Qué Enfermedades Causan Dolor En Los Huesos?

Qué Enfermedades Causan Dolor En Los Huesos
Es una dolencia u otra molestia en uno o más huesos. El dolor óseo es menos común que el dolor articular y el dolor muscular. La fuente de un dolor óseo puede ser clara, como por ejemplo a raíz de una fractura después de un accidente. Otras causas, como el cáncer que se disemina ( hace metástasis ) al hueso pueden ser menos obvias. El dolor óseo puede ocurrir con lesiones o afecciones tales como:

  • Cáncer en los huesos (malignidad primaria)
  • Cáncer que se ha diseminado a los huesos (malignidad metastásica)
  • Interrupción del suministro sanguíneo (como en la anemia drepanocítica )
  • Hueso infectado ( osteomielitis )
  • Infección
  • Lesión (traumatismo)
  • Leucemia
  • Pérdida de mineralización ( osteoporosis )
  • Sobrecarga
  • Fractura infantil (tipo de fractura por tensión que ocurre en niños que están aprendiendo a caminar)

Acuda al médico si tiene dolor óseo y no sabe por qué está ocurriendo. Tome en serio cualquier dolor o sensibilidad en los huesos. Consulte con su proveedor de atención médica si tiene algún dolor inexplicable en los huesos. Su proveedor de atención médica le hará preguntas acerca de su historia clínica y llevará a cabo un examen físico. Las preguntas que le puede hacer incluyen:

  • ¿Dónde se localiza el dolor?
  • ¿Cuánto tiempo lleva sintiendo el dolor y cuándo comenzó?
  • ¿Está empeorando el dolor?
  • ¿Tiene algún otro síntoma?

Le pueden practicar los siguientes exámenes:

  • Exámenes de sangre (tales como CSC , fórmula leucocitaria )
  • Radiografía del hueso , incluso una gammagrafía ósea
  • Tomografía computarizada o resonancia magnética
  • Estudios de los niveles hormonales
  • Estudios de la función de la hipófisis y de las glándulas suprarrenales
  • Estudios de orina

Según la causa del dolor, su proveedor de atención médica puede prescribir:

  • Antibióticos
  • Antiinflamatorios
  • Hormonas
  • Laxantes (si se presenta estreñimiento durante el reposo prolongado en cama)
  • Analgésicos

Si el dolor está relacionado con el adelgazamiento de los huesos, se puede necesitar tratamiento para la osteoporosis. Dolores en los huesos; Dolor – óseo Jones RL. Malignant tumors of bone, sarcomas, and other soft tissue neoplasms. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 192. Kim C, Kaar SG. Commonly encountered fractures in sports medicine.

In: Miller MD, Thompson SR. eds. DeLee and Drez’s Orthopaedic Sports Medicine. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 10. Weber TJ. Osteoporosis. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 26th ed.

Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 230. Whyte MP. Osteonecrosis, osteosclerosis/hyperostosis, and other disorders of bone. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 234. Versión en inglés revisada por: Linda J.

  • Vorvick, MD, Clinical Associate Professor, Department of Family Medicine, UW Medicine, School of Medicine, University of Washington, Seattle, WA;
  • Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A;

Editorial team. Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc..

¿Por qué me duelen los huesos de todo el cuerpo?

Los traumatismos son la causa más frecuente de dolor. El dolor óseo es habitualmente profundo, penetrante o sordo. Por lo general, es el resultado de un traumatismo. Otras causas menos frecuentes son la infección ósea ( osteomielitis.

¿Qué causa el dolor de huesos y articulaciones?

¿Qué causa dolor articular cuando tiene cáncer? – Cuando tiene cáncer, su dolor articular puede estar causado por diferentes partes del cáncer o por el tratamiento del cáncer. Cáncer. Ciertos tipos de cáncer tienen más probabilidades de provocar dolor articular.

  • El cáncer que se produce cerca o en una articulación, como el cáncer de huesos y el cáncer que se extiende al hueso, puede causar dolor articular;
  • El cáncer de pulmón, el cáncer de mama, el cáncer de próstata y el mieloma múltiple son más propensos a afectar y extenderse al hueso;

La leucemia, también puede hacer que las células cancerosas se agrupen en las articulaciones. Tratamientos contra el cáncer. Algunos tratamientos contra el cáncer pueden causar dolor en las articulaciones. A menudo, el dolor desaparece después del tratamiento. Los tratamientos contra el cáncer que pueden causar dolor articular incluyen:

  • Algunos tipos de quimioterapia , como la bleomicina (disponible como medicamento genérico), la cladribina (disponible como medicamento genérico), la L-asparaginasa (Elspar), el paclitaxel (Taxol) y otras quimioterapias que contienen taxanos.
  • Inhibidores de la aromatasa (AI), como anastrozol (Arimidex), exemestano (Aromasin) y letrozol (Femara), que son medicamentos utilizados para tratar ciertos tipos de cáncer de mama. Alrededor de la mitad de las personas que toman AI desarrollan dolor y rigidez articular.
  • Otros tratamientos hormonales, incluidos fulvestrant (Faslodex), raloxifeno (Evista), tamoxifeno (Soltamox) y toremifeno (Fareston).
  • Algunas terapias dirigidas , como la T-DM1 o ado-trastuzumab emtansina (Kadcyla) y el olaparib (Lynparza).
  • Algunas inmunoterapias , como los inhibidores del antígeno-4 asociado al linfocito T citotóxico (CTLA-4) e inhibidores de la molécula de muerte programada 1 (PD-1)/del ligando de muerte programada 1 (PD-L1).
  • Medicamentos esteroides.

Otros medicamentos. Otros medicamentos que pueden administrarse durante el tratamiento del cáncer también pueden provocar dolor articular:

  • Medicamentos denominados factores de crecimiento de glóbulos blancos que ayudan a prevenir las infecciones durante el cáncer. Estos medicamentos incluyen filgrastima (Granix, Neupogen, Zarxio), pegfilgrastim (Fulphila, Neulasta) y sargramostima (Leukine).
  • Biofosfonatos, que se utilizan para tratar la pérdida ósea. Estos incluyen alendronato (Binosto, Fosamax), el ibandronato (Boniva), el pamidronato (Aredia), el risedronato (Actonel) y el ácido zoledrónico (Zometa).
  • Ciertos analgésicos.

Otros factores. Las personas con cáncer también pueden tener dolor articular por otra afección médica que puede no estar relacionada con el cáncer en sí. Algunas afecciones que pueden causar dolor articular incluyen artritis reumatoide, artrosis, fibromialgia, lupus, gota, bursitis y tendinitis.

¿Cómo saber si es dolor muscular o de huesos?

Puede ser difícil diferenciar entre dolor óseo y muscular, porque afectan partes similares del cuerpo. El dolor también puede ser similar en intensidad. Sin embargo, en general, el dolor óseo se siente más agudo, más profundo y más debilitante que el dolor muscular.

  1. El dolor óseo también puede durar más que el dolor muscular y requerir una mayor atención médica;
  2. En contraste, el dolor muscular se siente más “generalizado”, y su ubicación exacta es difícil de identificar;

Las personas deben visitar a un especialista si el dolor es insoportable, o si dura más de 48 horas. Los médicos que se especializan en el sistema musculoesquelético se llaman ortopedistas o cirujanos ortopédicos. Sigue leyendo para obtener más información sobre las diversas causas del dolor óseo y muscular.

¿Cómo comienza el cáncer en los huesos?

Dolor – El signo más común de cáncer de hueso es dolor en el hueso afectado. Al principio, el dolor no es constante. Puede llegar a ser peor por la noche o cuando se usa el hueso (por ejemplo, dolor en la pierna al caminar). A medida que crece el cáncer, el dolor será constante, y puede empeorar con la actividad.

You might be interested:  Cual Es La Innovación Mas Reciente Para Eliminar El Dolor?

¿Cuáles son los síntomas de cáncer de huesos?

¿Qué hacer cuando te duelen los huesos?

¿Cómo saber si tengo lupus o artritis?

Síntomas – Los síntomas más comunes del lupus son cansancio extremo, erupción malar, inflamación de las articulaciones y fiebre sin causa aparente. Cansancio Entre el 50 y el 90 % de las personas que padecen lupus identifican el cansancio como uno de los síntomas principales.

Aparentemente, son muchos los factores que provocan el cansancio intenso asociado al lupus, entre ellos, la evolución de la enfermedad, los trastornos de ansiedad o del sueño, la carencia de vitamina D y la falta de actividad física.

Los científicos difieren respecto de si existe, además, una relación entre el cansancio y la enfermedad en sí misma o los tratamientos utilizados para tratarla. Independientemente de la causa, es evidente que el cansancio puede afectar de manera considerable la calidad de vida del paciente, lo que incluye una disminución de la capacidad de funcionamiento en el hogar y el trabajo.

Dos estudios realizados mediante una red de ensayos clínicos establecida por la Alianza para la Investigación del Lupus (Lupus Research Alliance) buscan identificar mejores métodos para medir el cansancio de forma objetiva.

Erupción malar Alrededor de la mitad de las personas con lupus experimenta una erupción “malar” roja característica o un cambio en la coloración con forma de mariposa que puede producirse en las mejillas y el puente nasal. La erupción puede permanecer durante días o semanas y suele ser dolorosa o pruriginosa.

  • Las erupciones también pueden aparecer en el rostro y las orejas, la parte superior de los brazos, los hombros, el pecho y las manos, así como en otras áreas cuando se exponen a la luz solar;
  • Dado que muchas personas con lupus presentan sensibilidad a la luz solar (denominada fotosensibilidad), las erupciones de la piel suelen desarrollarse o empeorarse al exponerse a ella;

Algunas personas señalan que la aparición de una erupción en forma de mariposa es una señal de que sufrirán un brote de la enfermedad. Dolor e inflamación de articulaciones Hasta el 90 % de las personas que padecen lupus desarrollarán artritis, que se define como la inflamación o hinchazón del revestimiento de las articulaciones.

Los síntomas más comunes de la artritis son la rigidez y el dolor articular, generalmente en las manos y las muñecas. Los síntomas de la artritis pueden aparecer y desaparecer, así como pasar de una articulación a otra.

El dolor y la rigidez suelen ser peores por la mañana y mejorar progresivamente durante el día. Los enfermos de lupus también pueden sufrir dolor en las articulaciones sin presentar inflamación ni sensibilidad, lo que se conoce como artralgia. Fiebre La mayoría de las personas con lupus eritematoso sistémico (LES) tiene fiebre sin causa aparente (temperatura de más de 37,8 °C [100 °F]).

¿Qué hacer en caso de dolor de huesos?

¿Cómo se llama la enfermedad que afecta a los huesos?

Introducción – Los huesos lo ayudan a moverse, le dan forma y apoyan a su cuerpo. Son tejidos vivos que se regeneran constantemente durante su vida. Durante la infancia y la adolescencia, el cuerpo agrega huesos nuevos más rápido de lo que elimina los antiguos.

  • Después de los 20 años de edad, puede perder huesos más rápido de los que produce;
  • Para tener huesos fuertes cuando se es joven, y prevenir la pérdida ósea en edades avanzadas, debe consumir suficiente calcio y vitamina D , así como ejercitarse;

Además debe evitar fumar y tomar mucho alcohol. Las enfermedades de los huesos pueden facilitar las fracturas. Estas enfermedades incluyen:

  • Baja densidad ósea y osteoporosis : Debilita los huesos y aumenta las probabilidades de fracturas
  • Osteogénesis imperfecta : Hace que sus huesos sean frágiles y quebradizos
  • Enfermedad de Paget en el hueso : Debilita los huesos
  • Los huesos también pueden desarrollar cáncer e infecciones
  • Otras enfermedades de los huesos: Producidas por una mala nutrición, factores genéticos o problemas con la velocidad de crecimiento o regeneración ósea

NIH: Instituto Nacional del Cáncer.

¿Qué te duele cuando tienes cáncer?

Dolor causado por el cáncer en sí – La presión que un tumor ejerce sobre los nervios, huesos u órganos puede causar el dolor del cáncer. Compresión de la médula espinal:  cuando un tumor se propaga a la columna vertebral, puede ejercer presión en la médula espinal.

A esto se le llama compresión de la médula espinal. El primer síntoma de la compresión de la médula espinal es generalmente dolor de espalda y/o cuello, y a veces es intenso. También puede sentir dolor, entumecimiento o debilidad en un brazo o una pierna.

A menudo, el dolor se intensifica al toser, estornudar o al hacer otros movimientos. Si usted tiene este tipo de dolor, se considera una emergencia y debe buscar ayuda de inmediato. La compresión de la médula espinal tiene que ser tratada inmediatamente para evitar la pérdida del control de la vejiga o el intestino, o que ocurra una parálisis.

Si usted recibe tratamiento contra la compresión tan pronto comienza el dolor, generalmente podrán prevenirse complicaciones graves. El tratamiento para la compresión de la médula espinal suele implicar  radioterapia  a la zona donde el tumor está presionando en la columna vertebral y esteroides para encoger el tumor.

O puede que se pueda someter a cirugía para extirpar un tumor que está ejerciendo presión en la columna vertebral, seguido entonces por radiación. Dolor en los huesos:  este tipo de dolor puede ocurrir cuando el cáncer se origina en los huesos o se propaga a estos.

El objetivo del tratamiento puede ser controlar el cáncer, o se puede enfocar a la protección de los huesos afectados. Puede que la radiación externa se use para tratar el debilitamiento de los huesos. Algunas veces se administra una medicina radiactiva que se asienta en las áreas afectadas del hueso para ayudar a fortalecerlas.

Los bifosfonatos son medicamentos que pueden ayudar a fortalecer los huesos debilitados y a prevenir las fracturas. Estos son ejemplos de tratamientos que son dirigidos a detener la causa del dolor en los huesos. Puede que usted aún necesite medicamentos contra el dolor, pero algunas veces estos tratamientos por sí solos pueden reducir significativamente su dolor.

El dolor en los huesos también puede suceder como un efecto secundario de los medicamentos conocidos como medicamentos de factores de crecimiento o factores estimulantes de colonias (CSF). Estos medicamentos se pueden administrar para ayudar a evitar que los recuentos de glóbulos blancos disminuyan después del tratamiento.

Los medicamentos CSF ayudan al cuerpo a producir más glóbulos blancos, los cuales se forman en la médula ósea. Debido a que la actividad de la médula ósea es más alta con estos medicamentos, puede producirse dolor en los huesos.

¿Por qué te da cáncer en los huesos?

Se desconoce la causa exacta de la mayoría de los tipos de cáncer de hueso. No obstante, los científicos han descubierto que el cáncer de hueso está relacionado con varias afecciones, que se describen en la sección sobre los factores de riesgo. De todas formas, la mayoría de las personas con cáncer de hueso no tiene ningún factor de riesgo conocido.

Se están llevando a cabo investigaciones para obtener más información acerca de las causas de estos tipos de cáncer. Los científicos han avanzado mucho en el conocimiento de cómo ciertos cambios en el ADN de una persona pueden hacer que las células normales se tornen cancerosas.

You might be interested:  Qué Puede Tomar Un Diabético Para El Dolor De Estómago?

El ADN transporta las instrucciones para casi todo lo que hacen las células. Por lo general, nos parecemos a nuestros padres porque de ellos provino nuestro ADN. Sin embargo, el ADN no sólo afecta nuestra apariencia externa. Puede tener influencia en nuestros riesgos de padecer determinadas enfermedades, incluidos algunos tipos de cáncer.

  • Los genes que promueven la división celular son llamados oncogenes
  • Los genes que desaceleran la división celular o que causan que las células mueran en el momento oportuno se llaman genes supresores de tumores

El cáncer puede ser causado por mutaciones (defectos) en el ADN que activan los oncogenes o desactivan los genes supresores de tumores. Algunas personas con cáncer tienen mutaciones en el ADN que heredaron de uno de sus padres. Estas mutaciones aumentan su riesgo de padecer la enfermedad. Se conocen las mutaciones de ADN que causan algunas de las formas de cánceres heredados de los huesos.

El ADN se divide en unidades denominadas genes. Los genes llevan las recetas para producir las proteínas, que son las moléculas que determinan todas las funciones celulares. Algunos genes contienen instrucciones para controlar el momento en el que nuestras células crecen y se dividen.

(Consulte Factores de riesgo para el cáncer de hueso ). En muchos casos, pueden usarse pruebas genéticas para saber si una persona presenta una de estas mutaciones. La mayoría de los tipos de cáncer de hueso no es causada por mutaciones hereditarias del ADN.

  1. Son el resultado de mutaciones ocurridas durante la vida de la persona;
  2. Estas mutaciones pueden deberse a la exposición a radiación o a sustancias químicas que causan cáncer, pero la mayoría de las veces se producen sin un motivo aparente;

Estas mutaciones se presentan únicamente en las células cancerosas. Por lo tanto, no pueden transmitirse a los hijos. Los científicos están logrando avances en la comprensión de este proceso, pero algunos aspectos aún no se comprenden por completo. A medida que aprenden más al respecto, los científicos esperan descubrir formas de prevenir y tratar mejor los distintos tipos de cáncer de hueso..

¿Qué se siente cuando se tiene cáncer?

¿Cuáles son algunos signos y síntomas generales del cáncer? – La mayoría de los signos y síntomas no son a causa de cáncer, sino podría que se deben a otras razones. Si usted presenta cualquiera de estos signos y señales tras algún tiempo persisten o empeoran, deberá acudir al médico para determinar la causa.

  • Si el cáncer no es la causa, un médico puede ayudar a determinar cuál es la causa y tratarla de ser necesario;
  • Por ejemplo, los ganglios linfáticos son parte del sistema inmunológico del cuerpo, los cuales ayudan a atrapar la sustancias nocivas que podrían presentarse;

Los ganglios linfáticos son diminutos y difíciles de ubicar, pero cuando hay infección, inflamación o cáncer podrían lucir de mayor tamaño. Aquellos que se encuentran cercanos a la superficie del cuerpo podrían haberse los suficientemente desarrollado para poder ser palpados con los dedos, e incluso habrá quien manifieste alguna protuberancia por debajo de la piel y encima del tumor.

  1. Una razón por la que podrían haberse inflamado los ganglios se debe a que puede que el cáncer se haya quedao atrapado dentro de dicha región;
  2. Por lo que si usted llegara a tener cualquier inflamación o protuberancia en la piel, deberá acudir al médico para determinar cuál podría ser la causa;

A continuación se mencionan algunos de los signos y síntomas más comunes que podrían ser debido al cáncer. Sin embargo, cualquiera podría ser a causa de otros problemas de salud también.

  • Cansancio o un agotamiento extremo que no mejora con el descanso.
  • Pérdida o subida en el peso que consista de 10 o más libras y que no sea por alguna razón aparente.
  • Problemas de la alimentación tal como el no tener hambre, problemas de deglución o para tragar alimento, dolor abdominal, náuseas y vómitos.
  • Inflamación o protuberancias en cualquier parte del cuerpo.
  • Endurecimiento o una masa en el seno o en cualquier parte del cuerpo
  • Dolor, especialmente el que surge de forma nueva y sin razón aparente, y que no desaparece, sino que incluso podría empeorar.
  • Cambios de la piel tal como alguna protuberancia que presente algún sangrado o cuya piel se vuelva de textura escamosa; algún lunar nuevo o un cambio en alguno de los lunares, ulceración que no se cura con facilidad, o una coloración amarillenta en la superficie de los ojos ( ictericia ).
  • Tos o irritación de la garganta que no desaparece.
  • Sangrado inusual o amoratamiento sin razón aparente.
  • Cambios en los hábitos intestinales, tal como estreñimiento o diarrea que no desaparece, o algún cambio en el aspecto de las heces.
  • Cambios en las hábitos vesicales, tal como sangre al orinar, o la necesidad de orinar de manera más frecuente o con menor frecuencia.
  • Fiebre o noches con sudoraciones.
  • Dolores de cabeza.
  • Visón o problemas de audición.
  • Cambios en la boca, como úlceras o llagas, sangrado, dolor y entumecimiento.

Los síntomas y los signos antes mencionados son los más comunes que se manifiestan con el cáncer, pero hay muchos otros que no se mencionan aquí. Si nota cualquier cambio importante en la forma en como su cuerpo responde o se siente, especialmente si perdura por mucho tiempo o empeora, debe informarlo a su médico. Si no tiene nada que ver con el cáncer, su médico puede averiguar más sobre lo que está pasando y tratar este síntoma de ser necesario.

Si se trata de cáncer, estará dándose la oportunidad de tratarlo de forma temprana, cuando el tratamiento resulta más eficaz. Algunas veces, resulta posible encontrar el cáncer antes de que usted presente síntomas.

La Sociedad Americana Contra El Cáncer y otras organizaciones de la salud recomiendan revisiones médicas para detectar cáncer y ciertas pruebas para las personas aun cuando no presenten síntomas. Esto es útil para la detección de ciertos tipos de cáncer.

Usted puede encontrar más información sobre la detección temprana en la sección de Recomendaciones para la detección temprana del cáncer de la Sociedad Americana Contra El Cáncer. Y recuerde que aun cuando usted se haga las pruebas recomendadas para la detección del cáncer, sigue siendo importante consultar con un médico si presenta cualquier síntoma o señal asociado con el cáncer.

Estos signos y síntomas podrían indicar ya sea cáncer u otra enfermedad que exija que sea sometido a tratamiento..

¿Cuál es la enfermedad que te duele todo el cuerpo?

¿Qué es la fibromialgia? – La fibromialgia es una afección crónica que causa dolor en todo el cuerpo, fatiga y otros síntomas. Las personas con fibromialgia pueden ser más sensibles al dolor que aquellas que no la tienen. Esto se conoce como percepción anormal del dolor.

¿Qué hacer cuando te duelen los huesos?

¿Qué hay que hacer cuando te duele todo el cuerpo?

Los dolores musculares son comunes y pueden comprometer más de un músculo. El dolor muscular también puede involucrar ligamentos, tendones y fascia. Las fascias son los tejidos blandos que conectan los músculos, huesos y órganos. El dolor muscular a menudo está muy relacionado con tensión, sobrecarga o lesión muscular por el ejercicio o el esfuerzo físico.

  • El dolor muscular tiende a comprometer a músculos específicos, comienza durante o justo después de la actividad;
  • A menudo la actividad que causa el dolor es bastante obvia;
  • El dolor muscular también puede ser un signo de enfermedades que afectan todo el cuerpo;

Por ejemplo, algunas infecciones (incluso la gripe ) y trastornos que afectan los tejidos conectivos en todo el cuerpo (como el lupus ) pueden causar dolor. Una causa común de dolores y molestias musculares es la fibromialgia , una afección que causa sensibilidad en los músculos y tejido blando circundante, dificultades para dormir, fatiga y dolores de cabeza. Las causas más comunes de malestares y dolores musculares son:

  • Lesión o trauma, incluso esguinces y distensión muscular
  • Sobrecarga: usar demasiado el músculo, muy rápido sin calentamiento o con excesiva frecuencia
  • Tensión o estrés
You might be interested:  Como Calmar El Dolor Muscular Por Ejercicio?

El dolor muscular también puede deberse a:

  • Algunos medicamentos, como los IECA para bajar la presión arterial, cocaína y estatinas para disminuir el colesterol
  • Dermatomiositis
  • Desequilibrios electrolíticos como en el caso de muy poco potasio o calcio
  • Fibromialgia
  • Infecciones como influenza (la gripe), enfermedad de Lyme , malaria , absceso en el músculo, polio , fiebre maculosa de las Montañas Rocosas, triquinosis (áscaris)
  • Lupus
  • Polimialgia reumática
  • Polimiositis
  • Rabdomiólisis

Cuando se presenta dolor muscular por sobrecarga o lesión, descanse la parte afectada del cuerpo y tome paracetamol o ibuprofeno. Aplique hielo dentro de las primeras 24 a 72 horas posteriores a la lesión para reducir la inflamación y el dolor. Después de esto, la aplicación de calor a menudo se siente que ofrece más alivio. Los dolores musculares producto de sobrecarga y fibromialgia suelen responder bien a los masajes.

  1. Los ejercicios de estiramiento suaves después de un período de descanso largo también son útiles;
  2. El ejercicio regular puede ayudar a restaurar el tono muscular apropiado;
  3. Caminar, montar en bicicleta y nadar son buenas actividades aeróbicas que se pueden intentar;

Un fisioterapeuta puede enseñarle ejercicios de estiramiento, tonificación y aeróbicos para ayudar a que se sienta mejor y no tenga dolor. Empiece lentamente e incremente las sesiones de ejercicios de manera gradual. Evite las actividades aeróbicas de alto impacto y el levantamiento de pesos cuando esté lesionado o mientras tenga dolor.

Asegúrese de dormir bien y trate de reducir el estrés. El yoga y la meditación son excelentes formas para ayudarlo a dormir y relajarse. Si las medidas caseras no están funcionando, el proveedor de atención médica le puede recetar medicamento o fisioterapia.

Usted puede necesitar acudir a una clínica especializada en dolor. Si los dolores musculares se deben a una enfermedad específica, haga lo que le indicó su proveedor para tratar la afección subyacente. Estos pasos pueden ayudar a disminuir el riesgo de tener dolores musculares:

  • Estírese antes y después de hacer ejercicio.
  • Caliente antes del ejercicio y permita que los músculos se enfríen después de la actividad física.
  • Beba muchos líquidos antes, durante y después del ejercicio.
  • Si trabaja en la misma posición, la mayor parte del día (como estar sentado frente a una computadora), estírese al menos cada hora.

Comuníquese con su proveedor si:

  • El dolor muscular persiste por más de tres días.
  • Hay un dolor muscular intenso e inexplicable.
  • Se presenta cualquier signo de infección, como hinchazón o enrojecimiento, alrededor del músculo sensible.
  • Se presenta circulación deficiente en la zona donde están los dolores musculares (por ejemplo, en las piernas).
  • Tiene una picadura de garrapata o una erupción.
  • El dolor muscular ha estado asociado con el comienzo o el cambio de dosis de un medicamento, como una estatina.

Llame al número local de emergencias o 911 en los Estados Unidos si:

  • Presenta aumento repentino de peso, retención de agua o está orinando menos de lo usual.
  • Presenta dificultad para respirar o para deglutir.
  • Presenta debilidad muscular o no puede mover alguna parte del cuerpo.
  • Tiene vómitos, cuello muy rígido o fiebre alta.

Su proveedor llevará a cabo un examen físico y hará preguntas acerca del dolor muscular como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzó? ¿Cuánto duró?
  • ¿En dónde se ubica exactamente? ¿Está en todas partes o solo en una zona específica?
  • ¿Es siempre en el mismo sitio?
  • ¿Qué hace que empeore o mejore?
  • ¿Se presentan al mismo tiempo otros síntomas, como dolor articular, fiebre , vómitos, debilidad , malestar (una sensación general de molestia o debilidad) o dificultar al usar el músculo afectado?
  • ¿Existe un patrón para los dolores?
  • ¿Ha tomado algún medicamento nuevo últimamente?

Los exámenes que pueden realizarse incluyen:

  • Conteo sanguíneo completo (CSC)
  • Otros exámenes de sangre para mirar las enzimas del músculo (creatincinasa) y posiblemente un examen para detectar la enfermedad de Lyme o un trastorno del tejido conectivo

Dolor muscular; Mialgia; Dolor – muscular Best TM, Asplund CA. Exercise physiology. In: Miller MD, Thompson SR. eds. DeLee, Drez, and Miller’s Orthopaedic Sports Medicine. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 6. Clauw DJ. Fibromyalgia, chronic fatigue syndrome, and myofascial pain. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine.

26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 258. Parekh R. Rhabdomyolysis. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 119.

Versión en inglés revisada por: Linda J. Vorvick, MD, Clinical Associate Professor, Department of Family Medicine, UW Medicine, School of Medicine, University of Washington, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.

¿Qué puedo hacer para que no me duelan los huesos?

Llegó el otoño y con los cambios de temperatura suelen aparecer molestias en huesos y articulaciones. Estos dolores pueden provocarnos sensaciones incómodas, llegando incluso a afectar nuestra calidad de vida. Desde nuestra clínica situada en Alicante siempre recomendamos hablar con nuestros especialistas médicos y fisioterapeutas.

  • Ellos podrán guiarte para tratar adecuadamente el dolor de huesos y articulaciones y al mismo tiempo, prevenirlos;
  • Desde Traumadepor, la clínica de fisioterapia líder en Playa San Juan (Alicante), os lanzamos 7 consejos muy prácticos que te ayudarán a prevenir el dolor de huesos y articulaciones;

Duerme. El cuerpo humano debe descansar. Es recomendable dormir un mínimo de 8 horas de sueño pleno sin interrupciones. Esto no solo mejorará tu estado de ánimo, sino que también te ayudará a disminuir el estrés, así como prevenir enfermedades. Come sano.

  • Seguir una dieta sana y variada , que nos proporcione las vitaminas que necesitamos, es el mejor aliado para prevenir cualquier contratiempo;
  • En Traumadepor contamos con el s ervicio de nutrición y dietética por si necesitas la opinión de un experto;

Realiza actividades relajantes. El yoga es una de las principales técnicas de relajación que aumenta la flexibilidad tanto de los músculos como de las articulaciones y te ayudará a descansar mejor y a reducir el estrés. Practica deporte. Llevar una vida sedentaria produce un aumento de los dolores, por eso practicar ejercicio sin riesgos , de forma suave y sosegada, te ayudará a mantener tu cuerpo activo.

Además, si lo que prefieres es practicar deporte de forma guiada, en nuestra clínica de Alicante contamos con profesionales del deporte que podrán ayudarte con un entrenamiento personal y personalizado.

Toma infusiones. El jengibre , la manzanilla y la cúrcuma, entre otros, son antiinflamatorios naturales que alivian los dolores de forma efectiva y eficaz. Sal a pasear. El sol proporciona vitamina D y, además de proporcionarle a tus huesos el calcio que necesitan para mantenerlos sanos, aumenta la fuerza muscular.

Es recomendable que durante media hora al día salgas y disfrutes del aire puro, mejorará tu calidad de vida e incrementa la capacidad de aguantar el esfuerzo físico. Acude a tu clínica de Fisioterapia.

Un buen masaje de vez en cuando no está de más. Éste reducirá los dolores, mejorará tu circulación sanguínea y ayudará a tu cuerpo y mente a sentirse relajado. En nuestra clínica contamos con los mejores fisioterapeutas de Alicante. No dudes en llamarnos si necesitas un tratamiento para reducir el dolor de huesos y articulaciones..