Que Debo Tomar Para El Dolor De Estomago?

Almohadilla térmica – Verás que una almohadilla térmica o una bolsa o botella de agua caliente es un alivio cuando te sientes enfermo, así que acurrúcate con tu manta térmica y relájate hasta que pasen los síntomas. El calor en tu estómago te distraerá de cualquier cólico o dolor, y te puede ayudar a relajar tus músculos y reducir tus náuseas. ¿No tienes una a mano? Pide una de estas:

  • Almohadilla térmica Sunbeam
  • Bolsa o botella de agua caliente clásica

¿Cómo se quita el dolor de estómago rápido?

¿Qué puedo tomar para el dolor de estómago y diarrea?

Que Debo Tomar Para El Dolor De Estomago Los medicamentos de venta libre, como Imodium, pueden ayudar a reducir los síntomas y acelerar el tiempo de recuperación. Varios otros medicamentos de venta libre están disponibles para tratar la diarrea. Los medicamentos antiespasmódicos pueden ayudar a reducir los síntomas y acelerar el tiempo de recuperación. Un ejemplo común de este tipo de medicamentos es la loperamida (Imodium).

¿Por qué es el dolor en la boca del estómago?

Espasmo esofágico – Consiste en contracciones espontáneas y repetidas del esófago que están causadas por la deglución. Puede ser debido a la ingesta de bebidas muy frías, a un bolo alimenticio de gran tamaño, a esofagitis, estrés, diabetes u otras causas.

¿Qué medicamento tomar para los cólicos estomacales?

¿Cómo desinflamar el estómago y quitar los gases?

¿Qué puedo tomar en la noche para desinflamar el estómago?

¿Cuánto dura una infección en el estómago?

Síntomas – Aunque comúnmente se la denomina gripe estomacal, la gastroenteritis no es lo mismo que la gripe. La gripe (influenza) afecta solo al sistema respiratorio: la nariz, la garganta y los pulmones. Por otra parte, la gastroenteritis ataca a los intestinos, lo que produce signos y síntomas como los siguientes:

  • Diarrea acuosa, a menudo sin sangre. Por lo general, la diarrea con sangre supone que tienes una infección diferente y más grave.
  • Náuseas, vómitos o ambos.
  • Dolor y calambres estomacales.
  • Dolores musculares o dolores de cabeza ocasionales.
  • Fiebre baja.

Según la causa, los síntomas de la gastroenteritis viral pueden aparecer entre uno y tres días después de contraer la infección y pueden variar de leves a graves. Por lo general, los síntomas solo duran uno o dos días, pero a veces pueden durar hasta 14 días. Debido a que los síntomas son similares, es fácil confundir la diarrea viral con la diarrea ocasionada por bacterias, como la “Clostridioides difficile”, la salmonela y la “Escherichia coli”, o parásitos como la giardia.

¿Cómo curar una infección en el estómago?

El término gastroenteritis se aplica a los síndromes que incluyen diarrea y/o vómitos. La diarrea, se define comúnmente como tres o más deposiciones sueltas en un período de 24 horas y se considera aguda cuando la duración es de 14 días o menos y persistente cuando la duración es de 14 días o más. La diarrea es una de las causas principales de mortalidad y morbilidad en niños. Según la OMS, las enfermedades diarreicas son la segunda causa de muerte de niños menores de cinco años, produciendo la muerte de 525. 000 niños menores de cinco años cada año. En todo el mundo, se producen unos 1. 700 millones de casos de enfermedades diarreicas infantiles cada año.

Además, es una de las principales causas de malnutrición de niños menores de cinco años. Una proporción significativa de las enfermedades diarreicas, se puede prevenir mediante el acceso al agua potable y a servicios adecuados de saneamiento e higiene.

Las infecciones gastrointestinales, tienen un amplio espectro de manifestaciones clínicas y pueden ser producidas por virus, bacterias, protozoos o parásitos. Por qué se produce la gastroenteritis Los síntomas de la gastroenteritis, se deben a la infección de la superficie de la mucosa, a la invasión microbiana directa del intestino y/o al efecto de las toxinas de los microorganismos sobre las células de la mucosa gastrointestinal o sobre el sistema nervioso central o entérico.

Pueden aparecer síntomas sistémicos, asociados a la infección gastrointestinal, como resultado de la diseminación microbiana, a través del torrente sanguíneo, los efectos sistémicos de las toxinas producidas en el tracto gastrointestinal y/o la respuesta inflamatoria del niño a la infección.

Cómo se transmite la gastroenteritis Los patógenos intestinales, se transmiten con frecuencia a través de alimentos o agua contaminados, algunos de ellos con dosis infectivas bajas, pueden propagarse de persona a persona. Estos patógenos, pueden causar brotes de importancia local e internacional y se encuentran entre las principales causas de morbilidad y mortalidad infantil, especialmente en los países en vías de desarrollo.

Los viajes aéreos y la globalización del suministro de alimentos, son factores importantes que magnifican el impacto sobre la salud pública de las infecciones intestinales en todo el mundo. La mayor parte de las infecciones gastrointestinales, son debidas a agentes bacterianos y virales comunes.

En niños inmunocompetentes, suelen ser autolimitadas. Los síntomas se resuelven por lo general en unos 7 días. No es necesario el diagnóstico microbiológico específico, a menos que laenfermedad sea más grave o forme parte de un brote. En las naciones industrializadas, las gastroenteritis virales son una de las enfermedades más comunes en todos los grupos de edad, y una causa importante de morbilidad.

Dentro de las gastroenteritis virales, los norovirus aparecen como la causa más frecuente de gastroenteritis desde el desarrollo de las técnicas diagnósticas en los años noventa. Así mismo, los norovirus se consideran como el principal agente responsable de los brotes de diarrea no bacteriana y de las gastroenteritis de origen alimentario.

Otros virus frecuentes son el rotavirus y los sapovirus. Las gastroenteritis víricas, cursan con náuseas, vómitos, diarrea (pérdida de agua y electrolitos en cantidad superior a la normal a través de las heces), malestar, dolor abdominal, cefalea y fiebre.

  • Se transmiten fundamentalmente de forma fecal-oral, por contacto interpersonal o por ingestión de agua o alimentos contaminados, aunque también, algunos de ellos, como los adenovirus entéricos, se pueden transmitir por vía aérea;

Síntomas de la gastroenteritis Las manifestaciones clínicas más destacadas de las gastroenteritis bacterianas son fiebre, vómitos, dolor abdominal y diarrea moderada a intensa. La diarrea es un dato central y su presencia y naturaleza, constituyen la base para la clasificación de las infecciones gastrointestinales en dos síndromes: Diarrea acuosa o secretora y diarrea invasiva o disentería.

La diarrea acuosa o secretora es la más común. Se caracteriza por evacuaciones intestinales frecuentes, más o menos líquidas. Estas diarreas están provocadas por mecanismos patogénicos, que atacan el intestino delgado proximal, donde se produce más del 90% de la absorción fisiológica de fluidos.

Suelen ser producidas por bacterias secretoras de enterotoxinas, como, por ejemplo: Vibrio cholerae o Escherichia coli enterotoxigénica. La disentería comienza con evacuaciones intestinales frecuentes, pero las heces son de menor volumen que en la diarrea acuosa y contienen sangre, moco y pus.

  1. La fiebre, el dolor abdominal y el tenesmo son síntomas habituales;
  2. En la disentería, la patología se centra en el colon;
  3. Los microorganismos que causan disentería pueden provocar cambios inflamatorios y destructivos en la mucosa del colon, por invasión directa o mediante la producción de citotoxinas;

Este daño es responsable del pus y la sangre observados en las heces, pero no origina una pérdida importante de fluido, debido a que la capacidad de absorción y secreción del colon es mucho menor que la del intestino delgado. Otra entidad diarreica de interés es la diarrea del viajero, que aparece durante el viaje o al regreso al país de origen.

La ingestión de alimentos crudos o poco cocinados, o bien, el agua contaminada, es la fuente más probable de infección. Cómo tratar la gastroenteritis El tratamiento general de las gastroenteritis agudas consiste en mantener el aporte de líquidos y electrolitos para reponer las pérdidas que se producen a nivel del intestino, mediante la toma de suero de rehidratación oral.

No es adecuado y puede ser incluso peligroso sustituir la toma de dicho suero por bebidas como bebidas isotónicas o similares, dado que la composición es inadecuada y puede incluso empeorar la evolución del cuadro clínico. En caso de no poder reponerse los fluidos por vía oral de forma domiciliaria puede ser precisa la hospitalación paras rehidración bien mediante sonda nasogástrica o bien mediante administración intravenosa.

  1. Medicamentos como el ondansetrón se emplean en ocasiones en caso de asociarse vómitos frecuentes e intensos;
  2. Existe una evidencia clara del beneficio del uso de probióticos para reducir la intensidad y duración de los episodios diarreicos, si bien la evidencia varía entre ellos ya que sus efectos son dependientes de cepas concretas;

Algunos de los más empleados por tener una evidencia más robusta son Saccharomyces boulardii y Lactobacillus rhamnosus GG. Finalmente, en algunos casos puede ser preciso asociar al tratamiento algún fármaco como puede ser el racecadotrilo, que incrementa la reabsorción de agua a nivel del colon, o antibióticos específicos en algunos casos de diarrea bacteriana.

¿Por qué no se me quita el dolor de estómago?

Es el dolor que se siente en el área entre el pecho y la ingle, a menudo denominada región estomacal o vientre. Casi todos experimentamos alguna vez dolor en el abdomen y, la mayoría de las veces, no es algo serio. Que Debo Tomar Para El Dolor De Estomago La intensidad del dolor no siempre refleja la gravedad de la afección que lo causa. Por ejemplo, usted podría sentir dolor abdominal fuerte si tiene gases o cólicos estomacales debido a una gastroenteritis viral. Sin embargo, afecciones mortales, como el cáncer de colon o una apendicitis precoz, pueden causar solo un dolor leve o ningún dolor. Otras maneras de describir el dolor en el abdomen abarcan:

  • Dolor generalizado: esto significa que usted lo siente en más de la mitad del abdomen. Este tipo de dolor es más típico de un virus estomacal, indigestión o gases. Si el dolor se vuelve más intenso, puede ser causado por un bloqueo de los intestinos.
  • Dolor localizado: se presenta en solo una zona del abdomen. Es más probable que este tipo de dolor sea un signo de un problema en un órgano, como el apéndice, la vesícula biliar o el estómago.
  • Dolor tipo calambre: la mayoría de las veces este dolor no es grave y es más probable que se deba a gases y distensión. Con frecuencia va seguido de diarrea. Los signos más preocupantes abarcan dolor que se presenta con más frecuencia, dura más de 24 horas o está acompañado de fiebre.
  • Dolor tipo cólico: este tipo de dolor viene en oleadas, por lo regular empieza y acaba repentinamente, y con frecuencia es intenso. Los cálculos renales y biliares son causas comunes de este tipo de dolor abdominal.

Usted puede intentar las siguientes medidas de cuidados en el hogar para aliviar el dolor abdominal leve:

  • Tome agua u otros líquidos claros. Puede tomar bebidas para deportistas en pequeñas cantidades. Las personas con diabetes deben evaluarse el azúcar en la sangre con regularidad y hacer ajustes en los medicamentos en la medida de lo necesario.
  • Evite los alimentos sólidos durante las primeras horas.
  • Si ha estado vomitando, espere 6 horas y luego consuma pequeñas cantidades de alimentos ligeros, como arroz, compota de manzana o galletas. Evite los productos lácteos.
  • Si el dolor se presenta en la parte superior del abdomen y ocurre después de las comidas, los antiácidos pueden brindar algún alivio, especialmente si experimenta acidez gástrica o indigestión. Evite los cítricos, los alimentos ricos en grasa, los fritos o grasosos, productos con tomate, cafeína, alcohol y bebidas carbonatadas.
  • No tome ningún medicamento sin consultarlo con su proveedor.

Estos pasos adicionales pueden ayudar a prevenir algunos tipos de dolor abdominal:

  • Beber mucha agua todos los días.
  • Comer comidas pequeñas con más frecuencia.
  • Hacer ejercicio con regularidad.
  • Limitar los alimentos que producen gas.
  • Asegurarse de que sus comidas sean bien equilibradas y ricas en fibra. Comer muchas frutas y verduras.
You might be interested:  Como Aliviar El Dolor De Coxis?

Busque ayuda médica de inmediato o llame al número local de emergencias (como el 911) si:

  • Actualmente está recibiendo tratamiento para el cáncer
  • Es incapaz de evacuar las heces, especialmente si también está vomitando
  • Está vomitando sangre o presenta sangre en las heces (en especial, si son de color rojo brillante, marrón o negro oscuro y pegajosas)
  • Tiene dolor en el tórax, el cuello o los hombros
  • Presenta dolor abdominal fuerte y repentino
  • Tiene dolor en o entre los omóplatos con náuseas
  • Su vientre está rígido, duro y sensible al tacto
  • Está o podría estar en embarazo
  • Tuvo una lesión reciente en el abdomen
  • Tiene dificultad para respirar

Llame a su proveedor si presenta:

  • Molestia abdominal que dura 1 semana o más
  • Dolor abdominal que no mejora en 24 a 48 horas o que se está volviendo más intenso y frecuente y ocurre con náuseas y vómitos
  • Distensión abdominal que persiste por más de 2 días
  • Sensación de ardor al orinar o micción frecuente
  • Diarrea por más de 5 días
  • Fiebre, por encima de 100°F (37. 7ºC) para los adultos o 100. 4°F (38ºC) para los niños, junto con el dolor
  • Inapetencia prolongada
  • Sangrado vaginal prolongado
  • Pérdida de peso inexplicable

Su proveedor llevará a cabo un examen físico y preguntará acerca de la historia clínica y los síntomas. Los síntomas específicos, la localización del dolor y cuándo ocurre le ayudarán a su proveedor a detectar la causa. UBICACIÓN DEL DOLOR

  • ¿Dónde siente el dolor?
  • ¿El dolor está en todas partes o en un lugar específico?
  • ¿El dolor se irradia a la espalda, la ingle o pierna abajo?

TIPO E INTENSIDAD DEL DOLOR

  • ¿Es el dolor intenso, agudo o tipo cólico?
  • ¿Lo siente a toda hora o aparece y desaparece?
  • ¿El dolor le despierta por la noche?

ANTECEDENTES DEL DOLOR

  • ¿Ha tenido un dolor similar antes? ¿Cuánto ha durado cada episodio?
  • ¿Cuándo ocurre el dolor? Por ejemplo, ¿después de las comidas o durante la menstruación?
  • ¿Qué lo empeora? Por ejemplo, ¿comer, el estrés o acostarse?
  • ¿Qué lo mejora? Por ejemplo, ¿tomar leche, tener una deposición, tomar un antiácido?
  • ¿Qué medicamentos está tomando?

OTROS ANTECEDENTES MÉDICOS

  • ¿Ha tenido una lesión reciente?
  • ¿Está embarazada?
  • ¿Qué otros síntomas tiene?

Los exámenes que pueden realizarse son:

  • Enema opaco
  • Exámenes de sangre, orina y de heces
  • Tomografía computarizada
  • Colonoscopia o sigmoidoscopia (sonda que va desde el recto hasta el colon)
  • ECG (electrocardiografía) o rastreo cardíaco
  • Ecografía abdominal
  • Endoscopia de vías digestivas altas (sonda que va desde la boca, pasa por el esófago, el estómago y la parte superior del intestino delgado)
  • Serie GI (gastrointestinal) superior y de intestino delgado
  • Radiografía del abdomen

Dolor de estómago; Dolor – estomacal; Dolor en el abdomen; Dolor de vientre; Cólicos abdominales; Dolor en el vientre McQuaid KR. Approach to the patient with gastrointestinal disease. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 123. Smith KA. Abdominal pain. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice.

9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 24. Squires R, Carter SN, Postier RG. Acute abdomen. In: Townsend CM Jr, Beauchamp RD, Evers BM, Mattox KL, eds. Sabiston Textbook of Surgery. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 45.

Versión en inglés revisada por: Michael M. Phillips, MD, Clinical Professor of Medicine, The George Washington University School of Medicine, Washington, DC. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.

¿Qué es mejor para el dolor de barriga ibuprofeno o paracetamol?

A cada dolor, su pastilla – Foto: iStock. Con el máximo respeto a sus indicaciones, pedimos a la coordinadora de la Unidad de Dolor de los hospitales madrileños que nos aclare qué debemos tomar para algunos de las molestias más habituales:

  • Dolor de cabeza leve : paracetamol.
  • Dolor de cabeza intenso : ibuprofeno/naproxeno.
  • Dolor de cuello y espalda por sobrecarga muscular: ibuprofeno por ser antiinflamatorio.
  • Dolor de las articulaciones : ibuprofeno por ser antiinflamatorio.
  • Dolor de muelas : ibuprofeno por ser antiinflamatorio.
  • Dolor menstrual : paracetamol o ibuprofeno (“se debe tener en cuenta el efecto antiagregante plaquetario con incremento del sangrado menstrual”).
  • Fiebre leve/moderada: paracetamol.
  • Dolor abdominal : depende de la causa, pero “en general hay que evitar ibuprofeno”.
  • Dolor posquirúrgico : paracetamol alternando con ibuprofeno o más habitualmente con dexketoprofeno (un AINE de la misma familia del ibuprofeno con efecto inicial más rápido).

¿Qué dolor alivia el omeprazol?

Dirección de esta página: https://medlineplus. gov/spanish/druginfo/meds/a693050-es. html El omeprazol de venta con receta médica se usa sola o con otros medicamentos para tratar los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), una afección en la que el ácido secretado por el estómago regresa al esófago provocando reflujo y una posible lesión del esófago (el conducto entre la garganta y el estómago) en adultos y niños de 1 año en adelante.

El omeprazol de venta con receta médica se usa para tratar los daños causados por la ERGE en adultos y niños de 1 mes en adelante. El omeprazol de venta con receta médica se usa para permitir que el esófago sane, y para prevenir un mayor daño al esófago en adultos y niños de 1 año o más con ERGE.

El omeprazol de venta con receta médica también se usa para tratar las afecciones en las que el estómago produce demasiado ácido como el síndrome de Zollinger-Ellison en adultos. El omeprazol de venta con receta médica también se usa para tratar las úlceras (llagas en el revestimiento del estómago o el intestino), y también se usa con otros medicamentos para tratar y prevenir la reaparición de úlceras causadas por un determinado tipo de bacterias ( H.

pylori ) en adultos. El omeprazol de venta libre se usa para tratar la acidez estomacal frecuente (ardor de estómago que se produce al menos 2 o más días por semana) en adultos. El omeprazol pertenece a una clase de medicamentos llamados inhibidores de la bomba de protones.

Su acción consiste en disminuir la cantidad de ácido que se produce en el estómago. La presentación del omeprazol de venta con receta médica es en cápsulas de liberación retardada (libera el medicamento en el intestino para evitar su descomposición por los ácidos del estómago), y en paquetes de gránulos de liberación retardada (libera el medicamento en el intestino para evitar su descomposición por los ácidos del estómago) para suspensión (para mezclar con líquido) para tomar por vía oral o administrar a través de una sonda de alimentación.

La presentación del omeprazol de venta libre es en tabletas de liberación retardada para tomar por vía oral. El omeprazol de venta con receta médica suele tomarse una vez al día antes de las comidas, pero puede tomarse dos veces al día cuando se utiliza con otros medicamentos para eliminar la H.

pylori , o hasta tres veces al día, antes de las comidas, cuando se utiliza para tratar afecciones en las que el estómago produce demasiado ácido. Las tabletas de liberación retardada de venta libre suelen tomarse una vez al día por la mañana, al menos una hora antes de comer, durante 14 días seguidos.

Si es necesario, se pueden repetir tratamientos adicionales de 14 días, como máximo una vez cada 4 meses. Para ayudarlo a recordar tomar el omeprazol, hágalo aproximadamente a la misma hora todos los días.

Siga al pie de la letra las instrucciones de la etiqueta de la receta o del envase, y pídales a su médico o a su farmacéutico que le expliquen cualquier cosa que no entienda. Tome omeprazol exactamente como se lo indicaron. No tome más ni menos cantidad del medicamento ni lo tome con más frecuencia ni por un tiempo mayor al que indica la receta de su médico o lo que se indica en el paquete.

  • Si toma las tabletas de liberación retardada, tráguelas enteras con un vaso lleno de agua;
  • No las parta ni las mastique; no las aplaste ni mezcle con los alimentos;
  • Trague las cápsulas de liberación retardada enteras;

Si tiene dificultad para tragar las cápsulas de liberación retardada, agregue una cucharada de puré de manzana fría en un recipiente vacío. Abra la cápsula de liberación retardada y vacíe cuidadosamente todos los gránulos del interior de la cápsula en el puré de manzana.

  1. Mezcle los gránulos con el puré de manzana y trague la mezcla inmediatamente con un vaso de agua a temperatura ambiente;
  2. No mastique ni triture los gránulos;
  3. No guarde la mezcla del puré de manzana y los gránulos para usarlo más tarde;

Si toma los gránulos para suspensión oral, deberá mezclarlos con agua antes de usarlos. Si usa el paquete 2. 5 mg, agregue 1 cucharadita (5 mL) de agua en un recipiente. Si usa el paquete de 10 mg, agregue 1 cucharada (15 mL) de agua en un recipiente. Agregue el contenido del paquete de polvo y remueva.

Espere de 2 a 3 minutos para que la mezcla se espese, y vuelva a remover la mezcla. Beba toda la mezcla antes de 30 minutos. Si algo de la mezcla se pega al recipiente, vierta más agua en el recipiente, revuelva y beba toda la mezcla de inmediato.

Los gránulos para suspensión oral pueden administrarse a través de una sonda de alimentación. Si tiene una sonda de alimentación, pregunte a su médico cómo debe tomar el medicamento. Siga las instrucciones atentamente. No tome omeprazol de venta libre para el alivio inmediato de los síntomas de acidez.

Puede tomar de 1 a 4 días en sentir el beneficio total de la medicación. Llame a su médico si sus síntomas empeoran o no mejoran después de 14 días, o si sus síntomas vuelven a aparecer antes de 4 meses después de terminar el tratamiento.

No tome omeprazol de venta libre durante más de 14 días ni se trate con omeprazol con más frecuencia que una vez cada 4 meses sin antes hablar con su médico. Siga tomando omeprazol de venta con receta médica, incluso si se siente bien. No deje de tomar omeprazol de venta con receta médica sin hablar antes con su médico.

¿Qué pasa si tengo dolor de estómago y diarrea?

Infección – Que Debo Tomar Para El Dolor De Estomago Una infección viral puede causar dolor abdominal y diarrea. La diarrea podría producirse por una infección bacteriana o viral del estómago y el intestino, lo que los médicos llaman gastroenteritis. Es posible contraer gastroenteritis bacteriana al comer o beber alimentos o agua contaminados. Los síntomas suelen aparecer dentro de unas pocas horas o días después de consumir los alimentos contaminados.

También se puede contraer gastroenteritis viral, que algunas personas llaman gripe estomacal, de alguien que tiene la infección. Los síntomas normalmente desaparecen sin tratamiento después de unos días en ambos casos.

Para aliviar las molestias puedes probar remedios caseros, como beber muchos líquidos, descansar y tomar medicamentos de venta libre. Las infecciones parasitarias también pueden causar diarrea aguda y dolor abdominal. Este tipo de infección con frecuencia desaparece en unas pocas semanas.

¿Por qué tengo diarrea y dolor de estómago?

Diarrea aguda y persistente – Las causas más comunes de la diarrea aguda y persistente son las infecciones, la diarrea del turista o viajero y los efectos secundarios de las medicinas. Infecciones Los tres tipos de infecciones que causan diarrea son:

  • Infecciones víricas. Muchos virus causan diarrea, incluyendo el norovirus y el rotavirus. La gastroenteritis vírica es una causa común de la diarrea aguda.
  • Infecciones bacterianas. Varios tipos de bacterias pueden entrar al cuerpo a través de agua o alimentos contaminados y causar diarrea. Las bacterias comunes que causan diarrea incluyen Campylobacter , Escherichia coli (E. coli), Salmonella y Shigella.
  • Infecciones parasitarias. Los parásitos pueden entrar al cuerpo a través de los alimentos o el agua e instalarse en el tubo digestivo. Los parásitos que causan diarrea incluyen Criptosporidio , Entamoeba histolytica y Giardia lamblia.

Las infecciones en el tubo digestivo que se propagan a través de los alimentos o bebidas se conocen como intoxicaciones por alimentos. Las infecciones que duran entre 2 y 4 semanas pueden causar diarrea persistente. Diarrea del viajero La causa de la diarrea del viajero es consumir alimentos o agua contaminada por bacterias, virus o parásitos. La diarrea del viajero es por lo general aguda. La diarrea del viajero puede ser un problema para las personas que viajan a países en vías de desarrollo. Efectos secundarios de las medicinas Muchas medicinas pueden causar diarrea; entre ellos se incluyen los antibióticos , los antiácidos que contienen magnesio y los medicamentos que se usan para tratar el cáncer.

You might be interested:  Que Tomar Para Dolor De Garganta Y Oido?

¿Cómo saber si la diarrea es viral o bacteriana?

Diferencia entre la diarrea viral y bacteriana Los virus suelen producir diarrea sin sangre ni mucosidad, y la diarrea acuosa es el síntoma principal de las gastroenteritis virales, cuyo principal causante se trata del norovirus (y en menor medida, por el rotavirus).

¿Qué antibiotico es bueno para la diarrea?

Tratamiento anti infeccioso de la diarrea aguda Gloria Mora de Sánchez (1), Reinaldo Pierre (2), Keila Paz (3), Fabiola Barboza (4), Isabel Campos Cavada (5) (1) Puericultor pediatra, profesora Universidad Experimental Rómulo Gallegos, Miembro titular Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, secretaria de Relaciones Institucionales de la SVPP a nivel central.

Policlínica Maracay. Venezuela (2) Gastroenterólogo Pediatra Clínica Razetti de Barquisimeto. Presidente Sección de Gastroenterología Pediátrica Sociedad Venezolana de Gastroenterología. Venezuela (3) Médico pediatra egresada de la universidad del Zulia, adjunto al servicio de pediatría de policlínica Maracaibo, secretaria de información y difusión de la SVPP jdc.

Venezuela (4) Médico Pediatra egresada de la Universidad del Zulia, Gastroenterólogo pediatra egresada del Hospital Miguel Pérez Carreño, Adjunto del servicio de gastroenterología pediátrica de la Clínica Paraíso. Caracas, Venezuela (5) Pediatra. Maestría en Nutrición.

  • Especialista en Nutrición Clínica;
  • Universidad Simón Bolívar;
  • Profesora del posgrado de Nutrición Clínica Universidad Simón Bolívar;
  • Adjunto de Emergencia Pediátrica Hospital Universitario de Caracas;
  • Caracas, Venezuela RESUMEN La diarrea es una de las principales causas de morbimortalidad a nivel mundial, por lo tanto es prioritario que el médico disponga de los conocimientos necesarios para el diagnóstico y tratamiento adecuado;

La terapéutica inicial siempre debe estar basada en la historia clínica, en el conocimiento de los principales gérmenes causales y en la propia fisiopatología de la enfermedad. En la presente revisión se concluye que, el tratamiento inicial debe ser sintomático dado que los estudios epidemiológicos indican que el mayor número de casos es de origen viral, sin embargo, se debe mantener una evaluación continua del paciente, teniendo presente siempre su edad ya que de ella dependerá la etiología de la enfermedad.

  • En caso de que se sospeche actuación de enterobacterias, parásitos o gérmenes específicos se hacen las sugerencias terapéuticas específicas más efectivas y se indican algunas consideraciones importantes en pacientes inmunocomprometidos;

Palabras clave : Diarrea, tratamiento antiinfeccioso, virus, bacterias, parásitos Anti infectious treatment of acute diarrhea SUMMARY Diarrhea is a major cause of morbidity and mortality worldwide, therefore it is important that the medical staff has the expertise necessary for appropiate diagnosis and therapeutic measuers.

Initial treatment should always be based on clinical history, knowledge of the major causative organisms and the pathophysiology of the disease itself. In this review it is concluded that initial treatment should be symptomatic because epidemiological studies indicate that the greatest number of cases have a viral origin.

However, a continuous evaluation of the patient is necsesary, always considering the patient’s age, because it is important for etiologic diagnosis. Specific therapeutic suggestions are made for the suspicion of enterobacteria, parasites or suspected specific germs.

Some considerations are given for immunocompromised patients. Keywords : Diarrhea, anti-infective therapy, viruses, bacteria, parasites INTRODUCCIÓN La terapia inicial de la diarrea aguda se sustenta en la información obtenida en el interrogatorio y examen físico.

Debemos hacer hincapié en que los virus, unos de los principales agentes causales, producen diarreas acuosas en su mayoría autolimitadas, por lo tanto, se debe iniciar tratamiento sintomático y evaluar continuamente el paciente. En caso de evacuaciones con características que indiquen sospecha de enterobacterias o parásitos se debe iniciar tratamiento específico.

El examen simple de heces sigue siendo el principal apoyo en el momento del diagnóstico inicial que junto con el coprocultivo constituye un importante soporte para determinar el seguimiento Es importante tener presente que “no todas las diarreas son infecciosas, no todas las diarreas infecciosas son bacterianas y no todas las diarreas bacterianas deben tratarse con antibiótico” (1).

Tratamiento antimicrobiano en diarrea bacteriana: Empírico y específico Independientemente del agente etiológico, el cual raras veces se conoce al momento de la consulta, la enfermedad diarreica aguda (EDA) o gastroenteritis suele ser autolimitada en niños inmunocompetentes.

Aun siendo de etiología bacteriana y sin tratamiento antimicrobiano específico suele haber recuperación espontánea luego de algunos días y las complicaciones son infrecuentes. Es por esto que el uso de antimicrobianos de forma rutinaria no se recomienda en casos de EDA (2).

Sólo en ciertas y determinadas circunstancias clínicas podría estar indicado el uso de antibióticos (3). En el cuadro 1 se listan los antimicrobianos más utilizados en la EDA infecciosa (4). El objetivo del tratamiento siempre debe ser en estos casos: a) Lograr la mejoría de los síntomas, b) Prevenir las complicaciones y, c) Conseguir la erradicación del enteropatógeno reduciendo así el riesgo de transmisión a contactos. Para decidir el uso empírico de antibióticos, el médico puede tomar en cuenta ciertos aspectos epidemiológicos, clínicos y paraclínicos que le permitan diferenciar entre una diarrea acuosa no-invasiva, y una enfermedad diarreica invasiva o inflamatoria. Otra decisión importante a tomar a la hora de prescribir antibióticos en enfermedad diarreica aguda es la vía de administración. Se consideran indicaciones de tratamiento antimicrobiano parenteral las siguientes: • Intolerancia a la VO. • Pacientes inmunocomprometidos con clínica de diarrea, fiebre y sospecha de enteroinfección bacteriana. • Compromiso importante del estado general o síntomas/ signos de bacteriemia o sepsis.

Ésta última se caracteriza generalmente por un cuadro agudo febril de diarrea mucosanguinolenta habitualmente acompañada de afectación del estado general del niño. Las causas más comunes de este tipo de gastroenteritis son: Shiguella spp, Campylobacter spp, Salmonella entérica y otros microorganismos (3-5) ( tabla 2 ).

• Neonatos y lactantes menores de tres meses con clínica de diarrea y fiebre. Shiguella spp. El tratamiento empírico por vía oral de primera línea en casos de gastroenteritis por Shiguella (sospechada o demostrada por cultivo) es la azitromicina y en segundo lugar el ácido nalidíxico o una cefalosporina de 3ª generación tipo cefixime.

Sólo cuando se demuestra sensibilidad in vitro a ampicilina, amoxicilina o TMP-SMZ debe indicarse estos antimicrobianos como terapia de primera línea. Las fluoroquinolonas pueden utilizarse en pacientes menores de 17 años sólo cuando no hay otra alternativa.

Si existen indicaciones para tratamiento parenteral, el agente antimicrobiano de primera elección en estos casos es la ceftriaxona o cefotaxima por 5 días (6-7). Campylobacter spp. Se reserva el uso de antibióticos para aquellas formas disenteriformes y aquellos casos en los cuales es necesario reducir el riesgo de transmisión a contactos (pacientes que asisten a guarderías o que permanecen recluidos en instituciones de algún tipo).

  1. La eritromicina y la claritromicina son antibióticos de primera línea en estos casos;
  2. El efecto es óptimo cuando se inicia la terapia en los tres primeros días del comienzo de la enfermedad;
  3. Aunque el tratamiento es capaz de disminuir los síntomas y negativizar los cultivos, no se sabe si logra reducir el riesgo de síndrome de Guillain- Barré post-infeccioso (8);

Salmonella spp. Los antibióticos no deben ser usados de manera rutinaria en gastroenteritis por Salmonella ya que pueden favorecer la aparición de estados de portador asintomático, aumentar los efectos adversos y prolongar la detección de Salmonella en heces.

No parece existir ninguna evidencia de un beneficio clínico del tratamiento con antibióticos de niños sanos con diarrea no severa por Salmonella. La terapia antimicrobiana sólo está indicada en pacientes con riesgo de bacteremia o infección extraintestinal: pacientes con inmunodeficiencia subyacente, asplenia anatómica o funcional, terapia inmunosupresora o esteroidea, enfermedad inflamatoria intestinal y en neonatos o lactantes menores de tres meses.

La ampicilina EV protege mejor contra las recaídas y el estado de portador en comparación con la ampicilina VO, la amoxicilina o el placebo (3). Escherichia coli. Es controversial el uso de antibióticos en gastroenteritis por Escherichia coli enterohemorrágica ya que la mayoría de los estudios han demostrado que el tratamiento no tiene un efecto significativo sobre la evolución del cuadro clínico, la excreción fecal del patógeno o el riesgo de desarrollo del síndrome urémico hemolítico.

En enteroinfecciones por E. coli enterotoxigénica, enteropatógena o enteroinvasiva el TMPSMZ y las cefalosporinas de 3ª generación de administración oral constituyen la primera elección (4). Existe buena experiencia en el tratamiento de gastroenteritis por E.

coli enteroagregante con un antibiótico no absorbible tipo rifaximina (9). Vibrio cholerae. Es significativo el efecto del tratamiento antimicrobiano sobre la evolución clínica y la excreción fecal del patógeno en casos de cólera. El tratamiento de elección es la doxiciclina, siendo la azitromicina, la eritromicina y la ciprofloxacina buenas alternativas como terapias de segunda línea.

También puede utilizarse TMP-SMZ, sobre todo en menores de 8 años (3,10). Tratamiento de otros agentes etiológicos. En casos de diarrea por Clostridium difficile se recomienda como terapia de primera línea metronidazol.

La vancomicina oral es una alternativa para cepas resistentes. La gastroenteritis por Yersinia spp sólo se trata en caso de formas complicadas con bacteremia o manifestaciones extraintestinales. No está indicado de rutina el tratamiento antimicrobiano en casos de gastroenteritis por Vibrio no-colérico spp.

  • , Aeromonas spp;
  • o Plesiomonas shigueloides (3);
  • Terapia en diarreas virales La utilización de antivirales solo está recomendada en aquellas enfermedades diarreicas donde se identifique el agente viral en pacientes con compromiso del sistema inmune;

Los virus más frecuentemente identificados son Citomegalovirus (CVM) (11-14) y en menos comunes el Herpes Virus – 6 (VHS) aislado en pacientes con trasplantes de células madres (16,17). En pacientes inmunocomprometidos con serología negativa para CMV se ha logrado aislar en las biopsias de mucosa del tracto gastrointestinal los típicos cuerpos de inclusión intracelular característicos de esta patología ( Figura 1 ) específicamente en mucosa de colon y de íleon.

Se ha postulado que estos cuerpos de inclusión no siempre se observan debido a la gran destrucción tisular por parte del virus, en estos casos el diagnóstico se realiza por detección del ADN del virus por PCR en el tejido de mucosa colónica o en heces.

La imagen endoscópica es variable, oscila entre lesiones ulcerosas inespecíficas ( Figura 2 ) y mucosa normal (13). En pacientes con trasplante de órganos sólidos (hígado, riñón) se han reportado casos de enfermedad gastrointestinal incluyendo diarrea aguda (14) concluyendo que en ellos se debe realizar el despistaje del virus como rutina y la realización precoz de colonoscopia para diagnóstico y tratamiento de colitis por CMV en los receptores de trasplante, siendo esta patología una de las principales causas de rechazo del órgano (14-16). En pacientes con inmunodeficiencia adquirida con diarrea aguda se ha logrado demostrar en las biopsias de tejido colónico la presencia de CMV y VHS, por lo que se hace énfasis en la realización temprana de colonoscopia para toma de biopsia en pacientes inmunosuprimidos con sintomatología (11).

En el tratamiento de la diarrea por CMV en pacientes inmunosuprimidos se utiliza: • Ganciclovir en dosis inicial de 10 mg/kg/día en dos dosis, seguida de 5 mg/kg/día OD vía endovenosa. • Valganciclovir (15 mg/kg/día, por vía oral).

• Foscarnet, dosis inicial 180 mg/kg/día en tres dosis, seguida de 90 mg/kg/día OD por 3 a 4 semanas. Para los pacientes que tienen colitis por CMV y HIV se recomienda la terapia con ganciclovir por 21 a 42 días, o hasta que los signos y los síntomas hayan desaparecido.

Una vez que el paciente pueda tolerar medicaciones orales, se puede cambia a valganciclovir tabletas. El foscarnet se utiliza como una alternativa, en caso de resistencia al ganciclovir. El valganciclovir oral puede ser utilizado en pacientes con enfermedad leve (18).

Para concluir, cabe destacar que debe descartarse la infección por CMV en los pacientes con clínica de diarrea grave con independencia de su estado inmunológico. A continuación se ilustra una guía para diagnóstico y tratamiento de las diarreas virales agudas en pacientes inmunocomprometidos ( Figura 3 ) Tratamiento antiparasitario a) Protozoos Entamoeba histolytica El espectro clínico de la E. histolytica varía desde el estado de portador asintomático hasta la enfermedad intestinal invasiva o extraintestinal, ambas formas pueden coexistir en una misma persona. La amebiosis intestinal se presenta con cólicos abdominales, diarrea mucosanguinolenta y tenesmo.

  1. La fiebre es infrecuente;
  2. La forma extraintestinal más común es el absceso hepático, aunque se han descrito amebiosis pleuropulmonar, pericarditis amebiana, absceso cerebral y amebiosis cutánea (19-22);
  3. Los agentes de primera línea en el tratamiento de la amebiosis son los nitroimidazoles compuestos: metronidazol, tinidazol, ornidazol y secnidazol, estos fármacos tienen un buen efecto luminal y sistémico;
You might be interested:  Que Es Dolor Agudo?

Existen otros agentes con efecto amebicida que están en desuso, entre los cuales se cuentan la cloroquina fosfato, clorhidrato de emetina y dehidroemetina, furoato de diloxanida, paromomicina y iodoquinol. El tratamiento de la amebiasis con la nitazoxanida ha revelado en los estudios clínicos el éxito en el 69% a 96% de los casos (22).

  • Blastocystis sp Su importancia como causante de enfermedad del tracto gastrointestinal es muy controversial por la comprobación de portadores asintomáticos;
  • Blastocystis hominis está asociado con síntomas de distensión abdominal, flatulencia, diarrea leve a moderada sin leucocitos ni sangre en las heces, dolor abdominal y náuseas;

Se recomienda tratamiento para pacientes con síntomas persistentes, en quienes no se encuentre otro patógeno intestinal y en caso de pacientes inmunocomprometidos (1,19,23,25) La furazolidona podría ser una alternativa en aquellos pacientes inmunocomprometidos que no toleren el metronidazol ni el TMP-SMZ (26).

  1. Giardia lamblia La mayoría de los individuos infectados son asintomáticos;
  2. La enfermedad se caracteriza por un amplio espectro clínico que varía de agudo a síntomas crónicos como diarreas fétidas asociadas con flatulencia, distensión abdominal, anorexia, malabsorción, retraso del crecimiento y mala función cognitiva (1,22);

La nitazoxanida es efectiva en la giardiosis (27), incluso en inmunosuprimidos resistentes al metronidazol y albendazol (28). Cryptosporidium spp La infección con Cryptosporidium spp puede ser asintomática o manifestarse con dolor abdominal, náuseas, distensión abdominal y diarrea.

Aunque la enfermedad es normalmente benigna y autolimitada en personas inmunocompetentes, implica riesgo de conducir a la diarrea crónica con mala absorción y pérdida de peso. Puede ser mortal en personas inmunosuprimidas con HIV/SIDA (22,29,30).

La nitazoxanida por 3 días es una opción de primera línea para el tratamiento de la enfermedad causada por Cryptosporidium parvum en adultos inmunocompetentes y niños (22,29,31). Sin embargo, no es eficaz en niños infectados por VIH. El albendazol y la paromomicina pueden acortar la duración de la diarrea pero no erradicar la infección en pacientes inmunosuprimidos (32,34).

  • Cyclospora cayetanensis Es un protozoo coccidio responsable de producir diarrea acuosa; también ocasiona náuseas, vómitos, anorexia, pérdida de peso, distensión y cólicos abdominales y cansancio crónico;

El tratamiento con TMP/SMZ es eficaz y los pacientes VIH/SIDA llegan a requerir dosis más altas así como terapia de mantenimiento a largo plazo (1,35). b) Helmintos Ascaris lumbricoides La infección por Ascaris lumbricoides se ha asociado a la patología intestinal y en particular a la malnutrición que afecta el crecimiento, la absorción de grasas y vitamina A (36).

La piperazina, praziquantel, pamoato de pirantel, albendazol, mebendazol, levamisol, y otras alternativas como tribendimidina, nitazoxanida han demostrado ser seguros y eficaces contra el A. lumbricoides (36-40).

La ivermectina es una potente droga antinemátode y es extremadamente eficaz contra el A. lumbricoides (36,38,41). Strongyloides stercolaris La principal manifestación es la eosinofilia en sangre periférica. Los síntomas gastrointestinales incluyen dolor abdominal vago, malabsorción, vómitos y diarrea.

La ivermectina es una excelente opción terapéutica con tasas de curación entre 80 a 100% (42). Los pacientes con síndrome de hiperinfección o inmunosuprimidos pueden requerir tratamiento prolongado o repetido.

En caso de recaídas, utilizar los mismos fármacos (1). Trichuris trichiura Los niños con infestaciones masivas pueden presentar síndrome disentérico, acompañado de dolor abdominal, tenesmo y diarrea sanguinolenta con moco (1). Un programa de dosis de 3 días de albendazol es necesario para lograr la eficacia terapéutica aceptable (38,39).

La ivermectina, con pocos efectos secundarios, podría ser utilizado como una herramienta para el tratamiento de la trichuriosis (0,2mg/kg) (43). La ivermectina es un medicamento de amplio espectro antihelmíntico efectivo contra las infecciones por geohelmintos con una eficacia comparable al albendazol.

La combinación de ivermectina y albendazol tiene la ventaja de una mayor eficacia contra la trichuriosis que los fármacos por separado (41). En la table anterior se presenta un resumen con las alternativas terapéuticas para los parásitos descritos ( Tabla 3 ). REFERENCIAS 1- Aurenty L, López M, Ferraro S, Troncone A, Vancampenhoud M. Tratamiento antiinfeccioso de diarreas en pediatría. Arch Ven Puer Ped 2010;73(1):41-45. [ Links ] 2- Gutiérrez Castrellon P, Polanco I, Salazar Lindo E. Manejo de la gastroenteritis aguda en menores de 5 años: un enfoque basado en la evidencia. Guía de práctica clínica Ibero- Latinoamericana.

An Pediatr 2010;72(3):220. e1-e20. [ Links ] 3- Guarino A, Albano F, Ashkenazi S, Gendrel D, Hoekstra JH, Shamir R, et al. European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition/European Society for Paediatric Infectious Diseases Evidence-based Guidelines for the Management of Acute Gastroenteritis in Children in Europe.

JPGN 2008;46:S81-S122. [ Links ] 4- Gonzales C, Bada C, Rojas R, Bernaola G, Chavez C. Guía de Práctica Clínica sobre el Diagnóstico y Tratamiento de la Diarrea Aguda Infecciosa en Pediatría Perú – 2011. Rev Gastroenterol Perú 2011; 31-3:258-277. [ Links ] 5- Giugno S, Oderiz S.

  • Etiología bacteriana de la diarrea aguda en pacientes pediátricos;
  • Acta Bioquim Clin Latinoam 2010;44:63-70;
  • [ Links ] 6- Basualdo W, Arbo A;
  • Randomized comparison of azithromycin versus cefixime for treatment of shiguelosis in childen;

Pediatric Infect Dis J 2003;22:374-77. [ Links ] 7- Miron M, Torem M, Merom R, Colodner R. Azithromycin as an alternative to nalidixic acid in therapy of chilhood shiguelosis. Pediatr Infect Dis J 2004;23:367-68. [ Links ] 8- Ternhag A, Asikainen T, Giesecke J, Ekdahl K.

  • A meta-analysis on the effects of antibiotic treatment on duration of symptoms caused by infection with Campylobacter species;
  • Clin Infect Dis 2007;44:696-700;
  • [ Links ] 9- Infante RM, Ericsson CD, Jiang ZD, Ke S, Steffen R, Riopel L, et al;

Enteroaggregative Escherichia coli diarrhea in travelers: response to rifaximin therapy. Clin Gastroenterol Hepatol 2004;2:135-38. [ Links ] 10- Khan WA, Saha D, Rahman A, Salam MA, Bogaerts J, Bennish ML. Comparison of single. dose azithromycin and 12- dose, 3-day erythromycin for childhood cholera: a randomized, double-blind trial.

  1. Lancet 2002;360(9347):1722-27;
  2. [ Links ] 11- Bhaijee F, Subramony C, Tang S-J, Pepper DJ;
  3. Human Immunodeficiency Virus-Associated Gastrointestinal Disease: Common Endoscopic Biopsy Diagnoses;
  4. Pathology Res Intern 2011, Article ID 247923, 8 pages, 2011;

doi:10. 4061/2011/247923 12- Liu A, Meyer E, Johnston L, Brown J, Gerson LB. Prevalence of graft versus host disease and cytomegalovirus infection in patients post-haematopoietic cell transplantation presenting with gastrointestinal symptoms. Aliment Pharmacol Ther 2013;38: 955–966.

[ Links ] 13- Ramos E. Infección por citomegalovirus como causa de diarrea grave rebelde en un lactante inmunocompetente. An Pediatr 2009;70:582–585. [ Links ] 14- Merrikhi A, Amir-Shahkarami SM, Saneian H.

Cytomegalovirus Colitis in a 10 Year-Old Girl after Kidney Transplantation. Iran J Pediatr 2013;23(2):220-22. [ Links ] 15- Korkmaz M, Kunefeci G, Selcuk H, Unal H, Gur G, Yilmaz U, et al. Role of Early Colonoscopy in CMV Colitis of Transplant Recipients.

  • Transplant Proc 2005;37(7):3059-60;
  • [ Links ] 16- Petrisli E, Chiereghin A, Gabrielli L, Zanfi C, Lauro A, Piccirilli G, et al;
  • Early and late virological monitoring of Cytomegalovirus, Epstein-Barr Virus, and Human Herpes Virus 6 Infections in Small Bowel/Multivisceral;

Transplant Proc 2010;42(1):74-78. [ Links ] 17- Mousset S, Martin H, Berger A, Heß S, Bug G, Kriener S, et al. Human herpesvirus 6 in biopsies from patients with gastrointestinal symptoms after allogeneic stem cell transplantation. Ann Hematol 2012;91:737–42.

  1. [ Links ] 18- Kaplan JE, Benson C, Holmes KK, Brooks JT, Pau A, Masur H; Centers for Disease Control and Prevention (CDC); National Institutes of Health; HIV Medicine Association of the Infectious Diseases Society of America;

Guidelines for prevention and treatment of opportunistic infections in HIVinfected adults and adolescents: recommendations from CDC, the National Institutes of Health, and the HIV Medicine Association of the Infectious Diseases Society of America. MMWR Recomm Rep.

2009;58(RR-4):1-207. 19. Díaz E. Epidemiology and control of intestinal parasites with nitazoxanide in children in Mexico. Am J Trop Med Hyg 2003;68:384-85. [ Links ] 20. Bouree P, Bisaro F. (Parasitic diarrhea).

Presse Med 2007;36:706-16. [ Links ] 21. van Hal SJ, Stark DJ, Fotedar R, Marriott D, Ellis JT, Harkness JL. Amoebiasis: current status in Australia. Med J Aust 2007;186(8):412-16. [ Links ] 22. Escobedo AA, Almirall P, Alfonso M, Cimerman S, Rey S, Terry SL.

Treatment of intestinal protozoan infections in children. Arch Dis Child 2009;94:478–482. [ Links ] 23. Nigro L, Larocca L, Massarelli L, Patamia I, Minniti S, Palermo F, et al. A placebo-controlled treatment trial of Blastocystis hominis infection with metronidazole.

J Travel Med 2003;10(2):128-30. [ Links ] 24. Moghaddam D, Ghadirian E, Azami M. Gastroenteritis. Parasitol Res 2005;96(4):273-75. [ Links ] 25. Stensvold CR, Arendrup MC, Nielsen HV, Bada A, Thorsen S. Symptomatic infection with Blastocystis sp. subtype 8 successfully treated with trimethoprim-sulfamethoxazole.

  • Ann Trop Med Parasitol 2008;102(3):271-74;
  • [ Links ] 26;
  • Stenzel DJ, Boreham PF;
  • Blastocystis hominis revisited;
  • Clin Microbiol Rev 1996;9(4):563-84;
  • [ Links ] 27;
  • Rossignol JF, Lopez-Chegne N, Julcamoro LM, Carrion ME, Bardin MC;

Nitazoxanide for the empiric treatment of pediatric infectious diarrhea. Trans R Soc Trop Med Hyg 2012;106(3):167-73. [ Links ] 28. Abboud P, Lemeé V, Gargala G, Brasseur P, Ballet JJ, Borsa-Lebas F, et al. Successful treatment of metronidazole and albendazole- resistant giardiasis with nitazoxanide in a patient with acquired immunodeficiency syndrome.

Clin Infect Dis 2001;32:1792-94. [ Links ] 29. Rossignol JF. Cryptosporidium and Giardia: treatment options and prospects for new drugs. Exp Parasitol 2010;124(1):45- 53. [ Links ] 30. Speich B, Marti H, Ame SM, Ali SM, Bogoch II, Utzinger J, et al.

Prevalence of intestinal protozoa infection among schoolaged children on Pemba Island, Tanzania, and effect of singledose albendazole, nitazoxanide and albendazole-nitazoxanide. Parasit Vectors 2013;6:3. [ Links ] 31. Anderson VR, Curran MP. Nitazoxanide: a review of its use in the treatment of gastrointestinal infections.

Drugs 2007;67(13):1947-67. [ Links ] 32. Clezy K, Gold J, Blaze J, Jones P. Paromomycin for the treatment of cryptosporidial diarrhoea in AIDS patients. AIDS 1991;5:1146–47. [ Links ] 33. White Jr AC, Chappell CL, Hayat CS, Kimball KT, Flanigan TP, Goodgame RW.

Paromomycin for cryptosporidiosis in AIDS: a prospective, doubleblind trial. J Infect Dis 1994;170:419–424. [ Links ] 34. Farthing MJ. Treatment options for the eradication of intestinal protozoa. Nat Clin Pract Gastroenterol Hepatol 2006;3:436–45. [ Links ] 35.

  • Rodríguez E, Palma V, Urbina H;
  • Protozoarios oportunistas emergentes;
  • Arch Venez Puer Ped 2010; 73 (Supl 2):12-19;
  • [ Links ] 36;
  • Hagel I, Giusti T;
  • Ascaris lumbricoides: An overview of therapeutic targets;

Infectious Disorders Drug Targets. 2010;10(5):349-67. [ Links ] 37. Parashar A, Arya R. Nitazoxanide. Indian Pediatr 2005;42(11):1161-65. [ Links ] 38. van den Enden E. Pharmacotherapy of helminth infection. Expert Opin Pharmacother 2009;10(3):435-51. [ Links ] 39.

Vercruysse J, Behnke JM, Albonico M, Ame SM, Angebault C, Bethony JM, et al. Assessment of the anthelmintic efficacy of albendazole in school children in seven countries where soil-transmitted helminths are endemic.

PLoS Negl Trop Dis. 2011;5(3):e948. [ Links ] 40. Lubis IN, Pasaribu S, Lubis CP. Current status of the efficacy and effectiveness of albendazole and mebendazole for the treatment of Ascaris lumbricoides in North-Western Indonesia. Asian Pac J Trop Med 2012;5(8):605-609.

  • [ Links ] 41;
  • Moncayo AL, Vaca M, Amorim L, Rodriguez A, Erazo S, Oviedo G, et al;
  • Impact of long-term treatment with ivermectin on the prevalence and intensity of soil-transmitted helminth infections;

PLoS Negl Trop Dis 2008;2(9):e293. [ Links ] 42. Rondón L, Narvaez R, Artis MT, Carrizo J. Nemátodos. Arch Venez Puer Ped 2010;73(Supl 2):36-48. [ Links ] 43. Wen LY, Yan XL, Sun FH, Fang YY, Yang MJ, Lou LJ. A randomized, double-blind, multicenter clinical trial on the efficacy of ivermectin against intestinal nematode infections in China.

  1. Acta Trop 2008; 106(3): 190-94;
  2. [ Links ] 44;
  3. Cedillo-Rivera R, Chávez B, González-Robles A, Tapia A, Yépez-Mulia L;
  4. In vitro effect of nitazoxanide against Entamoeba histolytica, Giardia intestinalis and Trichomonas vaginalis trophozoites;

J Eukaryot Microbiol 2002; 49(3): 201-208. [ Links ] 45. Adagu IS, Nolder D, Warhurst DC, Rossignol JF. In vitro activity of nitazoxanide and related compounds against isolates of Giardia intestinalis, Entamoeba histolytica and Trichomonas vaginalis.

J Antimicrob Chemother 2002; 49(1): 103-11. [ Links ] 46. Bernal-Redondo R, Martínez-Méndez LG, Mendoza-Chavez A, Velasco-Perales D, Chavez-Munguia B. Evaluation of the in vitro effect of albendazole, metronidazole and nitazoxanide on viability and structure of Giardia lamblia cysts.

J Submicrosc Cytol Pathol 2004; 36(3-4): 241-45. [ Links ].