Dolor De Estomago Diarrea Y Vomito Que Tomar?

Dolor De Estomago Diarrea Y Vomito Que Tomar
En algunos casos, los adultos pueden tomar medicamentos de venta libre como la loperamida link (Imodium) y el subsalicilato de bismuto link (Pepto-Bismol, Kaopectate) para tratar la diarrea causada por una gastroenteritis viral.

¿Qué medicamento es bueno para el dolor de estómago y vómito?

Subsalicilato de bismuto (2 nombres de marca: Kaopectate, Pepto-Bismol). Este medicamento puede ayudar a tratar algunos tipos de náuseas y vómitos, como la gastroenteritis (gripe estomacal ). También se usan para el malestar estomacal y como antidiarreico ( medicamento para tratar la diarrea).

¿Qué hacer cuando una persona tiene diarrea y vómito?

¿Qué remedio casero es bueno para el vómito y la diarrea?

¿Qué hacer en caso de diarrea y dolor abdominal?

La diarrea es el paso de heces sueltas o acuosas. Para algunos, la diarrea es leve y desaparecerá al cabo de unos días. Para otros, puede durar por mucho más tiempo. Puede hacer que uno se sienta débil y que pierda demasiado líquido (deshidratado). También puede llevar a la pérdida malsana de peso. Estas medidas pueden ayudar a que usted se sienta mejor si tiene diarrea:

  • Tome de 8 a 10 vasos de líquidos claros por día. El agua es lo mejor.
  • Tome al menos 1 taza (240 mililitros) de líquido cada vez que tenga una deposición suelta.
  • Consuma comidas pequeñas a lo largo del día, en lugar de 3 comidas grandes.
  • Coma algunos alimentos salados, tales como galletas saladas, sopa y bebidas rehidratantes.
  • Coma algunos alimentos ricos en potasio, como plátanos (bananos), patatas (papas) sin cáscara y jugos de fruta.

Pregúntele a su proveedor si usted debe tomar un suplemento multivitamínico o bebidas rehidratantes para reforzar la nutrición. También pregunte si puede tomar un suplemento de fibra, como Metamucil, para agregarle volumen a las heces. Su proveedor también puede recomendar un medicamento especial para la diarrea. Tome este medicamento en la forma como se lo indicó. Usted puede hornear o asar a la parrilla la carne de res, de cerdo, el pollo, el pescado o el pavo.

Una gastroenteritis viral es una causa común de diarrea. Los tratamientos médicos, como antibióticos y algunos tratamientos para el cáncer, también pueden provocar diarrea. Los huevos cocinados también están bien.

Use leche descremada, queso o yogur. Si tiene diarrea muy intensa, tal vez tenga que dejar de comer o beber productos lácteos durante unos cuantos días. Coma productos de pan hechos de harina blanca y refinada. La pasta, el arroz blanco y los cereales como la crema de trigo, harina, avena y hojuelas de maíz tostado son perfectos.

Usted también puede probar tortillas y barquillos hechos de harina blanca y pan de harina de maíz, pero no le agregue mucha miel ni jarabe. Debe comer verduras como zanahorias, habichuelas, champiñones, remolachas, yemas de espárragos, calabaza bellota y calabacín (zapallito largo) pelado.

Cocínelos primero. Las patatas cocidas están bien. En general, quitarles las semillas y las cáscaras es lo mejor. Puede incluir algunos postres y refrigerios como gelatina de fruta, las paletas de helado, los pasteles, las galletas y los sorbetes. Usted debe evitar algunos tipos específicos de alimentos cuando tenga diarrea, por ejemplo, alimentos fritos y alimentos grasosos.

Evite las frutas y verduras que puedan causar gases, como el brócoli, los pimentones, los frijoles, los guisantes, las bayas, las ciruelas, los garbanzos, las hortalizas de hoja verde y el maíz. Evite la cafeína, el alcohol y las bebidas carbonatadas.

Reduzca o suspenda la leche y otros productos lácteos si están empeorando su diarrea o causándole gases y distensión abdominal. Llame a su proveedor si usted tiene:

  • La diarrea empeora o no mejora en 2 días para un bebé o un niño, o 5 días para los adultos
  • Heces con un olor o color inusual
  • Náuseas o vómitos
  • Sangre o mucosidad en las heces
  • Una fiebre que no desaparece
  • Dolor de estómago

Diarrea – cuidados personales; Diarrea – gastroenteritis Bartelt LA, Guerrant RL. Diarrhea with little or no fever. In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett’s Principles and Practice of Infectious Diseases. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 98. Shiller LR, Sellin JH. Diarrhea. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds.

  1. Sleisenger and Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease;
  2. 10th ed;
  3. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 16;
  4. Versión en inglés revisada por: Neil K;
  5. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA;

Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A. Editorial team. Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc..

¿Cómo saber si la diarrea es viral o bacteriana?

Diferencia entre la diarrea viral y bacteriana Los virus suelen producir diarrea sin sangre ni mucosidad, y la diarrea acuosa es el síntoma principal de las gastroenteritis virales, cuyo principal causante se trata del norovirus (y en menor medida, por el rotavirus).

¿Cuánto dura el virus de la gastroenteritis?

Síntomas – Aunque comúnmente se la denomina gripe estomacal, la gastroenteritis no es lo mismo que la gripe. La gripe (influenza) afecta solo al sistema respiratorio: la nariz, la garganta y los pulmones. Por otra parte, la gastroenteritis ataca a los intestinos, lo que produce signos y síntomas como los siguientes:

  • Diarrea acuosa, a menudo sin sangre. Por lo general, la diarrea con sangre supone que tienes una infección diferente y más grave.
  • Náuseas, vómitos o ambos.
  • Dolor y calambres estomacales.
  • Dolores musculares o dolores de cabeza ocasionales.
  • Fiebre baja.

Según la causa, los síntomas de la gastroenteritis viral pueden aparecer entre uno y tres días después de contraer la infección y pueden variar de leves a graves. Por lo general, los síntomas solo duran uno o dos días, pero a veces pueden durar hasta 14 días. Debido a que los síntomas son similares, es fácil confundir la diarrea viral con la diarrea ocasionada por bacterias, como la “Clostridioides difficile”, la salmonela y la “Escherichia coli”, o parásitos como la giardia.

¿Cuál es la pastilla para el dolor de estómago?

Probióticos – Los probióticos son suplementos que contienen bacterias beneficiosas para el intestino, siendo recomendados para regular la flora intestinal y aumentar las defensas del organismo. Algunos ejemplos son: Enterogermina, Lacteol, Floratil, Liolactil y Proflor.

¿Qué bebida es buena para la gastroenteritis?

Diez consejos contra la gastroenteritis – 1. Hidrátate mucho, pero poco a poco. Durante los episodios más agudos de la enfermedad, asegúrate de reponer los líquidos y sales que estás perdiendo bebiendo muchos líquidos (agua con limón, bebidas isotónicas o para deportistas, infusiones, zumos sin pulpa…), pero en pequeñas cantidades y cada 30-60 minutos; beber demasiado de golpe puede provocarte nuevos vómitos.

Consulta a tu farmacéutico la posibilidad de tomar soluciones de rehidratación oral. Consume sólo ciertos alimentos. Durante la fase en la que aún existan síntomas, como la diarrea, hay que seguir una dieta específica como té o infusión para desayunar o merendar; arroz cocido y pechuga de pollo a la plancha para comer; y sopa de pasta, merluza hervida o jamón cocido para cenar.

Aliados en tu recuperación. Algunas frutas como el membrillo, la manzana (pelada y rallada) y el níspero son muy recomendables durante la fase de recuperación de la enfermedad, pues gracias a su composición rica en taninos y pectina, poseen propiedades astringentes.

Durante la fase aguda no utilices leche, es preferible recurrir a los yogures. Lávate las manos a menudo. Para no contagiar a otras personas, lávatelas después de ir al baño o tras cambiar pañales. Hazlo cuidadosamente con agua tibia y jabón o, en su defecto, con alguna solución a base de alcohol , durante al menos quince segundos.

Manipula y conserva bien los alimentos. Cualquier alimento que se sirve crudo o que se manipula de manera inadecuada puede contaminarse con norovirus. Por eso, lava y enjuaga bien las verduras de hojas verdes, como la lechuga o la espinaca, las frutas frescas y los moluscos vivos.

Máxima limpieza en la cocina. Realiza una limpieza escrupulosa de los cubiertos, utensilios de cocina y superficies, especialmente tras un episodio de vómitos o diarrea, para mantener a los virus causantes de la gastroenteritis lejos del organismo.

No tomes antibióticos. En el caso de la gastroenteritis vírica, es decir, causada por virus y no por bacterias, los antibióticos resultan totalmente inútiles. No existe medicación específica para esta afección; en todo caso, puede ser necesario tomar analgésicos o antieméticos para tratar posibles síntomas como los vómitos o la fiebre.

Los antidiarreicos no ayudan. Este tipo de medicamentos no se deben suministrar, tampoco a los niños, sin hablar primero con el médico, ya que pueden hacer que la infección dure más tiempo. A las personas que toman diuréticos y desarrollan diarrea, el médico les puede recomendar suspender el consumo de estos medicamentos durante un episodio agudo.

La deshidratación, bajo control. Es la principal complicación de la gastroenteritis, por lo que es importante reconocer sus síntomas -piel seca y arrugada; irritabilidad o confusión; mareos o aturdimiento; latidos cardíacos y respiración rápidos, entre otros- y acudir al médico ante ellos.

Además, el riesgo de deshidratación es mayor en los bebés y niños pequeños, por lo que los padres deben supervisar el número de pañales mojados cambiados al día cuando su hijo está enfermo. 10. Consulta a tu médico si el proceso no remite.

Los síntomas asociados a la gastroenteritis suelen desaparecer por sí solos al cabo de entre uno y tres días, aunque pueden llegar a durar hasta quince. Si pasado ese tiempo sigues presentando molestias, acude a tu especialista de cabecera. Consúltale también antes de dejar de tomar cualquier medicamento prescrito anteriormente a caer enfermo..

¿Cómo curar una infección en el estómago?

El término gastroenteritis se aplica a los síndromes que incluyen diarrea y/o vómitos. La diarrea, se define comúnmente como tres o más deposiciones sueltas en un período de 24 horas y se considera aguda cuando la duración es de 14 días o menos y persistente cuando la duración es de 14 días o más. La diarrea es una de las causas principales de mortalidad y morbilidad en niños. Según la OMS, las enfermedades diarreicas son la segunda causa de muerte de niños menores de cinco años, produciendo la muerte de 525. 000 niños menores de cinco años cada año. En todo el mundo, se producen unos 1. 700 millones de casos de enfermedades diarreicas infantiles cada año.

Además, es una de las principales causas de malnutrición de niños menores de cinco años. Una proporción significativa de las enfermedades diarreicas, se puede prevenir mediante el acceso al agua potable y a servicios adecuados de saneamiento e higiene.

Las infecciones gastrointestinales, tienen un amplio espectro de manifestaciones clínicas y pueden ser producidas por virus, bacterias, protozoos o parásitos. Por qué se produce la gastroenteritis Los síntomas de la gastroenteritis, se deben a la infección de la superficie de la mucosa, a la invasión microbiana directa del intestino y/o al efecto de las toxinas de los microorganismos sobre las células de la mucosa gastrointestinal o sobre el sistema nervioso central o entérico.

Pueden aparecer síntomas sistémicos, asociados a la infección gastrointestinal, como resultado de la diseminación microbiana, a través del torrente sanguíneo, los efectos sistémicos de las toxinas producidas en el tracto gastrointestinal y/o la respuesta inflamatoria del niño a la infección.

Cómo se transmite la gastroenteritis Los patógenos intestinales, se transmiten con frecuencia a través de alimentos o agua contaminados, algunos de ellos con dosis infectivas bajas, pueden propagarse de persona a persona. Estos patógenos, pueden causar brotes de importancia local e internacional y se encuentran entre las principales causas de morbilidad y mortalidad infantil, especialmente en los países en vías de desarrollo.

Los viajes aéreos y la globalización del suministro de alimentos, son factores importantes que magnifican el impacto sobre la salud pública de las infecciones intestinales en todo el mundo. La mayor parte de las infecciones gastrointestinales, son debidas a agentes bacterianos y virales comunes.

You might be interested:  Que Es Bueno Para El Dolor De Hombro?

En niños inmunocompetentes, suelen ser autolimitadas. Los síntomas se resuelven por lo general en unos 7 días. No es necesario el diagnóstico microbiológico específico, a menos que laenfermedad sea más grave o forme parte de un brote. En las naciones industrializadas, las gastroenteritis virales son una de las enfermedades más comunes en todos los grupos de edad, y una causa importante de morbilidad.

Dentro de las gastroenteritis virales, los norovirus aparecen como la causa más frecuente de gastroenteritis desde el desarrollo de las técnicas diagnósticas en los años noventa. Así mismo, los norovirus se consideran como el principal agente responsable de los brotes de diarrea no bacteriana y de las gastroenteritis de origen alimentario.

Otros virus frecuentes son el rotavirus y los sapovirus. Las gastroenteritis víricas, cursan con náuseas, vómitos, diarrea (pérdida de agua y electrolitos en cantidad superior a la normal a través de las heces), malestar, dolor abdominal, cefalea y fiebre.

  • Se transmiten fundamentalmente de forma fecal-oral, por contacto interpersonal o por ingestión de agua o alimentos contaminados, aunque también, algunos de ellos, como los adenovirus entéricos, se pueden transmitir por vía aérea;

Síntomas de la gastroenteritis Las manifestaciones clínicas más destacadas de las gastroenteritis bacterianas son fiebre, vómitos, dolor abdominal y diarrea moderada a intensa. La diarrea es un dato central y su presencia y naturaleza, constituyen la base para la clasificación de las infecciones gastrointestinales en dos síndromes: Diarrea acuosa o secretora y diarrea invasiva o disentería.

La diarrea acuosa o secretora es la más común. Se caracteriza por evacuaciones intestinales frecuentes, más o menos líquidas. Estas diarreas están provocadas por mecanismos patogénicos, que atacan el intestino delgado proximal, donde se produce más del 90% de la absorción fisiológica de fluidos.

Suelen ser producidas por bacterias secretoras de enterotoxinas, como, por ejemplo: Vibrio cholerae o Escherichia coli enterotoxigénica. La disentería comienza con evacuaciones intestinales frecuentes, pero las heces son de menor volumen que en la diarrea acuosa y contienen sangre, moco y pus.

  • La fiebre, el dolor abdominal y el tenesmo son síntomas habituales;
  • En la disentería, la patología se centra en el colon;
  • Los microorganismos que causan disentería pueden provocar cambios inflamatorios y destructivos en la mucosa del colon, por invasión directa o mediante la producción de citotoxinas;

Este daño es responsable del pus y la sangre observados en las heces, pero no origina una pérdida importante de fluido, debido a que la capacidad de absorción y secreción del colon es mucho menor que la del intestino delgado. Otra entidad diarreica de interés es la diarrea del viajero, que aparece durante el viaje o al regreso al país de origen.

La ingestión de alimentos crudos o poco cocinados, o bien, el agua contaminada, es la fuente más probable de infección. Cómo tratar la gastroenteritis El tratamiento general de las gastroenteritis agudas consiste en mantener el aporte de líquidos y electrolitos para reponer las pérdidas que se producen a nivel del intestino, mediante la toma de suero de rehidratación oral.

No es adecuado y puede ser incluso peligroso sustituir la toma de dicho suero por bebidas como bebidas isotónicas o similares, dado que la composición es inadecuada y puede incluso empeorar la evolución del cuadro clínico. En caso de no poder reponerse los fluidos por vía oral de forma domiciliaria puede ser precisa la hospitalación paras rehidración bien mediante sonda nasogástrica o bien mediante administración intravenosa.

  • Medicamentos como el ondansetrón se emplean en ocasiones en caso de asociarse vómitos frecuentes e intensos;
  • Existe una evidencia clara del beneficio del uso de probióticos para reducir la intensidad y duración de los episodios diarreicos, si bien la evidencia varía entre ellos ya que sus efectos son dependientes de cepas concretas;

Algunos de los más empleados por tener una evidencia más robusta son Saccharomyces boulardii y Lactobacillus rhamnosus GG. Finalmente, en algunos casos puede ser preciso asociar al tratamiento algún fármaco como puede ser el racecadotrilo, que incrementa la reabsorción de agua a nivel del colon, o antibióticos específicos en algunos casos de diarrea bacteriana.

¿Cómo cortar la diarrea en segundos?

Alimentos para cortar la diarrea – Si la diarrea es muy fuerte, lo mejor es esperar a que el estómago se asiente antes de tomar alimentos sólidos. Esto puede suceder entre las 6-24 horas , según las causas de la enfermedad y las condiciones de cada persona. Estos son los principales remedios para cortar la diarrea rápido:

  • Arroz blanco : es el principal alimento para cortar la diarrea debido a su capacidad astringente, es decir, es un alimento que estriñe, al mismo tiempo que aporta mucha energía y nutrientes a nuestro organismo. Debe ser blanco para evitar la ingesta de fibra y se toma cocido, únicamente con un poco de sal.
  • Manzanas y peras : son las principales frutas para la diarrea , ya que, como el arroz, son astringentes y te ayudarán a recuperar los minerales y vitaminas perdidos. Lo más recomendable es eliminar la piel para reducir la ingesta de fibra. También puedes cocerlas o asarlas si prefieres tomar algo caliente.
  • Alimentos a la plancha : si tu cuerpo ya tolera el arroz y las manzanas sin expulsarlos rápidamente, puedes comenzar a añadir alimentos a la plancha. Lo ideal es que vayas introduciendo alimentos en pequeñas cantidades y que estén cocinados a la plancha, o bien, mediante otros métodos ligeros (al horno, al vapor, hervidos, etc.

Ahora que sabes cómo cortar la diarrea rápido en adultos cuidando tu dieta, seguramente quieres aprender más sobre los alimentos que puedes consumir y cuáles es necesario evitar. Por eso, te invitamos a consultar este otro artículo, donde reunimos más Alimentos para la diarrea.

¿Cómo se toma la Coca Cola para la diarrea?

En estas épocas decembrinas en las que gastamos mucho de nuestro tiempo en comer y beber, a veces parece casi imposible que lleguemos al nuevo año exentos de algún tipo de malestar estomacal. Aunque no se ha comprobado, se cree que las enfermedades estomacales, como la gastritis y la diarrea, aumentan en diciembre debido al consumo excesivo de alcohol y grasas.

  1. A todos nos ha pasado que cuando este tipo de enfermedades atacan de manera repentina, sentimos que es el fin del mundo;
  2. Una diarrea incontrolable deja fuera de base a cualquiera y encontrar un remedio adecuado que la frene parece una labor titánica;

Es por eso que a los mitos y leyendas provenientes de las abuelas y de las populares masas, se une el de la Coca-Cola para curar la diarrea. Se cree que la bebida gaseosa, fría o caliente, es santo remedio para frenar los indeseables fluidos estomacales. Sin embargo, y a pesar de ser la bebida más popular y vendida del mundo, la Coca-Cola no es un remedio para la diarrea. A pesar de su “inyección de azúcar” para ayudar a recuperar la energía perdida, de sus sales minerales y su líquido para restablecer la flora intestinal, e incluso de sus orígenes, sus supuestos poderes siguen siendo un mito. Según Constanza Rodríguez, gastroenteróloga y miembro de la Asociación Colombiana de Gastroenterología , “realmente la Coca-Cola hay que evitarla al máximo por muchas razones.

Hay quienes afirman que la bebida aporta el agua, las sales minerales y las azúcares que se pierden masivamente cuando sufrimos de gastroenteritis. Y se ha afirmado que evita que la deshidratación causada por la enfermedad empeore y que, al eliminar el gas, se convierte en un remedio ideal para pérdida de líquidos.

En general se prohíbe para las personas que sufren de reflujo, acidez, o cirrosis, porque las bebidas negras y carbonatadas como esa terminan por promover el reflujo”. Ninguno de los componentes de la Coca-Cola parecen ser lo suficientemente efectivos para detener un cuadro viral.

  • Incluso se ha comprobado que pueden empeorar la diarrea, y ser contraproducentes para el estómago;
  • Según la doctora Rodríguez, lo que hay que ingerir son bebidas hidratantes bajas en azúcar y procurar comer alimentos altos en sal;

“Si la diarrea o el vómito demoran más de quince horas, lo más mejor es ir al médico. De lo contrario, lo recomendable es tomarse un acetaminofén, hidratarse bien, y consumir algún medicamento para las náuseas o aguas aromáticas”, añadió Rodríguez. El consumo de bebidas gaseosas cuando se sufre de una indigestión severa puede tener un efecto contrario al esperado.

  1. La glucosa, el sodio y la osmolaridad que las componen podrían causar anomalías en el sistema digestivo y fuertes dolores;
  2. Y es que utilizar la Coca-Cola como remedio casero no es recomendable ni siquiera como tratamiento inicial de la diarrea;

Un estudio médico del aparato digestivo concluyó que como al inicio de un virus se recomienda una hidratación oral, pero evitando el consumo de productos con lactosa, cafeína y de gaseosas como Coca-Cola. Otro estudio afirmó que a pesar del uso casero de la popular bebida para la diarrea aguda, al analizar los electrolitos (muy bajo) y la osmolaridad (muy alta) de la Coca-Cola, los resultados demostraron que las bebidas de cola no son adecuadas para usar como solución rehidratante. Para evitarse males, en especial en épocas de fin de año, lo más recomendable es evitar el consumo excesivo de gaseosas y alimentos altos en grasa. La Coca-Cola no va a terminar siendo santo remedio si el tamal de medianoche o el pavo relleno terminan causando diarrea o indigestión. “Es muy probable que sea cierto que en estas fechas aumenten las enfermedades estomacales porque consumimos una alta dosis de carbohidratos y de alimentos grasosos”, dice Rodríguez.

Además, la investigación también comprobó que ese remedio casero no garantiza un reemplazo adecuado de electrolitos y podría incluso empeorar los síntomas, por lo que la bebida no debería, de ninguna manera , recomendarse en condiciones de tal enfermedad.

Lo más recomendable, según ella, es no comer tarde, pero como eso es casi inevitable a fin de año, es mejor evitar comer carnes elaboradas que tienen un mayor riesgo de contaminación por toxinas bacterianas. “Hay que evitar esos excesos en estas épocas, no comer muchas harinas y cosas grasosas, y por último tener en cuenta el tiempo de empacado de los alimentos pre-fabricados que se pueden contaminar fácilmente.

  • Si es inevitable comer mucho en las fiestas, es mejor combinar los alimentos con frutas frescas, o con ensaladas de verduras”, añadió Rodríguez;
  • “Y definitivamente evitar la Coca-Cola como remedio, mejor probar con un caldo o consomé de pollo”;

Entonces, ahí lo tienes, pese a que sus orígenes se remontan a una farmacéutica y a que su creador quería crear un jarabe para la digestión en lugar de una bebida gaseosa, la Coca-Cola está lejos de ser mágica. Incluso, sus componentes son tan potentes que se cree que es adecuada para destapar cañerías , y sus efectos por el consumo excesivo son tan dañinos que podrían hacernos envejecer más rápido.

¿Qué antibiótico es bueno para la diarrea?

Tratamiento anti infeccioso de la diarrea aguda Gloria Mora de Sánchez (1), Reinaldo Pierre (2), Keila Paz (3), Fabiola Barboza (4), Isabel Campos Cavada (5) (1) Puericultor pediatra, profesora Universidad Experimental Rómulo Gallegos, Miembro titular Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, secretaria de Relaciones Institucionales de la SVPP a nivel central.

Policlínica Maracay. Venezuela (2) Gastroenterólogo Pediatra Clínica Razetti de Barquisimeto. Presidente Sección de Gastroenterología Pediátrica Sociedad Venezolana de Gastroenterología. Venezuela (3) Médico pediatra egresada de la universidad del Zulia, adjunto al servicio de pediatría de policlínica Maracaibo, secretaria de información y difusión de la SVPP jdc.

Venezuela (4) Médico Pediatra egresada de la Universidad del Zulia, Gastroenterólogo pediatra egresada del Hospital Miguel Pérez Carreño, Adjunto del servicio de gastroenterología pediátrica de la Clínica Paraíso. Caracas, Venezuela (5) Pediatra. Maestría en Nutrición.

  • Especialista en Nutrición Clínica;
  • Universidad Simón Bolívar;
  • Profesora del posgrado de Nutrición Clínica Universidad Simón Bolívar;
  • Adjunto de Emergencia Pediátrica Hospital Universitario de Caracas;
  • Caracas, Venezuela RESUMEN La diarrea es una de las principales causas de morbimortalidad a nivel mundial, por lo tanto es prioritario que el médico disponga de los conocimientos necesarios para el diagnóstico y tratamiento adecuado;

La terapéutica inicial siempre debe estar basada en la historia clínica, en el conocimiento de los principales gérmenes causales y en la propia fisiopatología de la enfermedad. En la presente revisión se concluye que, el tratamiento inicial debe ser sintomático dado que los estudios epidemiológicos indican que el mayor número de casos es de origen viral, sin embargo, se debe mantener una evaluación continua del paciente, teniendo presente siempre su edad ya que de ella dependerá la etiología de la enfermedad.

You might be interested:  Que Medicamento Sirve Para El Dolor De Estomago?

En caso de que se sospeche actuación de enterobacterias, parásitos o gérmenes específicos se hacen las sugerencias terapéuticas específicas más efectivas y se indican algunas consideraciones importantes en pacientes inmunocomprometidos.

Palabras clave : Diarrea, tratamiento antiinfeccioso, virus, bacterias, parásitos Anti infectious treatment of acute diarrhea SUMMARY Diarrhea is a major cause of morbidity and mortality worldwide, therefore it is important that the medical staff has the expertise necessary for appropiate diagnosis and therapeutic measuers.

  • Initial treatment should always be based on clinical history, knowledge of the major causative organisms and the pathophysiology of the disease itself;
  • In this review it is concluded that initial treatment should be symptomatic because epidemiological studies indicate that the greatest number of cases have a viral origin;

However, a continuous evaluation of the patient is necsesary, always considering the patient’s age, because it is important for etiologic diagnosis. Specific therapeutic suggestions are made for the suspicion of enterobacteria, parasites or suspected specific germs.

Some considerations are given for immunocompromised patients. Keywords : Diarrhea, anti-infective therapy, viruses, bacteria, parasites INTRODUCCIÓN La terapia inicial de la diarrea aguda se sustenta en la información obtenida en el interrogatorio y examen físico.

Debemos hacer hincapié en que los virus, unos de los principales agentes causales, producen diarreas acuosas en su mayoría autolimitadas, por lo tanto, se debe iniciar tratamiento sintomático y evaluar continuamente el paciente. En caso de evacuaciones con características que indiquen sospecha de enterobacterias o parásitos se debe iniciar tratamiento específico.

El examen simple de heces sigue siendo el principal apoyo en el momento del diagnóstico inicial que junto con el coprocultivo constituye un importante soporte para determinar el seguimiento Es importante tener presente que “no todas las diarreas son infecciosas, no todas las diarreas infecciosas son bacterianas y no todas las diarreas bacterianas deben tratarse con antibiótico” (1).

Tratamiento antimicrobiano en diarrea bacteriana: Empírico y específico Independientemente del agente etiológico, el cual raras veces se conoce al momento de la consulta, la enfermedad diarreica aguda (EDA) o gastroenteritis suele ser autolimitada en niños inmunocompetentes.

  1. Aun siendo de etiología bacteriana y sin tratamiento antimicrobiano específico suele haber recuperación espontánea luego de algunos días y las complicaciones son infrecuentes;
  2. Es por esto que el uso de antimicrobianos de forma rutinaria no se recomienda en casos de EDA (2);

Sólo en ciertas y determinadas circunstancias clínicas podría estar indicado el uso de antibióticos (3). En el cuadro 1 se listan los antimicrobianos más utilizados en la EDA infecciosa (4). El objetivo del tratamiento siempre debe ser en estos casos: a) Lograr la mejoría de los síntomas, b) Prevenir las complicaciones y, c) Conseguir la erradicación del enteropatógeno reduciendo así el riesgo de transmisión a contactos. Para decidir el uso empírico de antibióticos, el médico puede tomar en cuenta ciertos aspectos epidemiológicos, clínicos y paraclínicos que le permitan diferenciar entre una diarrea acuosa no-invasiva, y una enfermedad diarreica invasiva o inflamatoria. Otra decisión importante a tomar a la hora de prescribir antibióticos en enfermedad diarreica aguda es la vía de administración. Se consideran indicaciones de tratamiento antimicrobiano parenteral las siguientes: • Intolerancia a la VO. • Pacientes inmunocomprometidos con clínica de diarrea, fiebre y sospecha de enteroinfección bacteriana. • Compromiso importante del estado general o síntomas/ signos de bacteriemia o sepsis.

  • Ésta última se caracteriza generalmente por un cuadro agudo febril de diarrea mucosanguinolenta habitualmente acompañada de afectación del estado general del niño;
  • Las causas más comunes de este tipo de gastroenteritis son: Shiguella spp, Campylobacter spp, Salmonella entérica y otros microorganismos (3-5) ( tabla 2 );

• Neonatos y lactantes menores de tres meses con clínica de diarrea y fiebre. Shiguella spp. El tratamiento empírico por vía oral de primera línea en casos de gastroenteritis por Shiguella (sospechada o demostrada por cultivo) es la azitromicina y en segundo lugar el ácido nalidíxico o una cefalosporina de 3ª generación tipo cefixime.

Sólo cuando se demuestra sensibilidad in vitro a ampicilina, amoxicilina o TMP-SMZ debe indicarse estos antimicrobianos como terapia de primera línea. Las fluoroquinolonas pueden utilizarse en pacientes menores de 17 años sólo cuando no hay otra alternativa.

Si existen indicaciones para tratamiento parenteral, el agente antimicrobiano de primera elección en estos casos es la ceftriaxona o cefotaxima por 5 días (6-7). Campylobacter spp. Se reserva el uso de antibióticos para aquellas formas disenteriformes y aquellos casos en los cuales es necesario reducir el riesgo de transmisión a contactos (pacientes que asisten a guarderías o que permanecen recluidos en instituciones de algún tipo).

La eritromicina y la claritromicina son antibióticos de primera línea en estos casos. El efecto es óptimo cuando se inicia la terapia en los tres primeros días del comienzo de la enfermedad. Aunque el tratamiento es capaz de disminuir los síntomas y negativizar los cultivos, no se sabe si logra reducir el riesgo de síndrome de Guillain- Barré post-infeccioso (8).

Salmonella spp. Los antibióticos no deben ser usados de manera rutinaria en gastroenteritis por Salmonella ya que pueden favorecer la aparición de estados de portador asintomático, aumentar los efectos adversos y prolongar la detección de Salmonella en heces.

  1. No parece existir ninguna evidencia de un beneficio clínico del tratamiento con antibióticos de niños sanos con diarrea no severa por Salmonella;
  2. La terapia antimicrobiana sólo está indicada en pacientes con riesgo de bacteremia o infección extraintestinal: pacientes con inmunodeficiencia subyacente, asplenia anatómica o funcional, terapia inmunosupresora o esteroidea, enfermedad inflamatoria intestinal y en neonatos o lactantes menores de tres meses;

La ampicilina EV protege mejor contra las recaídas y el estado de portador en comparación con la ampicilina VO, la amoxicilina o el placebo (3). Escherichia coli. Es controversial el uso de antibióticos en gastroenteritis por Escherichia coli enterohemorrágica ya que la mayoría de los estudios han demostrado que el tratamiento no tiene un efecto significativo sobre la evolución del cuadro clínico, la excreción fecal del patógeno o el riesgo de desarrollo del síndrome urémico hemolítico.

  • En enteroinfecciones por E;
  • coli enterotoxigénica, enteropatógena o enteroinvasiva el TMPSMZ y las cefalosporinas de 3ª generación de administración oral constituyen la primera elección (4);
  • Existe buena experiencia en el tratamiento de gastroenteritis por E;

coli enteroagregante con un antibiótico no absorbible tipo rifaximina (9). Vibrio cholerae. Es significativo el efecto del tratamiento antimicrobiano sobre la evolución clínica y la excreción fecal del patógeno en casos de cólera. El tratamiento de elección es la doxiciclina, siendo la azitromicina, la eritromicina y la ciprofloxacina buenas alternativas como terapias de segunda línea.

  1. También puede utilizarse TMP-SMZ, sobre todo en menores de 8 años (3,10);
  2. Tratamiento de otros agentes etiológicos;
  3. En casos de diarrea por Clostridium difficile se recomienda como terapia de primera línea metronidazol;

La vancomicina oral es una alternativa para cepas resistentes. La gastroenteritis por Yersinia spp sólo se trata en caso de formas complicadas con bacteremia o manifestaciones extraintestinales. No está indicado de rutina el tratamiento antimicrobiano en casos de gastroenteritis por Vibrio no-colérico spp.

  • , Aeromonas spp;
  • o Plesiomonas shigueloides (3);
  • Terapia en diarreas virales La utilización de antivirales solo está recomendada en aquellas enfermedades diarreicas donde se identifique el agente viral en pacientes con compromiso del sistema inmune;

Los virus más frecuentemente identificados son Citomegalovirus (CVM) (11-14) y en menos comunes el Herpes Virus – 6 (VHS) aislado en pacientes con trasplantes de células madres (16,17). En pacientes inmunocomprometidos con serología negativa para CMV se ha logrado aislar en las biopsias de mucosa del tracto gastrointestinal los típicos cuerpos de inclusión intracelular característicos de esta patología ( Figura 1 ) específicamente en mucosa de colon y de íleon.

  • Se ha postulado que estos cuerpos de inclusión no siempre se observan debido a la gran destrucción tisular por parte del virus, en estos casos el diagnóstico se realiza por detección del ADN del virus por PCR en el tejido de mucosa colónica o en heces;

La imagen endoscópica es variable, oscila entre lesiones ulcerosas inespecíficas ( Figura 2 ) y mucosa normal (13). En pacientes con trasplante de órganos sólidos (hígado, riñón) se han reportado casos de enfermedad gastrointestinal incluyendo diarrea aguda (14) concluyendo que en ellos se debe realizar el despistaje del virus como rutina y la realización precoz de colonoscopia para diagnóstico y tratamiento de colitis por CMV en los receptores de trasplante, siendo esta patología una de las principales causas de rechazo del órgano (14-16). En pacientes con inmunodeficiencia adquirida con diarrea aguda se ha logrado demostrar en las biopsias de tejido colónico la presencia de CMV y VHS, por lo que se hace énfasis en la realización temprana de colonoscopia para toma de biopsia en pacientes inmunosuprimidos con sintomatología (11).

  • En el tratamiento de la diarrea por CMV en pacientes inmunosuprimidos se utiliza: • Ganciclovir en dosis inicial de 10 mg/kg/día en dos dosis, seguida de 5 mg/kg/día OD vía endovenosa;
  • • Valganciclovir (15 mg/kg/día, por vía oral);

• Foscarnet, dosis inicial 180 mg/kg/día en tres dosis, seguida de 90 mg/kg/día OD por 3 a 4 semanas. Para los pacientes que tienen colitis por CMV y HIV se recomienda la terapia con ganciclovir por 21 a 42 días, o hasta que los signos y los síntomas hayan desaparecido.

Una vez que el paciente pueda tolerar medicaciones orales, se puede cambia a valganciclovir tabletas. El foscarnet se utiliza como una alternativa, en caso de resistencia al ganciclovir. El valganciclovir oral puede ser utilizado en pacientes con enfermedad leve (18).

Para concluir, cabe destacar que debe descartarse la infección por CMV en los pacientes con clínica de diarrea grave con independencia de su estado inmunológico. A continuación se ilustra una guía para diagnóstico y tratamiento de las diarreas virales agudas en pacientes inmunocomprometidos ( Figura 3 ) Tratamiento antiparasitario a) Protozoos Entamoeba histolytica El espectro clínico de la E. histolytica varía desde el estado de portador asintomático hasta la enfermedad intestinal invasiva o extraintestinal, ambas formas pueden coexistir en una misma persona. La amebiosis intestinal se presenta con cólicos abdominales, diarrea mucosanguinolenta y tenesmo.

  • La fiebre es infrecuente;
  • La forma extraintestinal más común es el absceso hepático, aunque se han descrito amebiosis pleuropulmonar, pericarditis amebiana, absceso cerebral y amebiosis cutánea (19-22);
  • Los agentes de primera línea en el tratamiento de la amebiosis son los nitroimidazoles compuestos: metronidazol, tinidazol, ornidazol y secnidazol, estos fármacos tienen un buen efecto luminal y sistémico;

Existen otros agentes con efecto amebicida que están en desuso, entre los cuales se cuentan la cloroquina fosfato, clorhidrato de emetina y dehidroemetina, furoato de diloxanida, paromomicina y iodoquinol. El tratamiento de la amebiasis con la nitazoxanida ha revelado en los estudios clínicos el éxito en el 69% a 96% de los casos (22).

  1. Blastocystis sp Su importancia como causante de enfermedad del tracto gastrointestinal es muy controversial por la comprobación de portadores asintomáticos;
  2. Blastocystis hominis está asociado con síntomas de distensión abdominal, flatulencia, diarrea leve a moderada sin leucocitos ni sangre en las heces, dolor abdominal y náuseas;

Se recomienda tratamiento para pacientes con síntomas persistentes, en quienes no se encuentre otro patógeno intestinal y en caso de pacientes inmunocomprometidos (1,19,23,25) La furazolidona podría ser una alternativa en aquellos pacientes inmunocomprometidos que no toleren el metronidazol ni el TMP-SMZ (26).

Giardia lamblia La mayoría de los individuos infectados son asintomáticos. La enfermedad se caracteriza por un amplio espectro clínico que varía de agudo a síntomas crónicos como diarreas fétidas asociadas con flatulencia, distensión abdominal, anorexia, malabsorción, retraso del crecimiento y mala función cognitiva (1,22).

La nitazoxanida es efectiva en la giardiosis (27), incluso en inmunosuprimidos resistentes al metronidazol y albendazol (28). Cryptosporidium spp La infección con Cryptosporidium spp puede ser asintomática o manifestarse con dolor abdominal, náuseas, distensión abdominal y diarrea.

  • Aunque la enfermedad es normalmente benigna y autolimitada en personas inmunocompetentes, implica riesgo de conducir a la diarrea crónica con mala absorción y pérdida de peso;
  • Puede ser mortal en personas inmunosuprimidas con HIV/SIDA (22,29,30);

La nitazoxanida por 3 días es una opción de primera línea para el tratamiento de la enfermedad causada por Cryptosporidium parvum en adultos inmunocompetentes y niños (22,29,31). Sin embargo, no es eficaz en niños infectados por VIH. El albendazol y la paromomicina pueden acortar la duración de la diarrea pero no erradicar la infección en pacientes inmunosuprimidos (32,34).

Cyclospora cayetanensis Es un protozoo coccidio responsable de producir diarrea acuosa; también ocasiona náuseas, vómitos, anorexia, pérdida de peso, distensión y cólicos abdominales y cansancio crónico.

El tratamiento con TMP/SMZ es eficaz y los pacientes VIH/SIDA llegan a requerir dosis más altas así como terapia de mantenimiento a largo plazo (1,35). b) Helmintos Ascaris lumbricoides La infección por Ascaris lumbricoides se ha asociado a la patología intestinal y en particular a la malnutrición que afecta el crecimiento, la absorción de grasas y vitamina A (36).

You might be interested:  Dolor De Espalda Que Hacer?

La piperazina, praziquantel, pamoato de pirantel, albendazol, mebendazol, levamisol, y otras alternativas como tribendimidina, nitazoxanida han demostrado ser seguros y eficaces contra el A. lumbricoides (36-40).

La ivermectina es una potente droga antinemátode y es extremadamente eficaz contra el A. lumbricoides (36,38,41). Strongyloides stercolaris La principal manifestación es la eosinofilia en sangre periférica. Los síntomas gastrointestinales incluyen dolor abdominal vago, malabsorción, vómitos y diarrea.

  • La ivermectina es una excelente opción terapéutica con tasas de curación entre 80 a 100% (42);
  • Los pacientes con síndrome de hiperinfección o inmunosuprimidos pueden requerir tratamiento prolongado o repetido;

En caso de recaídas, utilizar los mismos fármacos (1). Trichuris trichiura Los niños con infestaciones masivas pueden presentar síndrome disentérico, acompañado de dolor abdominal, tenesmo y diarrea sanguinolenta con moco (1). Un programa de dosis de 3 días de albendazol es necesario para lograr la eficacia terapéutica aceptable (38,39).

La ivermectina, con pocos efectos secundarios, podría ser utilizado como una herramienta para el tratamiento de la trichuriosis (0,2mg/kg) (43). La ivermectina es un medicamento de amplio espectro antihelmíntico efectivo contra las infecciones por geohelmintos con una eficacia comparable al albendazol.

La combinación de ivermectina y albendazol tiene la ventaja de una mayor eficacia contra la trichuriosis que los fármacos por separado (41). En la table anterior se presenta un resumen con las alternativas terapéuticas para los parásitos descritos ( Tabla 3 ). REFERENCIAS 1- Aurenty L, López M, Ferraro S, Troncone A, Vancampenhoud M. Tratamiento antiinfeccioso de diarreas en pediatría. Arch Ven Puer Ped 2010;73(1):41-45. [ Links ] 2- Gutiérrez Castrellon P, Polanco I, Salazar Lindo E. Manejo de la gastroenteritis aguda en menores de 5 años: un enfoque basado en la evidencia. Guía de práctica clínica Ibero- Latinoamericana.

An Pediatr 2010;72(3):220. e1-e20. [ Links ] 3- Guarino A, Albano F, Ashkenazi S, Gendrel D, Hoekstra JH, Shamir R, et al. European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition/European Society for Paediatric Infectious Diseases Evidence-based Guidelines for the Management of Acute Gastroenteritis in Children in Europe.

JPGN 2008;46:S81-S122. [ Links ] 4- Gonzales C, Bada C, Rojas R, Bernaola G, Chavez C. Guía de Práctica Clínica sobre el Diagnóstico y Tratamiento de la Diarrea Aguda Infecciosa en Pediatría Perú – 2011. Rev Gastroenterol Perú 2011; 31-3:258-277. [ Links ] 5- Giugno S, Oderiz S.

  • Etiología bacteriana de la diarrea aguda en pacientes pediátricos;
  • Acta Bioquim Clin Latinoam 2010;44:63-70;
  • [ Links ] 6- Basualdo W, Arbo A;
  • Randomized comparison of azithromycin versus cefixime for treatment of shiguelosis in childen;

Pediatric Infect Dis J 2003;22:374-77. [ Links ] 7- Miron M, Torem M, Merom R, Colodner R. Azithromycin as an alternative to nalidixic acid in therapy of chilhood shiguelosis. Pediatr Infect Dis J 2004;23:367-68. [ Links ] 8- Ternhag A, Asikainen T, Giesecke J, Ekdahl K.

  1. A meta-analysis on the effects of antibiotic treatment on duration of symptoms caused by infection with Campylobacter species;
  2. Clin Infect Dis 2007;44:696-700;
  3. [ Links ] 9- Infante RM, Ericsson CD, Jiang ZD, Ke S, Steffen R, Riopel L, et al;

Enteroaggregative Escherichia coli diarrhea in travelers: response to rifaximin therapy. Clin Gastroenterol Hepatol 2004;2:135-38. [ Links ] 10- Khan WA, Saha D, Rahman A, Salam MA, Bogaerts J, Bennish ML. Comparison of single. dose azithromycin and 12- dose, 3-day erythromycin for childhood cholera: a randomized, double-blind trial.

  • Lancet 2002;360(9347):1722-27;
  • [ Links ] 11- Bhaijee F, Subramony C, Tang S-J, Pepper DJ;
  • Human Immunodeficiency Virus-Associated Gastrointestinal Disease: Common Endoscopic Biopsy Diagnoses;
  • Pathology Res Intern 2011, Article ID 247923, 8 pages, 2011;

doi:10. 4061/2011/247923 12- Liu A, Meyer E, Johnston L, Brown J, Gerson LB. Prevalence of graft versus host disease and cytomegalovirus infection in patients post-haematopoietic cell transplantation presenting with gastrointestinal symptoms. Aliment Pharmacol Ther 2013;38: 955–966.

[ Links ] 13- Ramos E. Infección por citomegalovirus como causa de diarrea grave rebelde en un lactante inmunocompetente. An Pediatr 2009;70:582–585. [ Links ] 14- Merrikhi A, Amir-Shahkarami SM, Saneian H.

Cytomegalovirus Colitis in a 10 Year-Old Girl after Kidney Transplantation. Iran J Pediatr 2013;23(2):220-22. [ Links ] 15- Korkmaz M, Kunefeci G, Selcuk H, Unal H, Gur G, Yilmaz U, et al. Role of Early Colonoscopy in CMV Colitis of Transplant Recipients.

  • Transplant Proc 2005;37(7):3059-60;
  • [ Links ] 16- Petrisli E, Chiereghin A, Gabrielli L, Zanfi C, Lauro A, Piccirilli G, et al;
  • Early and late virological monitoring of Cytomegalovirus, Epstein-Barr Virus, and Human Herpes Virus 6 Infections in Small Bowel/Multivisceral;

Transplant Proc 2010;42(1):74-78. [ Links ] 17- Mousset S, Martin H, Berger A, Heß S, Bug G, Kriener S, et al. Human herpesvirus 6 in biopsies from patients with gastrointestinal symptoms after allogeneic stem cell transplantation. Ann Hematol 2012;91:737–42.

[ Links ] 18- Kaplan JE, Benson C, Holmes KK, Brooks JT, Pau A, Masur H; Centers for Disease Control and Prevention (CDC); National Institutes of Health; HIV Medicine Association of the Infectious Diseases Society of America.

Guidelines for prevention and treatment of opportunistic infections in HIVinfected adults and adolescents: recommendations from CDC, the National Institutes of Health, and the HIV Medicine Association of the Infectious Diseases Society of America. MMWR Recomm Rep.

2009;58(RR-4):1-207. 19. Díaz E. Epidemiology and control of intestinal parasites with nitazoxanide in children in Mexico. Am J Trop Med Hyg 2003;68:384-85. [ Links ] 20. Bouree P, Bisaro F. (Parasitic diarrhea).

Presse Med 2007;36:706-16. [ Links ] 21. van Hal SJ, Stark DJ, Fotedar R, Marriott D, Ellis JT, Harkness JL. Amoebiasis: current status in Australia. Med J Aust 2007;186(8):412-16. [ Links ] 22. Escobedo AA, Almirall P, Alfonso M, Cimerman S, Rey S, Terry SL.

  • Treatment of intestinal protozoan infections in children;
  • Arch Dis Child 2009;94:478–482;
  • [ Links ] 23;
  • Nigro L, Larocca L, Massarelli L, Patamia I, Minniti S, Palermo F, et al;
  • A placebo-controlled treatment trial of Blastocystis hominis infection with metronidazole;

J Travel Med 2003;10(2):128-30. [ Links ] 24. Moghaddam D, Ghadirian E, Azami M. Gastroenteritis. Parasitol Res 2005;96(4):273-75. [ Links ] 25. Stensvold CR, Arendrup MC, Nielsen HV, Bada A, Thorsen S. Symptomatic infection with Blastocystis sp. subtype 8 successfully treated with trimethoprim-sulfamethoxazole.

Ann Trop Med Parasitol 2008;102(3):271-74. [ Links ] 26. Stenzel DJ, Boreham PF. Blastocystis hominis revisited. Clin Microbiol Rev 1996;9(4):563-84. [ Links ] 27. Rossignol JF, Lopez-Chegne N, Julcamoro LM, Carrion ME, Bardin MC.

Nitazoxanide for the empiric treatment of pediatric infectious diarrhea. Trans R Soc Trop Med Hyg 2012;106(3):167-73. [ Links ] 28. Abboud P, Lemeé V, Gargala G, Brasseur P, Ballet JJ, Borsa-Lebas F, et al. Successful treatment of metronidazole and albendazole- resistant giardiasis with nitazoxanide in a patient with acquired immunodeficiency syndrome.

  1. Clin Infect Dis 2001;32:1792-94;
  2. [ Links ] 29;
  3. Rossignol JF;
  4. Cryptosporidium and Giardia: treatment options and prospects for new drugs;
  5. Exp Parasitol 2010;124(1):45- 53;
  6. [ Links ] 30;
  7. Speich B, Marti H, Ame SM, Ali SM, Bogoch II, Utzinger J, et al;

Prevalence of intestinal protozoa infection among schoolaged children on Pemba Island, Tanzania, and effect of singledose albendazole, nitazoxanide and albendazole-nitazoxanide. Parasit Vectors 2013;6:3. [ Links ] 31. Anderson VR, Curran MP. Nitazoxanide: a review of its use in the treatment of gastrointestinal infections.

Drugs 2007;67(13):1947-67. [ Links ] 32. Clezy K, Gold J, Blaze J, Jones P. Paromomycin for the treatment of cryptosporidial diarrhoea in AIDS patients. AIDS 1991;5:1146–47. [ Links ] 33. White Jr AC, Chappell CL, Hayat CS, Kimball KT, Flanigan TP, Goodgame RW.

Paromomycin for cryptosporidiosis in AIDS: a prospective, doubleblind trial. J Infect Dis 1994;170:419–424. [ Links ] 34. Farthing MJ. Treatment options for the eradication of intestinal protozoa. Nat Clin Pract Gastroenterol Hepatol 2006;3:436–45. [ Links ] 35.

Rodríguez E, Palma V, Urbina H. Protozoarios oportunistas emergentes. Arch Venez Puer Ped 2010; 73 (Supl 2):12-19. [ Links ] 36. Hagel I, Giusti T. Ascaris lumbricoides: An overview of therapeutic targets.

Infectious Disorders Drug Targets. 2010;10(5):349-67. [ Links ] 37. Parashar A, Arya R. Nitazoxanide. Indian Pediatr 2005;42(11):1161-65. [ Links ] 38. van den Enden E. Pharmacotherapy of helminth infection. Expert Opin Pharmacother 2009;10(3):435-51. [ Links ] 39.

Vercruysse J, Behnke JM, Albonico M, Ame SM, Angebault C, Bethony JM, et al. Assessment of the anthelmintic efficacy of albendazole in school children in seven countries where soil-transmitted helminths are endemic.

PLoS Negl Trop Dis. 2011;5(3):e948. [ Links ] 40. Lubis IN, Pasaribu S, Lubis CP. Current status of the efficacy and effectiveness of albendazole and mebendazole for the treatment of Ascaris lumbricoides in North-Western Indonesia. Asian Pac J Trop Med 2012;5(8):605-609.

[ Links ] 41. Moncayo AL, Vaca M, Amorim L, Rodriguez A, Erazo S, Oviedo G, et al. Impact of long-term treatment with ivermectin on the prevalence and intensity of soil-transmitted helminth infections.

PLoS Negl Trop Dis 2008;2(9):e293. [ Links ] 42. Rondón L, Narvaez R, Artis MT, Carrizo J. Nemátodos. Arch Venez Puer Ped 2010;73(Supl 2):36-48. [ Links ] 43. Wen LY, Yan XL, Sun FH, Fang YY, Yang MJ, Lou LJ. A randomized, double-blind, multicenter clinical trial on the efficacy of ivermectin against intestinal nematode infections in China.

  1. Acta Trop 2008; 106(3): 190-94;
  2. [ Links ] 44;
  3. Cedillo-Rivera R, Chávez B, González-Robles A, Tapia A, Yépez-Mulia L;
  4. In vitro effect of nitazoxanide against Entamoeba histolytica, Giardia intestinalis and Trichomonas vaginalis trophozoites;

J Eukaryot Microbiol 2002; 49(3): 201-208. [ Links ] 45. Adagu IS, Nolder D, Warhurst DC, Rossignol JF. In vitro activity of nitazoxanide and related compounds against isolates of Giardia intestinalis, Entamoeba histolytica and Trichomonas vaginalis.

J Antimicrob Chemother 2002; 49(1): 103-11. [ Links ] 46. Bernal-Redondo R, Martínez-Méndez LG, Mendoza-Chavez A, Velasco-Perales D, Chavez-Munguia B. Evaluation of the in vitro effect of albendazole, metronidazole and nitazoxanide on viability and structure of Giardia lamblia cysts.

J Submicrosc Cytol Pathol 2004; 36(3-4): 241-45. [ Links ].

¿Cómo saber si tengo una infección en el estómago?

¿Cuál es el mejor medicamento para la infeccion estomacal?

En algunos casos, los adultos pueden tomar medicamentos de venta libre como la loperamida link (Imodium) y el subsalicilato de bismuto link (Pepto-Bismol, Kaopectate) para tratar la diarrea causada por una gastroenteritis viral.

¿Qué pastillas son buenas para el dolor en la boca del estómago?

Inhibidores de la producción de ácido – Los inhibidores de la producción de ácido actúan disminuyendo la cantidad de ácido clorhídrico que es producido en el estómago, reduciendo el dolor, acidez, sensación de ardor en el estómago o eructos excesivos, causados por el reflujo gastroesofágico, gastritis o úlceras en el estómago.

Algunos ejemplos de estos medicamentos son los inhibidores de la bomba de protones, como omeprazol, esomeprazol, lanzoprazol o pantoprazol, o los antagonistas de los receptores de histamina, como cimetidina, nizatidina o famotidina, por ejemplo.

Los inhibidores de la producción de ácido deben utilizarse solo bajo indicación médica, ya que pueden producir efectos secundarios, como problemas en los riñones, dolor de cabeza, diarrea, formación de bolitas en la piel, dolor abdominal, dolor muscular o deficiencia de vitamina B12, por ejemplo.

¿Qué es mejor para el dolor de barriga ibuprofeno o paracetamol?

A cada dolor, su pastilla – Foto: iStock. Con el máximo respeto a sus indicaciones, pedimos a la coordinadora de la Unidad de Dolor de los hospitales madrileños que nos aclare qué debemos tomar para algunos de las molestias más habituales:

  • Dolor de cabeza leve : paracetamol.
  • Dolor de cabeza intenso : ibuprofeno/naproxeno.
  • Dolor de cuello y espalda por sobrecarga muscular: ibuprofeno por ser antiinflamatorio.
  • Dolor de las articulaciones : ibuprofeno por ser antiinflamatorio.
  • Dolor de muelas : ibuprofeno por ser antiinflamatorio.
  • Dolor menstrual : paracetamol o ibuprofeno (“se debe tener en cuenta el efecto antiagregante plaquetario con incremento del sangrado menstrual”).
  • Fiebre leve/moderada: paracetamol.
  • Dolor abdominal : depende de la causa, pero “en general hay que evitar ibuprofeno”.
  • Dolor posquirúrgico : paracetamol alternando con ibuprofeno o más habitualmente con dexketoprofeno (un AINE de la misma familia del ibuprofeno con efecto inicial más rápido).

¿Por qué me duele la boca del estómago y tengo náuseas?

Dolor en la boca del estómago es el nombre popular para el dolor epigástrico o epigastralgia, que es el dolor que surge en la parte superior del abdomen inmediatamente debajo del tórax, región que corresponde al lugar donde se inicia el estómago. La mayoría de las veces este dolor no es de preocupar y puede indicar alguna alteración en el estómago, esófago o en el inicio del intestino, como por ejemplo: reflujo, gastritis o indigestión, apareciendo asociado a otros síntomas como acidez, mareos, vómitos, gases, distensión abdominal o diarrea. Dolor De Estomago Diarrea Y Vomito Que Tomar Las principales causas de dolor en la boca del estómago son:.