Americana de Odontopediatría) define la anestesia local como “la pérdida temporal de sensibilidad, la cual incluye dolores en parte del cuerpo, producida por un agente de aplicación tópica o inyectable, sin la depreciación del nivel de consciencia”.

  • En efecto, su dentista simplemente retira la sensibilidad de parte de su boca mediante la inyección de un medicamento en el interior de su encía o mejilla; usted podrá permanecer despierto durante este proceso;

La anestesia general, según  Aetna , seda por un largo período, al tiempo que una cánula le permite respirar mientras se encuentra adormecido. Aunque el término lo pueda confundir, la anestesia general posee una función mucho más específica en relación con su confort durante el procedimiento y es administrada por un profesional entrenado, como un cirujano bucomaxilofacial o un anestesiólogo.

Se utiliza la anestesia local (o regional) para tipos mucho más simples de tratamiento, dado que sus necesidades son mínimas y su estado corpóreo puede permanecer igual. Procedimientos que requieren anestesia Lamentablemente, no todas las visitas al dentista son fáciles como una limpieza rutinaria.

Por lo tanto, verifique antes de pedir cita con su dentista. La extracción es uno de los procedimientos que más comúnmente requieren anestesia. Cuando es necesario remover un diente que ha sido atacado por cari es, el dentista anestesiará el área de la boca que se encuentra alrededor del diente.

  • Las muelas del juicio son otra causa común de remoción con anestesia, normalmente debido al impacto o simplemente porque no hay espacio suficiente para que otros dientes salgan;
  • Aunque los tratamientos de conducto se han vuelto mucho más fáciles a lo largo de los años, son otro ejemplo de necesidad de usar anestesia;

Cuando la pulpa de un diente se daña o enferma, es necesario remover y sellar la parte donde se encuentra la pulpa, evitando así la extracción del diente. Probablemente, la necesidad más común de anestesia se produce, sin embargo, durante la obturación de una cavidad.

  • Es necesario realizar una obturación cuando una pequeña sección de su diente sucumbe a las caries, creando una pequeña área desde donde el dentista removerá la caries y cuya cavidad se obturará;
  • Efectos colaterales de la anestesia dental Los efectos colaterales de la anestesia local son escasos y esporádicos, pero eventualmente aparecen;

El adormecimiento que se siente detrás de la parte afectada de la boca es muy común. Después de la inyección local en sus encías, por ejemplo, el medicamento puede hacer que sus párpados se cierren o que los músculos de la mejilla se caigan. Después de que pasa el efecto anestésico, este adormecimiento se disipa. Algunos otros efectos:

  • Incapacidad de parpadear – Si usted no consigue parpadear con uno de sus ojos, su dentista puede taparlos cerrados hasta que el adormecimiento se disipe, de tal manera que no haya sequedad.
  • Hematoma – Descrito como una hinchazón llena de sangre, puede ocurrir si la aguja alcanza un vaso sanguíneo en el momento de la inyección.
  • Arritmia cardíaca – El fármaco vasoconstrictor presente en la anestesia puede elevar su ritmo cardíaco durante un minuto o dos. Asegúrese de mencionarlo a su dentista en el caso de que usted lo note.
  • Daños a los nervios – Si la aguja alcanza directamente un nervio, puede causarle adormecimiento y dolor, capaces de durar semanas o meses. Los daños de los nervios son muy raros en inyecciones locales, de acuerdo con la  American Society of Regional Anesthesia and Pain Medicine (ASRA)  (Asociación Americana de Anestesia Regional).
You might be interested:  Qué Causa El Dolor De Cabeza?

La mejor manera de evitar cualquier efecto colateral de la anestesia dental es reducir el riesgo por medio de procedimientos que garanticen una solución sin sensibilidad. Una buena manera de alcanzar este objetivo es utilizar una crema dental como  Colgate Total® Dialy Repair. Cepillar los dientes, pasar el hilo dental y mantener una dieta equilibrada son las claves para mantener su boca saludable. Por supuesto, asegúrese también de pedir citas regulares al dentista para realizar inspecciones dentales..

¿Cuál es la diferencia entre la epidural y raquia?

La  anestesia es un procedimiento médico que tiene como objetivo bloquear temporalmente la capacidad del cerebro de reconocer un estímulo doloroso. Gracias a la anestesia, los médicos son capaces de realizar cirugías y otros procedimientos invasivos  sin que el paciente sienta dolor. Los tipos más comunes de anestesia en la práctica médica, incluyen:

  • Anestesia general
  • Anestesia epidural
  • Anestesia raquídea
  • Anestesia local

Para entender de mejor manera, es necesario recordar la anatomía de la columna. De una manera sencilla, decimos que la columna es un tubo formado por varias vertebras que forman un canal central. Por este canal recorre la médula espinal y las raíces nerviosas que nacen de ésta. La médula espinal está recubierta por algunas capas, la más gruesa y superficial se llama duramadre (dural).

  • Entonces tenemos dos espacios, uno dentro de la duramadre, donde va la médula espinal bañada de líquido cefalorraquídeo, y otro por fuera de la duramadre (epidural);
  • Anestesia raquídea Es la administración de un anestésico local en el espacio subaracnoideo o intradural, con el fin de bloquear el estímulo nervioso (sensitivo, autonómico y motor);

Con esta anestesia  se consigue un bloqueo secuencial , comenzando por las fibras nerviosas más delgadas (autonómicas y termoalgésicas) y terminando por las más gruesas (tacto, presión y motricidad). Para realizar la anestesia raquídea, se introduce una aguja de pequeño calibre en la espalda para alcanzar el espacio subaracnoideo, dentro de la columna vertebral.

  • En seguida, se inyecta un anestésico en el líquido cefalorraquídeo, produciendo relajación muscular y adormecimiento temporal;
  • Anestesia epidural Es la administración de anestésico local y/o derivados opioides en el espacio epidural, con el beneficio de la posibilidad de colocar un catéter en dicho espacio para la posterior infusión de fármacos, prolongando el efecto de los mismos en el tiempo;

Permite graduar la profundidad del bloqueo (estímulo vegetativo, sensitivo y motor). La anestesia epidural es muy similar a la raquídea, sin embargo hay que destacar las diferencias:

  • En la anestesia epidural se inyecta el analgésico en la región epidural, que se encuentra alrededor del canal espinal y no precisamente dentro, como en el caso de la anestesia raquídea.
  • En la anestesia epidural, se inyecta el analgésico por un catéter, que se implanta en el espacio epidural. Mientras que en la anestesia raquídea el anestésico es administrado por una aguja una sola vez; en la epidural se administra el anestésico continuamente a través del catéter.
  • La anestesia epidural puede todavía ser administrada en el postoperatorio para controlar el dolor en las primeras horas después de la cirugía. Basta mantener la infusión de analgesia por el catéter.
  • La cantidad de anestésicos administrados es mucho menor en la anestesia raquídea.

Complicaciones Ambos tipos de anestesia regional pueden traer complicaciones. Entre las principales, podemos mencionar:

  • Punción hemática: salida de sangre a través de la aguja.
  • Parestesias: sensación desagradable asociada a la punción (hormigueo, calambres…)
  • Hipotensión arterial: debida a la vasodilatación provocada por el bloqueo simpático.
  • Náuseas y vómitos: secundarios generalmente a la hipotensión.
  • Retención urinaria : por bloqueo del músculo detrusor vesical.
  • Lumbalgia: sobre todo tras intentos repetidos con agujas de gran calibre.
  • Cefalea post-punción: por la continua pérdida de LCR a través del orificio dural.

Autor: Henry Paúl Chasi, presidente AEMPPI UNIANDES.

¿Cuáles son las complicaciones de la anestesia regional?

INTRODUCCIÓN y OBJETIVOS Las complicaciones de la anestesia regional son una medida indirecta de la calidad del acto anestésico ejecutado; en Colombia existen estadísticas parciales de las diferentes complicaciones relacionadas a la administración de anestesia regional, pero se hace necesario un registro actualizado que permita evaluar la incidencia, la eficacia y la seguridad de las diferentes técnicas anestésicas utilizadas en un Hospital Universitario, en este caso, en la Fundación Santa Fe de Bogotá.

La anestesia regional puede ser usada en casi todos los procedimientos quirúrgicos existentes. Sus ventajas, frente a la anestesia general, son principalmente la preservación de la conciencia, manteniendo una vía aérea permeable protegida y la monitorización de la respuesta analgésica al procedimiento en forma continua.

Las pacientes obstétricas pueden cooperar durante el parto y, además, hay un mejor apego materno con el recién nacido; la recuperación cursa sin dolor y la analgesia post operatoria es fácilmente titulable. Esta técnica anestésica es utilizada como estrategia de manejo multimodal en el dolor perioperatorio, con la cual se ha visto una disminución en los requerimientos de analgésicos de cualquier tipo en el postoperatorio, además de mermar la incidencia de dolor crónico en la población adulta y pediátrica 1,19 Hay baja de la respuesta al estrés, en especial al usar anestésicos locales neuroaxiales, luego de un trauma menor o mayor 19.

Al mismo tiempo, se ha documentado una menor incidencia de trombosis venosa profunda de extremidades inferiores en cirugía de trauma, menos incidencia de sangrado u oclusión de by pass vasculares 1 , 2.

Las complicaciones de la anestesia regional pueden deberse a: 1. Neurotoxicidad directa en la fibra nerviosa. Neurotoxicidad a nivel central (por sobredosificación). Cardiotoxicidad (por sobredosificación). Repuesta alérgica. Complicaciones mecánicas: a. Punción Dural (Cefalea postpunción).

Punción nerviosa. Hematomas. Infección en el sitio de punción. Desde el punto de vista de calidad en la atención, las complicaciones se clasifican como mayores, que son aquellas que producen un daño severo en el organismo y que seguramente puede llegar a incapacitar, aumentando los costos y la estancia hospitalaria, (p.

ej. punción dural, paro cardiorrespiratorio, injuria neurológica permanente y muerte). Complicaciones menores son las que no generan incapacidad, son transitorias y no elevan el nivel de atención, como por ejemplo, una punción vascular, parestesias, bloqueos fallidos 18 Con el fin identificar las complicaciones que condujeron a un aumento en la hospitalización o incapacitación a los pacientes, en forma reciente decidimos considerar complicaciones mayores, la punción dural, cefalea postunción, lesión nerviosa, neurotoxicidad, cardiotoxicidad y alergias a medicamentos.

Las demás complicaciones, consideradas como menores, no influyeron sobre la estancia hospitalaria, la administración de medicamentos, o costos, sin embargo estuvieron bajo el control del anestesiólogo, tales como punción vascular, bloqueo fallido con conversión a la anestesia general, dolor de espalda, parestesias 18.

Las complicaciones en anestesia regional, generalmente no ocasionan incapacidad y no requieren seguimiento estricto, aunque puede ocurrir que alguna complicación temprana lo requiera, como es el caso de neurotoxicidad, cardiotoxicidad, o punción dural advertida 18 ; o complicaciones tardías que presenten algún grado de incapacidad para el paciente, como la cefalea postpunción.

  1. Los problemas inmediatos más frecuentes son los técnicos, como la no identificación del espacio, perforación accidental o inadvertida de la duramadre -aracnoides, hipotensión arterial (más frecuente) y problemas con el catéter epidural, tales como canulación venosa, parestesias, lesiones neurales, falla de materiales, nudos en el catéter o salida de éste del espacio epidural, la conversión a la anestesia general primordialmente por un bloqueo fallido a nivel neuroaxial, que tiene una incidencia aproximada entre 1- 5% de los casos y, por supuesto, que los anestésicos locales son los que mas ocasionan efectos propios de ellos en forma inmediata 18;

Otra de las complicaciones presentes es la punción vascular directa advertida e inadvertida, siendo el 1% de los casos registrados en el mundo 10. En el tema de neurotoxicidad, podemos observar síntomas neurológicos (desorientación, sensación de metal en boca, adormecimiento de la lengua, alucinaciones, tinnitus, espasmo muscular, convulsiones, coma, apnea, asistolia, muerte), como complicaciones inmediatas 3.

También se reporta cardiotoxicidad, que produce disminución de la contractilidad y depresión miocárdica. Otros eventos que se destacan por producir alteraciones neurológicas y que pueden ser transitorios o permanentes: ocupación del espacio neuroaxial (epidural, subdural o intratecal) por abscesos o cuerpos extraños, cefalea (pneumoencéfalo, cefalea post punción de duramadre-aracnoides, meningitis aséptica), infecciones y lumbago.

La cefalea postpunción dural es la más frecuente complicación neurológica de la anestesia regional neuroaxial en el grupo de las maternas. Se convierte en un agravante en la salida del paciente o en frecuencia de consultas del postoperatorio. Si la punción de la dura es accidental o es inadvertida, se puede presentar en las primeras 12 horas o con mayor frecuencia entre las 24 y 48 horas, de acuerdo a la existencia de guías para el manejo de la cefalea postopuncion y recomendaciones por expertos para el tratamiento 14,15.

  1. La incidencia de cefalea postpunción va a depender de varias causas; la más común la constituye el diámetro de la aguja para la punción dural;
  2. Con la utilización de aguja punta de lápiz No;
  3. 25, la incidencia es del 1;

0 – 1,2 % de los pacientes, comparado con la manipulación de la aguja punta de lápiz No. 27, donde el episodio disminuye hasta valores de 0,01 _ 0,5% y sólo aumentaría por el número de intentos de punción, dificultad en la técnica y factores propios del paciente, como la edad 14.

La anestesia regional es una opción más dentro del manejo anestésico en pacientes para cirugía ambulatoria y de pacientes hospitalizados, por las grandes ventajas que tiene como la disminución de los requerimientos anestésicos y el aporte al manejo del dolor agudo y crónico postoperatorio 5.

Este grupo de pacientes no está exento de presentar complicaciones, porque los riesgos deben ser asumidos por el paciente y el anestesiólogo a cargo, quien debe tener el conocimiento de las diferentes técnicas de anestesia regional periférica. Las complicaciones como la injuria nerviosa, generalmente varían entre 0 y 5%, además de que se comparte daños de lesión nerviosa con el cirujano en las cirugías de hombro 13.

  1. Los bloqueos de plexo braquial, femoral y cuello de pie son muy utilizados en todo el mundo;
  2. Con respecto al bloqueo de plexo braquial, el interescalénico, supraclavicular, infraclavicular y axilar, son los más utilizados 6;

Este tipo de bloqueos se asocia con diferentes tipos de complicaciones, como la punción nerviosa 9 , ocasionando desde parestesia en el momento de la punción hasta plejía del nervio comprometido, representando el 16 % de las demandas por anestesia en Norte América.

  1. Estas complicaciones pueden decrecerse en frecuencia, con la utilización del estimulador de nervio periférico 10;
  2. La neurotoxicidad puede presentarse a nivel periférico por diferentes mecanismos, como trauma directo del nervio (punción, inyección intranerviosa), isquemia neuronal, neurotoxicidad directa del fármaco, equivocación del medicamento e infección en el sitio de punción 12,13;

Unas de las medidas para disminuir las complicaciones neurológicas en los bloqueos de nervios periféricos, es el uso del estimulador de nervio periférico en el momento de la punción. Esto ayuda a localizar el nervio advirtiendo cuando la aguja está próxima al mismo, de tal manera que se aplica el anestésico allí, sin lesionar fibras nerviosas.

  • De esta manera evitamos trauma por punción intraneural 17;
  • MATERIALES Y MÉTODOS Se realizó un estudio prospectivo, de corte transversal, donde se incluyó pacientes programados para procedimientos quirúrgicos electivos y de urgencias bajo anestesia regional en salas de cirugía y salas de maternidad de la Fundación Santa Fe de Bogotá, durante el año 2005, que cumplieran los criterios de inclusión: mayores de 18 años, programados para anestesia regional;

Se excluyeron a los pacientes que no recibieron cuidados post-anestésicos y monitorización, pacientes que tenían contraindicaciones para el uso de la anestesia regional, o aquellos que no aceptaron la aplicación de anestesia regional. Se realizó un muestreo aleatorio, probabilístico, utilizando tablas de números aleatorios.

  1. El estudio se dividió en dos fases: En la primera fase se identificó a los pacientes que recibirían anestesia regional, después de realizar muestreo aleatorio;
  2. Posterior al ingreso a salas de cuidados postanestésicos, el personal capacitado en la recolección (jefes de enfermería) de la información, registró los datos de relevancia previamente diseñados en un formato, como se muestra en el Anexo 1;

Paralelamente, el anestesiólogo o residente encargado del caso suministró la información pertinente, en las secciones correspondiente del Anexo 1. La información se ingresó en una base de datos en el programa Excel. En la segunda fase se identificó a los pacientes que desarrollaron cefalea postpunción, posterior a la administración de anestesia neuroaxial.

  • Se realizó el seguimiento de la evolución y el tratamiento de cada caso, para compararlo posteriormente con las recomendaciones de la guía de manejo basada en la evidencia, efectuadas en 2002 y revisadas en el 2004, por el Departamento de Anestesia de la Fundación Santa Fe;
You might be interested:  Como Quitar El Dolor De Los Ovarios?

RESULTADOS El total de procedimientos anestésicos fue de 11. 588. Recibieron anestesia regional 1. 915 pacientes (16,52%), de los cuales 481 (25,1%) fueron intervenidos con anestesia peridural y el 819 (42,8%) con anestesia raquídea. Se incluyeron en nuestro análisis 212 pacientes que recibieron anestesia regional.

El 5,1 % (11 anestesias) de este grupo de pacientes, presentó algún tipo de complicación y sólo el 0,6%, fue una compli cación mayor, reportada como punción dural advertida; los 10 pacientes restantes tuvieron complicaciones menores y no requirieron modificaciones en el tratamiento o en la estancia hospitalaria; un paciente (0,6%) presentó cefalea postpunción, con adecuada evolución; se reportó punción vascular en dos pacientes (0,95%) y en cinco pacientes (2,35%) los bloqueos fueron fallidos, por lo que se administró anestesia general; sólo dos pacientes (0,95%) presentaron parestesia.

La evolución clínica de los pacientes fue buena. A la fecha hacemos seguimiento a un caso de alteración neurológica temporal, tratándose de neuropraxia del plexo braquial. El grupo etario comprendido entre los 18 a 40 años se relacionó con un porcentaje de 5,1%, de las complicaciones, mientras que el grupo de 41 a 70 años representó el 4% y los mayores de 71 años un 3%.

  1. El mayor porcentaje de pacientes que reciben anestesia regional lo constituyen personas entre 18 a 40 años, que corresponde al 55;
  2. 6% del total de la población;
  3. Se administraron en total 147 anestesias neuroaxiales, de las cuales 80 % fueron en maternidad y el 20% restante en salas de cirugía, de este veinte por ciento, el 60% fueron realizadas en hombres y el 40 % en mujeres;

Tabla No. 1 En la distribución por especialidades, los procedimientos obstétricos ocuparon el primer lugar con un 48,5%, ortopedia un 29%, urología 5%, ginecología 3,3%, Cx. vascular 2,35% y cirugía general 2,35%. La diferencia entre el número de complicaciones según el ASA, no es estadísticamente significativa, p 0,38. Tabla No. 2 – Tabla No. 3 El 65% de las técnicas de anestesia regional fueron neuroaxiales, seguidas por bloqueos de nervio periférico en un 33% y en último lugar bloqueo de plexos en un 2%, específicamente interescalénico. La enfermedad pre-existente más frecuente fue la hipertensión arterial, en el 21 % de los casos; sólo el 14 % fueron pacientes totalmente sanos; el resto de pacientes presentó enfermedades asociadas, como diabetes, EPOC y obesidad. Al comparar la efectividad de los residentes de primer año versus los residentes de segundo año, se obtiene un riesgo relativo (RR) de 1,742, IC (95%) 0,887 a 3,41, estadísticamente no significativo; no es posible hacer una comparación numérica entre especialistas con el resto de residentes. 4 De las 11 complicaciones que se presentaron en total en anestesia regional, cinco se produjeron cuando se realizó más de un intento en la colocación de las técnicas; el resto (6), se presentaron durante el primer intento; lo anterior no es clínica ni estadísticamente significativo, pues no se asocia el número de intentos con la presencia de complicaciones. La conversión a anestesia general fue necesaria en 5 casos, debido a bloqueo fallido: dos (2) casos en residentes de primer año, dos (2) casos en residentes de segundo año y uno (1) en una anestesia administrada por especialista, el nivel del médico no influyó sobre la conducta y manejo del paciente.

  • Tabla No;
  • En los dos casos de punción vascular , la anestesia fue colocada por residentes de segundo año;
  • Los dos casos que se presentaron de parestesias, uno fue atribuído al residente de segundo año y el otro al especialista; la punción advertida fue detectada por un residente de primer año, quien realizó técnica peridural, siendo el 0,6 % de las anestesia neuroaxiales;

Este paciente no presentó cefalea postpunción. En la población de estudio sólo se registró un caso de cefalea postpunción, con un residente de segundo año, el que se realizó con una aguja Whitacre 25 para una cesárea, en el grupo de las maternas; tuvo buena evolución con manejo médico, siendo el 0,6% de las anestesia neuroaxiales. Para el total de complicaciones, al comparar residentes I y residentes II, el riesgo relativo (RR) es de 4,4. IC (95%) 1,2-16,7 que clínica y estadísticamente es significativo. Analizando la totalidad de anestesias neuroaxiales en el año 2005 y basados en el reporte de casos de complicaciones en el departamento de anestesia, la totalidad de cefaleas postpunción se relacionan en Tabla No. De la totalidad de casos realizados en el 2005 con anestesia neuroaxial (1300), se registraron ocho (0. 6%) cefaleas postpunción diagnosticadas y tratadas. De las cefaleas postpunción, el 43% recibió anestesia raquídea y el 57% anestesia peridural para el trabajo de parto. Tabla No. El número de intentos fue más de 2 en todas las técnicas raquídeas que presentaron cefalea postpunción, mientras que en las peridurales, en el 25% se hicieron más de 4 intentos, en el 75% se realizó una sola punción.

Tabla No. Del total de ocho pacientes con cefalea postpunción registradas, siete recibieron manejo médico (89%) y evolucionaron satisfactoriamente cinco (72%). Los otros dos pacientes (28,5%) necesitaron parche hemático.

Al paciente que presentó cefalea postpunción en sala de cirugía, le hicieron un manejo por fuera del protocolo, representando el 11% del total de casos; se le administró parche hemático inmediato, presentando buena evolución. La adherencia a la guía del Departamento fue de 89%.

Tabla No. DISCUSIÓN La anestesia regional en el hospital universitario Fundación Santa Fe representa un porcentaje importante de procedimientos (16%) dentro de todas las técnicas anestésicas, lo cual está en consonancia con reportes de literatura mundial, que registran en promedio entre un 15 _ 20% (30).

La incidencia general de complicaciones, en anestesia regional en la Fundación Santa Fe fue del 5,1%, porcentaje que está por debajo de lo reportado en la literatura mundial (7%) 30 ; cuando se realiza el análisis en conjunto de todas las técnicas de anestesia regional, al comparar específicamente las complicaciones mayores, clasificadas por la ASA como punción dural accidental, anestesia espinal total, muerte, arresto cardíaco, toxicidad por a.

  1. locales e injuria neurológica permanente, nuestra estadística es del 2,5 x 10;
  2. 000 anestesias, mientras que la estadística mundial se encuentra en 3,5 x 10;
  3. 000 anestesias;
  4. Todas las complicaciones clasificadas como mayores evolucionaron satisfactoriamente;

No existen diferencias significativas según la edad. El grupo de pacientes ASA 3 se asoció a un mayor número de complicaciones, sin que esto fuera clínica o estadísticamente relevante. La hipertensión arterial se convierte en la primera causa real de morbilidad en la población a la que se le administra anestesia regional en salas de cirugía, sin que per se, haya sido un factor que predisponga al aumento en la incidencia de complicaciones.

  1. En el programa de residencia de la Fundación Santa Fe de Bogotá la rotación por anestesia obstétrica se realiza en segundo año, donde el residente obtiene habilidades técnicas suficientes para administrar anestesia neuroaxial;

El muestreo se realizó principalmente en las pacientes de sala de parto; esto explica la distribución de resultados en cuanto a género y edad de los pacientes (mujeres entre 18-40 años) y concerniente al nivel de residencia del operador, particularmente los residentes de segundo año.

  • La población materna es susceptible a complicaciones, inherentes al procedimiento anestésico, como es el caso de la cefalea postpunción;
  • El 80 % de las anestesias neuroaxiales realizadas en el departamento, pertenecen a anestesia obstétrica;

La incidencia en la institución de presentar cefalea postpunción con técnica raquídea con aguja Whitacre 25 es del 0,3% con aguja pencil point 27 es del 0,1%, mientras que con técnicas peridurales la incidencia es del 0,85%, por debajo de lo reportado en la literatura mundial que corresponde en anestesia raquídea con aguja Whitacre 25 de 1 a 1.

2%, con aguja pencil point 27 entre el 0,1 a 0,9% y para anestesia peridural entre el 1 y el 2% 26,27. Las técnicas neuroaxiales fueron las más utilizadas en la institución en la población obstétrica. De éstas la raquídea es el 42% del total de anestesias regionales, fenómeno que se ha visto igualmente aumentado en la literatura mundial, especialmente en las cesáreas, como resultado de investigaciones que favorecen la técnica por su rápido inicio, fácil colocación y adecuada profundidad anestésica.

La anestesia peridural constituye el 25% de la anestesia regional en la Fundación Santa Fe, su mayor utilidad reside en la analgesia para trabajo de parto. El gran aumento en el uso de la anestesia raquídea en los últimos años en maternidad, va de la mano con la permanente actualización académica del Departamento y con los cambios en la práctica de la anestesia obstétrica mundial, que califica la anestesia raquídea como la mejor opción de manejo en la cesárea, además de observar que no se registraron cambios significativos en el número de complicaciones.

  1. Los bloqueos de nervio periférico, en especial el intravenoso, ha venido en aumento en nuestra institución, convirtiéndose en un 13 % del total de anestesias regionales;
  2. Es de gran utilidad en cirugías ortopédicas ambulatorias, con excelente recuperación y casi nula incidencia de complicaciones con esta técnica, como se evidenció en el estudio;

Los bloqueos de cuello de pie comprenden un 9,5 % de las técnicas regionales, de utilidad clínica por su amplio uso en cirugía ambulatoria, gran margen de satisfacción de los pacientes y una recuperación casi inmediata al llegar a recuperación. El bloqueo fallido es la causa más frecuente de complicaciones inmediatas y menores bajo anestesia regional.

  • Interesantemente, la incidencia en el departamento de anestesia de la Fundación Santa Fe de Bogotá es 2,35% del total de técnicas regionales;
  • Estas cifras están en el límite inferior de lo reportado en la literatura mundial, en donde las estadísticas de bloqueo fallido oscilan entre 2,8% para todas las anestesias regionales;

Las punciones vasculares fueron descritas en técnicas neuroaxiales de tipo peridural, sin repercusiones en el bloqueo ni en la estancia hospitalaria de los pacientes y sin asociarse con otros tipos de complicaciones. Existe una asociación clínicamente significativa entre el número de intentos y el nivel del residente.

  1. Observamos que los residentes de primer año necesitan más intentos para lograr la efectividad, mientras que el residente de segundo año es más efectivo;
  2. RR 1,74 (95%) 0;
  3. 88- 3;
  4. 41, observación que no es estadísticamente significativa;

Para el total de complicaciones, al comparar residentes I y residentes II, el riesgo relativo (RR) es de 4,4. IC (95%) 1,2-16,7; clínica y estadísticamente significativo. De la totalidad de procedimientos del estudio (212), sólo 9 fueron realizados por especialistas, lo que ocurre generalmente después de que el residente haya intentado y no haya logrado la efectividad; por tal motivo, los residentes bajo la supervisión de los especialistas son los que administran las anestesias neuroaxiales en un porcentaje superior al 90%.

No se presentaron muertes, paros cardiorrespiratorios, ni lesiones nerviosas permanentes en nuestra empleados. No se reportó ninguna complicación secundaria a los fármacos utilizados. Todos los procedimientos anestésicos realizados por residentes son supervisados por especialistas, en forma permanente, continua y segura.

CONCLUSIONES Las complicaciones en anestesia regional en la actualidad son infrecuentes; administradas por anestesiólogos entrenados, no son catastróficas, a diferencia de hace 30 años, cuando eran frecuentes los reportes de caso de complicaciones mayores.

El Hospital Universitario Fundación Santa Fe de Bogotá realiza un promedio de 16% de casos con anestesia regional, ubicándose dentro de parámetros internacionales; como hospital de adiestramiento a residentes de anestesia, esta cifra cumple con las recomendaciones establecidas para obtener un adecuado entrenamiento 20.

La incidencia de complicaciones en el departamento de anestesia de la Fundación Santa Fe de Bogotá está por debajo de lo reportado en la literatura mundial. La clasificación de ASA no influyó sobre las complicaciones. Los grupos etarios no mostraron un verdadero impacto clínico, ni mucho menos estadístico.

  • El nivel de entrenamiento en residencia influye sobre el número de complicaciones; sin embargo, el ser un departamento con programa de residencia no incrementa el número total de complicaciones, comparado con la literatura;

Esto es debido a un adecuado entrenamiento académico en las técnicas anestesia regional y a la supervisión permanente, por parte de anestesiólogos entrenados, al desempeño de todos y cada uno de los residentes; la población materna es una de las más susceptibles a presentar complicaciones; la cefalea postunción dural sigue siendo la complicación más frecuente de la anestesia neuroaxial; el cambio de anestesia peridural, como primera opción de anestesia para cesárea hacia anestesia raquídea, no generó aumento en la morbilidad.