Como Aliviar El Dolor De Senos En La Lactancia?

Como Aliviar El Dolor De Senos En La Lactancia

Masajes para aliviar el dolor de senos durante la lactancia – Al comenzar a amamantar, es normal sentir inflamados los senos debido a la subida de la leche. Mientras amamantas a tu bebé, el dolor disminuirá, pero para ayudar a que este dolor sea menor, es de utilidad seguir algunas pautas como amamantar a tu bebé con más frecuencia, extraer leche y realizar masajes en pecho y espalda.

A continuación, te explicamos algunas pautas para realizar estos masajes: • Masajes de espalda. Necesitarás ayuda de alguien quien frote tu espalda mientras te encuentras sentada y recargando los brazos sobre una mesa.

El masaje en espalda debe realizarse de arriba hacia abajo, iniciando en el cuello hasta los omoplatos, y siguiendo hasta la espalda baja. El masaje debe realizarse utilizando ambos pulgares o bien, las manos en puño, mientras se ejerce una suave presión que inicia cerca de la columna, y continúa hasta llegar a los lados de la espalda.

• Masaje de movimientos circulares. Utiliza tres o cuatro dedos para realizar suave presión de la mama, yendo de la parte más externa del seno hasta llegar al pezón. El recorrido deberá realizarse en círculos concéntricos al pezón y los movimientos de tus dedos también deben mantener un sentido circular; como un planeta que gira mientras rodea al sol, aunque en este caso el papel del sol lo tiene tu areola.

• Movimientos lineales. Para este ejercicio necesitarás utilizar la palma de tu mano. Esta se desplazará ejerciendo suave presión desde el exterior de tu seno, hasta llegar a la areola. Una vez realizado, repite el movimiento en el sentido de las manecillas del reloj hasta cubrir toda la circunferencia de la mama.

  1. • Masajes para extracción de leche;
  2. Coloca tu dedo pulgar (sobre la aréola) y el índice (por debajo), detrás de la aréola;
  3. Realiza un masaje suave apoyando horizontalmente hacia la caja torácica para exprimir la leche;

Una vez que la leche sale, busca que tus dedos pulgar e índice presionen hacia delante, lo cual ayuda a que tus senos se vacíen. Esta presión debe continuarse siguiendo el sentido de las manecillas del reloj hasta cubrir todo el seno y haber retirado completamente la leche.

Esta leche puedes almacenarla en Bolsas de leche Advanced by Evenflo®, con cierre hermético tipo zip y área para escribir la fecha de extracción, y utilizarla posteriormente para alimentar a tu bebé. Puedes realizar los masajes mediante toques delicados de las yemas de los dedos, o bien utilizando un peine.

Se recomienda realizar los masajes durante 2 a 3 minutos, salvo en aquellas ocasiones en las que se busque extraer la leche. En tal caso, lo recomendable es realizarlo hasta extraer la mayor cantidad de la misma. Después del masaje puedes aplicar compresa húmeda y tíbia sobre tu pecho y mantenerte relajada.

Así que manos a la obra y ¡no más dolor! Cuéntanos cómo te va con estas pautas y comparte con aquellas mamás que puedan beneficiarse de estos masajes. Fuentes: • Rigourd V, Nicloux M, Hovanishian S, Giuséppi A, Hachem T, Assaf Z, et al.

Consejos para la lactancia materna. EMC – Tratado de medicina 2015;19(3):1-11 [Artículo E – 8-0415]. Elsevier Masson • Organización Mundial de la Salud y UNICEF (1998) Consejería en Lactancia Materna: Curso de Capacitación. Nueva York EUA.

¿Qué hacer cuando te duelen los senos en la lactancia?

¿Qué problemas puedo tener con los senos durante la lactancia? –

  • Dolor en los pezones puede ocurrir cuando comience a amamantar a su bebé. Es posible que le duelan los pezones si el bebé no se prende correctamente del pecho. El hecho de colocar al bebé en la posición correcta para que se prenda bien del pecho pueden eliminar o aliviar el dolor en los pezones. Pida a su médico que le enseñe a hacer que su bebé se prenda correctamente del pecho.
  • Conductos lactíferos obstruidos podrían causar que se formen bultos dolorosos en los senos. Es posible que los conductos lactíferos se obstruyan si los senos no se vacían por completo cuando amamanta al bebé. Extraiga la leche que quede en sus senos una vez que el bebé termine de amamantar. No use blusas apretadas, sostenes apretados ni sostenes con varillas.
  • La congestión mamaria ocurre cuando la leche baja después de que empiece a amamantar. La congestión mamaria puede causar que sus senos se inflamen y duelan. Puede también que esto suceda si el bebé se saltea una comida o si no le da el pecho cuando el bebé se lo pide. La mejor manera de combatir los síntomas de la ingurgitación mamaria es dar de comer al bebé a menudo para vaciar los senos.
    • También le puede ser de beneficio colocar una compresa tibia en sus pezones para ayudar a reducir el dolor;
    • Estos pueden presionarle los senos;
    • Puede que al bebé le resulte difícil prenderse de los senos cuando están congestionados;

    Si esto sucede, exprima una pequeña cantidad de leche y después haga que el bebé se prenda del pecho. Puede colocarse una toallita fría y húmeda sobre los senos para aliviar el dolor y la inflamación. Pregunte a su médico la frecuencia y cantidad de tiempo que usted debería usar la toallita fría.

  • Una infección mamaria llamada mastitis podría desarrollarse si usted tiene una obstrucción en los conductos mamarios o una congestión. Como resultado de la mastitis, los senos se enrojecen, se inflaman y duelen. También es posible que presente síntomas similares a los de la gripe, como escalofríos y fiebre. Colóquese una toallita húmeda y caliente sobre los senos para aliviar el dolor. Pregunte a su médico con qué frecuencia hacerlo.

¿Cuánto tiempo dura el dolor en los senos al amamantar?

Problema 1: dar el pecho provoca dolor – El dolor durante la lactancia suele reducirse a pezones doloridos o sensibles, especialmente tras la « subida de la leche », que se produce entre el segundo y el cuarto día tras el parto  2. Tu bebé se alimentará cada dos horas, lo que significa que este problema puede empeorar de forma rápida, y muchas madres ven cómo sus pezones se agrietan, sangran o tienen ampollas. ¡Qué dolor! Soluciones: 3

  • Comprueba el agarre de tu bebé. La causa más probable del dolor durante la lactancia es un agarre deficiente del bebé. Tu recién nacido debe tener una porción importante de la parte inferior de la areola (la piel oscura que rodea el pezón) dentro de la boca cuando se alimenta, con el pezón presionado contra el paladar y agarrado suavemente por debajo con su lengua.
  • Acude a un especialista o consultora de lactancia para asegurarte de que la boca y el cuerpo de tu bebé estén bien colocados y que no haya ningún otro problema de agarre. También pueden examinar el interior de la boca del bebé para ver si hay algún problema físico.
  • Prueba diferentes posiciones para dar el pecho. Una posición tumbada, de cuna cruzada, bajo el brazo («balón de rugby») o acostada puede eliminar la presión de las zonas del pecho en las que tengas más dolor.
  • Limpia los pezones dañados suavemente con varios algodones humedecidos en agua después de las tomas para eliminar cualquier suciedad que pueda provocar una infección.
  • Seca los pezones al aire o frótalos suavemente con una muselina o toallita muy limpia y suave, ya que se pueden producir infecciones en condiciones de humedad. Utiliza discos absorbentes desechables o lavables para absorber cualquier pérdida de leche y recuerda que debes cambiarlos de forma regular.
  • Calma el dolor de los pezones. Alivia el dolor y la piel reseca con lanolina en crema ultrapura , o aplica con suavidad unas gotas de tu propia leche. No es necesario quitar ninguna de las dos antes de la siguiente toma. También puedes usar parches de hidrogel directamente de la nevera.
  • Protege tus pezones. Los protectores de pezones evitan que la ropa te roce las áreas doloridas.
  • Sé paciente. El dolor suele remitir después de unos días, cuando tu cuerpo ya se ha acostumbrado a dar el pecho y la succión del bebé se hace más eficiente.
  • Consulta a un profesional sanitario , un especialista o una consultora de lactancia si el dolor mientras das el pecho no remite en unos pocos días. Un dolor continuo en los pezones puede indicar la presencia de una infección que puede requerir medicación.

¿Por que duelen mucho los pechos en la lactancia?

¿Es normal que se me hinchen los pechos y se me pongan duros? – Generalmente sí, sobre todo durante los primeros días o semanas de lactancia materna. Cuando se produce la subida de la leche al principio de la lactancia, los pechos se hinchan y esto puede resultar doloroso en algunas mujeres.

Esto se denomina congestión primaria y dura pocos días. Pero, cuanto más tarde en empezar a amamantar al bebé o en extraerse leche -tanto al principio de la lactancia como durante todo el período de amamantamiento- más se le hincharán y congestionarán los pechos y más molesta estará.

Si no puede amamantar al bebé inmediatamente, utilice compresas calientes y extráigase leche, sea manualmente o con la ayuda de un extractor manual o eléctrico. Una forma de extraerse leche manualmente es sosteniéndose el pecho colocando el pulgar por encima de la areola mamaria y los demás dedos por debajo de la misma.

  • Con suavidad pero con firmeza, presione el pulgar y los demás dedos contra la pared torácica y luego deslice los dedos hacia el pezón repetidamente para favorecer el flujo de la leche a través de los conductos galactoforos;

Asimismo, amamantar al bebé frecuentemente (aproximadamente cada dos o tres horas) y tratar de vaciar completamente ambos senos puede ayudar a aliviar las molestias asociadas a la congestión primaria. Was this content helpful? Yes | No.

¿Cómo saber si me va a dar mastitis?

¿Qué debo hacer para evitar la mastitis?

¿Cómo es la leche con mastitis?

CONDUCTOS OBSTRUIDOS – La leche fluye a través de un sistema de conductos que hay en tus pechos. A veces, una zona de estos conductos se bloquea y la leche deja de circular adecuadamente. Una sección de tu pecho puede o no ser más roja de lo normal. Si tienes un conducto obstruido, en general, tu seno estará sensible, aunque el dolor sea localizado. Prueba las siguientes ideas:

  • Aplica calor seco o húmedo al área afectada, y retira cualquier resto de leche que se haya secado en el pecho limpiandolo con agua tibia.
  • Llena un recipiente con agua tibia e inclínate para sumergir tus pechos. Masajea suavemente el área mientras está caliente, y a continuación trata de amamantar a tu bebé.
  • Masajea suavemente tu pecho en la o las áreas con durezas mientras tu bebé está mamando.
  • Masajea suavemente sobre del conducto bloqueado y después, trata de extraer con la mano colocada por detrás de la areola y el pezón.
  • Trata de amamantar frecuentemente a tu bebé con el pecho afectado, cambiando la postura para que su barbilla y nariz apunten alternadamente en la dirección del conducto obstruido. Experimenta con diferentes posiciones, incluyendo cuadrupedia, con ambas manos y rodillas sobre el suelo, y dejando el pecho colgando sobre tu bebé, mientras tu bebé yace sobre su espalda en una superficie plana y segura.
  • Si puedes, afloja la ropa apretada o no uses sujetador durante algunos días.
  • Un tratamiento un tanto inusual, pero que funciona para algunas madres, es sostener la parte plana de un cepillo de dientes eléctrico contra la zona del conducto obstruido, y usar las vibraciones para desbloquearlo.
  • Asegúrate de que tus pechos se sientan blandos y cómodos al final de las tomas, para evitar la congestión adicional que pueda ocasionar más conductos bloqueados.
  • Comprueba la posición y el acople (agarre de la boca del bebé al pecho) para que el drenado de tus pechos sea óptimo, y para evitar que el problema vuelva a suceder.
  • La aplicación de hojas de repollo (col o berza) se recomienda a menudo como tratamiento para la mastitis, pero no se recomienda como tratamiento para los conductos obstruidos.

Si sufres de conductos obstruidos de manera recurrente, que no se solucionan con el ajuste de la posición y el agarre al pecho, intenta reducir la grasa saturada en tu dieta y toma una cucharada de lecitina al día. También se recomienda reducir la ingesta de sodio (sal). El sodio puede causar retención de líquidos, lo que hace que las mujeres sean más susceptibles a infecciones de cualquier tipo, incluida la mastitis. Los conductos bloqueados se pueden generar cuando los “horarios” del bebé se vuelven menos predecibles, debido a alguna enfermedad o cambios de vida, de tal manera que no vacía tus pechos tan a menudo como antes.

  • Si la obstrucción no se trata, el área puede infectarse;
  • También puedes escuchar a las personas referirse a esta situación como conductos bloqueados o tapados;
  • El tratamiento para los conductos obstruidos es similar al de la mastitis;

Si tu bebé ha empezado a dormir por períodos más largos en la noche, o mama menos debido a la dentición, esto también puede ocasionar que tus pechos queden demasiado llenos. Si éste es el caso, puedes contribuir al vaciado del pecho asegurándote de que tu bebé se alimente o puedes extraer un poco de leche para evitar problemas futuros.

¿Cómo tratar la mastitis en casa?

¿Cuándo se desinflaman los senos en la lactancia?

¿Qué necesito saber acerca de la congestión mamaria? – La congestión del seno se desarrolla cuando se acumula demasiada leche en su seno. Es normal que sus senos se sientan inflamados, pesados y sensibles cuando le baja la leche. A esto se le conoce como llenura de la mama.

  1. Cuando usted comienza a sentir sus senos adoloridos y duros, la llenura se ha convertido en congestión;
  2. La congestión mamaria usualmente ocurre dentro de 3 a 5 días después del parto;
  3. La congestión puede suceder si usted no está amamantando o si no se está extrayendo la leche con frecuencia, o si produce mucha leche;

Su bebé podría tener dificultad para prenderse a su seno para alimentarse. Sin tratamiento, la congestión puede provocar que se tapen los conductos de leche o que una infección que se conoce como mastitis.

¿Cuánto tiempo tardan en sanar las grietas del pezón?

Puedo decir por experiencia propia que las grietas del pezón son bastante moletas y a veces hasta quitan las ganas de amamantar. Pero el dolor es soportable, dura apenas unos segundos al comienzo de la tetada y se puede curar en pocos días si seguimos algunos cuidados.

¿Sabes cómo prevenir y curar las grietas del pezón? Las grietas en el pezón se producen por la continua humedad en la zona y porque la succión del bebé reblandece la piel del pezón facilitando que se formen pequeñas fisuras, a veces imperceptibles pero dolorosas.

Para evitarlas, procurar que el bebé cubre la areola con toda su boca y no solamente el pezón y adoptar una posición correcta para amamantar. También hay cremas con lanolina muy efectivas para prevenirlas, aunque la mayoría tiene productos nocivos para el bebé por lo que debes limpiar bien la zona antes de darle el pecho.

Hace un tiempo publicamos una fórmula natural para fabricar una crema de caléndula casera ideal para estos casos. Un buen truco para evitar que las grietas se infecten es aplicar sobre el pezón un poco de la propia leche y dejarlos al aire para que la grieta se cure más rápidamente.

Para que no duelan tanto podemos probar cambiar la postura de amamantar por unos días o usar pezoneras de plástico para que le bebé no tenga contacto con el pezón hasta que el dolor desaparezca. Pero salvo que lleguen a sangrar, el dolor es soportable y el beneficio de la lactancia es superior a cualquier molestia.