Como Quitar El Dolor De Picadura De Alacran?

Como Quitar El Dolor De Picadura De Alacran
Estilo de vida y remedios caseros – Si un escorpión te pica a ti o a tu hijo, sigue las siguientes sugerencias. Es posible que los adultos sanos no necesiten más tratamiento, y estos consejos pueden ayudar a mantener a los niños a salvo hasta que consulten con un médico:

  • Limpia la herida con agua y jabón suave.
  • Aplica una compresa fría en el área afectada. Esto puede ayudar a reducir el dolor.
  • No consumas alimentos ni líquidos si tienes dificultad para tragar.
  • Toma un analgésico de venta libre según sea necesario. Podrías probar con ibuprofeno (Motrin IB, Children’s Motrin, otros) para ayudar a aliviar el malestar.

Revisa tus registros de vacunación o los de tu hijo para asegurarte de que la vacuna contra el tétanos esté actualizada.

¿Qué remedio casero es bueno para la picadura de alacrán?

¿Existe algún tratamiento casero para la picadura de alacrán? – Como hemos avanzado, si te preguntas qué hacer en caso de picadura de alacrán, lo primero que debes saber es que es fundamental que acudas a un médico. El piquete de alacrán puede conllevar un gran abanico de consecuencias, así que lo mejor es no arriesgarte y ponerte en manos de profesionales.

  • La hoja de mango: su salvia es muy efectiva para tratar las picaduras de escorpión, ya que ayuda a reducir el dolor y la inflamación si se aplica inmediatamente después del ataque.
  • Menta: la menta es también un remedio casero muy bueno para reducir el dolor de la picadura de alacrán y reducir la inflamación. Así pues, te recomendamos aplicar una pequeña cantidad de jugo recién extraído de sus hojas después del ataque.
  • Bicarbonato de sodio: para el piquete de alacrán también puede resultar muy efectivo el bicarbonato de sodio, así que nuestra recomendación es que prepares una pasta mezclando el bicarbonato con un poco de agua. Este tratamiento casero para la picadura de alacrán reducirá la inflamación y el dolor.

Recuerda que si lo síntomas persisten o sientes complicaciones graves tras una picadura de alacrán, debes visitar a un médico de inmediato para que te recete el tratamiento adecuado. .

¿Cuánto tiempo dura el efecto de la picadura de un alacrán?

El dolor en el sitio de la picadura suele desaparecer en el transcurso de 24 horas. Las oleadas de dolor o de hormigueo también desaparecen en 24 horas. La insensibilidad y el hormigueo alrededor de la picadura pueden durar 2 a 3 días.

¿Qué pasa si no te atiendes cuando te pica un alacrán?

ECOLOGíA La presencia de un médico es fundamental, pues deberás tomar un tipo de suero en específico que contrarreste el veneno del alacrán 26 de noviembre de 2019 | 12:49 Alacrán. (Pixabay) La picadura de un alacrán puede provocarnos mareos, vómitos, dolores de cabeza y baja presión arterial, por lo que saber cómo actuar ante esta situación nos evitará futuras complicaciones. Te recomendamos: Científicos de la UNAM crean antídoto a veneno de la araña violinista Si te encuentras a solas cuando este animal te ataca o por algún motivo entraste en contacto con él y este te hirió, lo más recomendable es:

  • Lavar la zona de la picadura con agua y jabón neutro.
  • Colocar compresas frías en la herida y mantener el sitio de la picadura hacia arriba.
  • No cortar, perforar ni apretar la zona de la herida.

Después de que hayas realizado este breve cuidado deberás acudir a un médico, ya que podrías presentar otro tipo de síntomas como dificultad para respirar o pasar saliva, entumecimiento en la zona del piquete, movimientos extraños en la cabeza, sudoración, taquicardia, náuses y vómitos. La presencia de un médico es fundamental, pues deberás tomar un tipo de suero en específico que contrarreste el veneno del alacrán.

¿Qué cura el veneno de alacrán?

Dos componentes extraídos del veneno del alacrán Diplocentrus melici tienen un efecto antibiótico contra microorganismos como Mycobacterium tuberculosis, causante de la tuberculosis y Staphylococcus aureus, que provoca la mayoría de las infecciones por estafilococos en la piel y en los huesos.

¿Qué se siente cuando te pica un alacrán?

¿Cuáles son los síntomas? – El signo más destacado del envenenamiento es el dolor agudo y de alta intensidad que se produce en el lugar del aguijonazo. La manifestación local es el dolor agudo, punzante y muy intenso en la zona de la picadura, que puede extenderse hacia el tronco.

Además, se puede producir enrojecimiento y sensación de hormigueo y en ciertos casos, puede encontrarse “piel de gallina”. En niños es más frecuente la excitación y el temblor generalizado acompañado de llanto o gemidos constantes.

Cuando existe envenenamiento generalizado, a los síntomas locales se les agregan manifestaciones sistémicas por compromiso del sistema nervioso y otros tejidos que complican el cuadro. Los síntomas son: taquicardia, dificultad respiratoria, salivación, lagrimeo y temblores, entre otros.

¿Qué olor no les gusta a los alacranes?

Utiliza productos y plantas para ahuyentar alacranes – Refuerza la lucha contra los escorpiones con productos naturales y químicos. Las plantas de lavanda en aquellos lugares en los que has detectado su presencia te ayudarán a alejarlos, ya que su olor y química funcionan como repelente para alacranes.

Si las plantas naturales no son suficientes, usa productos de limpieza que contengan lavanda. Limpiando de esta manera el hogar, el aroma será muy agradable y, al mismo tiempo, los escorpiones se mantendrán alejados.

Asimismo, puedes usar aceite esencial de lavanda diluido en agua para limpiar la zona o para colocar unas gotas en punto estratégicos. Otra opción es plantar cedros o el árbol del té, pues sus olores también los repelen. Y si quieres usar aceites esenciales, puedes optar también por los que sean de olores más fuertes, como el aceite esencial del árbol del té o el de eucalipto. .

¿Cuándo hay que preocuparse por una picadura?

¿Qué se puede comer después de una picadura de alacrán?

¿Remedios caseros naturales? – Lo recomendable es acudir al médico por el tratamiento inmediatamente, sin embargo existen algunos remedios caseros que puedes ocupar en el trayecto a la clínica. El Ajo. – En cuanto la persona sea picada, se le debe dar a beber una solución hecha con una cabeza de ajos machacados y molidos en agua, además de colocar en la parte afectada dos dientes de ajo machacados.

¿Qué pasa si le echas alcohol a un alacrán?

Scorpion in the contemporaneous Cuban culture. An approach. – Abstract It is provided a compendium of the main credences, myths, uses, and other social and cultural manifestations of the scorpion in Cuba during the 20th century. Although its social function does not reaches those relevance observed in peoples as the Mexican, its presence in different levels of the social and cultural life on the Island give it a modest importance.

  1. Key word;
  2. Scorpions, etnobiology, culture, folklore, West Indies, Cuba;
  3. Introduccin El concepto popular de alacrn Cuentos tradicionales (orales) Magia y religin El alacrn en la msica El alacrn en la literatura El alacrn en la medicina tradicional El alacrn como objeto decorativo o prenda Folclore El alacrn en la toponimia y el lenguaje cubanos Bibliografa Introduccin El escorpin, que en Cuba y otros pueblos iberoamericanos es conocido como alacrn (vocablo que procede del rabe vulgar ‘aqrb [Monzn Muoz & Blasco Gil, 1996]), es un arcnido venenoso cuya picadura, adems de traumtica y dolorosa, puede cursar de manera grave y a veces fatal;

Elevados a la categora de dioses por unos, considerados como una maldicin divina por otros, y utilizados de muy diversas maneras desde tiempos antiqusimos, los escorpiones an mantienen una importante funcin en la vida cultural y espiritual de muchos pueblos (Gonzlez-Sponga, 1984; Cloudsley-Thompson, 1986, 1990; Matthiesen, 1988).

Hace algunos milenios, los habitantes de la antigua Mesopotamia dieron el nombre de Escorpin a una de las 12 constelaciones zodiacales. Las Sagradas Escrituras judeo-cristianas, contienen ms de una decena de referencias a los escorpiones.

En Mxico, los mayas y aztecas tambin los endiosaron (Gonzlez-Sponga, 1984; Cloudsley-Thompson, 1986, 1990; Matthiesen, 1988). A diferencia de otros pueblos, cuya cultura logr sobreponerse a los efectos deletreos de las invasiones y guerras de conquista, los habitantes aborgenes de las Antillas, y particularmente de Cuba, desaparecieron bajo los efectos de la colonizacin europea sin dejar apenas testimonios de sus manifestaciones socioculturales.

La introduccin de un elevado nmero de esclavos africanos, obligados a adoptar creencias y culturas ajenas, contribuy a la heterogeneidad que hoy se aprecia en estas islas. En Cuba no se ha realizado ningn estudio etnobiolgico que aborde de manera profunda la importancia y funcin de los escorpiones; no obstante, existen algunos datos sobre su empleo en la farmacopea tradicional (Morales Patio, 1929; Feijo, 1974; Seoane Gallo, 1984), y en ciertas manifestaciones folklricas (Roig de Leuchsenring, 1946; Armas, 1986, 1998) y religiosas (Cabrera, 1954).

You might be interested:  Dolor De Riñon Que Tomar?

El presente trabajo recopila gran parte de la informacin dispersa sobre este tema y aporta nuevos datos obtenidos por el autor a travs de conversaciones, entrevistas y observaciones directas, realizadas entre 1973 y 2001. El concepto popular de alacrn No son pocos los cubanos que afirman que “en Cuba no existen escorpiones, sino alacranes”.

Quienes as se expresan, al ser interrogados al respecto responden que “los escorpiones son grandes, muy venenosos y viven en el desierto”. Esta concepcin parece ser el resultado de la influencia de ciertos filmes de ficcin.

Tambin es creencia popular que los alacranes utilizan las pinzas de los pedipalpos para picar, lo cual constituye un evidente error de observacin. Centruroides gracilis (Latreille, 1804) (Buthidae), comnmente llamado “alacrn prieto” o “alacrn azuloso”, es en Cuba el alacrn por antonomasia (Armas, 1998).

Para muchos, “todos los alacranes son iguales”; aunque un pequeo porcentaje de personas, principalmente aquellas que viven en el campo o tienen una estrecha relacin con la naturaleza, dicen reconocer entre tres y cuatro tipos diferentes de estos arcnidos.

Algunos de estos “tipos” de alacranes son solo estadios inmaduros, por lo que en realidad son muy escasas las personas capaces de distinguir ms de tres especies. Rhopalurus junceus (Herbst, 1800) (Buthidae) recibe el nombre comn de “alacrn colorado”. Aunque es raro hallarlo en el interior de los domicilios humanos, su amplia distribucin y abundancia contribuye a que sea muy conocido.

Por otra parte, segn R. Teruel (comun. pers. , abril de 1997), en Cayo Saeta y Cabonico, Mayar, provincia de Holgun, los campesinos llaman “conguito” o “alacrn conguito” a Heteronebo nibujon Armas, 1984 (Diplocentridae).

Nez Jimnez (1985:40) recogi el siguiente relato de boca de un viejo pescador que vivi casi toda su vida en el Archipilago Jardines de la Reina: ” All en mis cayos nunca se ha visto maj ni culebra, ni ciempis, pero abunda el alacrn. Existe un alacrn que tiene dos muelitas.

  • Nosotros le decimos piquijuye;
  • Es larguito y da unos picotazos brbaros, pero no abunda;
  • Slo se ve de vez en cuando;
  • Es ms chiquito que el alacrn comn;
  • ” Es probable que el viejo pescador se estuviera refiriendo a los machos de Centruroides anchorellus Armas, 1976, especie que es muy abundante en esos cayos del sur camageyano (Armas, 1976);

Tampoco son muchas las partes del cuerpo que reciben un nombre comn. Los trminos “muelas”, “muelitas” y “tenazas” son empleados indistintamente para designar las pinzas o para los pedipalpos en su conjunto. El metasoma es identificado como la cola o “colita”, en tanto que para el telson y el aguijn, por lo general se emplean los trminos de “ponzoa” (algunos emplean las corruptelas “penzoa”, “pezoa” o “pezua”) y “figa”.

Tambin es muy frecuente la asociacin que muchos establecen entre el alacrn y el matricidio (Armas, 1986, 1998). Las expresiones populares Eres como un alacrancito, que vive en el lomo de la madre hasta que la mata , Eres como el alacrn, que se chupa hasta la madre que lo pari y otras similares, son odas con frecuencia (Armas, 1998).

Esta creencia, igual que la del pretendido suicidio cuando el animal es rodeado con fuego, no es exclusiva de Cuba, sino que est ampliamente extendida en otros pases (Vachon, 1963; Matthiesen, 1988). Cuentos tradicionales (orales) Segn Armas (1998), es frecuente escuchar en cualquier lugar de Cuba los siguientes cuentos, los cuales son narrados (excepto el ltimo, cuya accin casi siempre se sita en Camagey) como acaecidos en ese lugar.

  1. Un da, los padres de un beb de pocos das de nacido acudieron presurosos al or su llanto angustioso;
  2. Lo tomaron en brazos y trataron de calmarlo;
  3. Pero no lo lograron y volvieron a colocarlo en su cuna, sin descubrir la causa del malestar;

Cuando finalmente ces el llanto del pequeuelo, la madre acudi a cambiarlo de ropa y descubri entonces, para sorpresa suya, a un enorme alacrn prieto enroscado bajo el gorro que cubra la cabeza de su beb. El cuento tiene variantes. Segn la mayora de los narradores, los padres no le hicieron caso al llanto del nio y cuando acudieron ya ste estaba muerto.

  • Segn otros, corrieron presurosos donde el mdico y lograron salvarlo;
  • Hace algn tiempo, un matrimonio que viva cerca de aqu se levant temprano, como de costumbre, y prepar su caf;
  • Al poco rato ambos estaban muertos;

Al revisar en la tetera donde haban colado el caf, los vecinos encontraron un alacrn que haba cado dentro. Segunda variante, recogida por Armas (1998) en Moa, provincia de Holgun: ” Dos nios y su pap murieron porque tomaron caf con leche que haba sido preparado con caf colado en una tetera dentro de la cual haba un alacrn.

La madre de los nios fue al campo a llevarle el desayuno a su esposo, despus de habrselo dado a sus hijos. Al llegar a la casa hall a los dos nios muertos y sali corriendo a buscar al marido, pero cuando lleg ya este tambin estaba muerto.

” 3. El siguiente cuento tambin es referido por Armas (1998): En Camagey, durante la zafra de los 10 millones, un cortador de caa, para saciar la tremenda sed que tena, se empin el porrn por su abertura ms ancha, evitando el lento proceso que implica tomar el agua por el pitn.

De pronto sinti un terrible ardor en la garganta: era un alacrn que lo aguijoneaba sin misericordia. Tan insoportable y angustioso era su dolor, que en un arranque de desesperacin agarr la mocha que llevaba y se degoll.

Estas tres narraciones poseen un elemento comn: la magnificacin de la accin daina, fenmeno que es inherente a la imaginacin popular. Magia y religin Segn Cabrera (1954) uno de los objetos ms importantes en algunos ritos afro-cubanos es el “fundamento”, “nkiso” o “nganga”.

  • Se trata de una cazuela de hierro o barro en la que se depositan varios elementos tpicos (tierra, agua, la firma del santo, palos o yerbas, huesos humanos, animales, etc;
  • ) y que en su conjunto son una caracterizacin de la divinidad misma;

Entre los animales que la integran puede hallarse el alacrn, “fuerza” que al igual que las otras, obedece a los conjuros del ngangulero o brujo. Narra Seoane Gallo (1984:161) que una mujer, para vengarse de los malos tratos que le infliga su marido, acudi a un brujo.

Por indicaciones de ste, se cubri la cabeza con un pauelo negro y se at a la cintura otro del mismo color, atraves con un alfiler a un alacrn vivo y enfurecido, al que previamente haba amarrado con un hilo negro.

Entonces comenz a llamar al marido por su nombre y apellido. Agarr un poco de grama, un colmillo humano, un pedazo de la camisa sudada del hombre y, reunido todo aquello “bien amarrado y rogado”, lo llev a una ceiba, sobre cuyo tronco clav al alacrn, a la vez que continuaba clamando por la perdicin de su marido y maldicindolo, hasta que el arcnido qued sin vida, clavado en la ceiba.

Aquella misma noche, “el espritu del alacrn pic a su marido, hechizado durante el sueo, y ese fue el origen de una enfermedad que lo llev a la tumba unos meses despus. ” Armas (1998) refiere la prctica de quemar un alacrn vivo con el objetivo adquirir poder para detectar a los dems alacranes, donde quiera que estos se hallen escondidos.

En tanto que hay quienes afirman que “el olor a alacrn quemado ahuyenta a los otros alacranes”. En alacrn en la msica Hace varias dcadas era muy popular en Cuba una cancin infantil, parte de cuya letra deca: Mata al alacrn abuelita, Mtalo con una escopeta, Y si el cartucho no explota, Mtalo con una chancleta.

El alacrn, crn, crn. El alacrn, crn, crn. Ay!, te va a picar! Ms recientemente, disfrut de amplia difusin otra cuyo ttulo es “El alacrn”. Su letra, de la cual se copian a continuacin algunos fragmentos, refleja sentimientos de miedo y odio hacia este animal.

Por fortuna, ya casi no se escucha: Se le cortan las uitas. Coro: S, seor! Se le corta una patita. Coro: S, seor! Y tambin otra patita. Coro: S, seor! Se le cortan los ojitos Coro: S, seor!. Vengan todos, caballeros, A matar al alacrn. Qu animal tan peligroso! Coro.

Ay!, qu horror! Ay!, qu miedo! Muy popular en Cuba es la cancin que tambin lleva por ttulo “El alacrn”, y que en la dcada de los 60 puso en boga “Pello el Afrocn”, aunque tambin ha sido interpretada por diferentes orquestas con variados ritmos.

You might be interested:  Como Aliviar El Dolor De Muela Picada?

Un fragmento de sta expresa: Oye, colega, no te asombres cuando veas al alacrn tumbando caa, al alacrn tumbando caa. Pedro Luis Ferrer, de su propia inspiracin, canta “La casa del escorpin”: Pon tu voz y tu tonada. La cancin es tu cancin, Pero si debajo tiene Su nidada un escorpin, Ya no es tuya ni es cancin Ya no es tuya ni es cancin, Que es solamente la casa Donde vive un escorpin.

Muy escuchado durante los aos 90 fue el poema de Nicols Guilln, “La muralla”, musicalizado e interpretado por Vctor Manuel y Ana Beln, un fragmento del cual dice: Tum, tm, quin es? – La paloma y el laurel.

– Abre la muralla! Tum, tum, quin es? – El sable del coronel. – Sierra la muralla! Tum, tum, quin es? El alacrn y el ciempis. – Cierra la muralla! La influencia de las tres primeras canciones aqu citadas se refleja en las respuestas a las entrevistas realizadas, donde ms de 80% de las personas recuerdan una o varias de ellas y son capaces de tararear o recitar fragmentos (casi siempre los estribillos).

El alacrn en la literatura Mart (1885: 275), Hroe Nacional de Cuba, dej constancia en sus versos de la tan extendida creencia del suicidio del alacrn: No, como el escorpin, de miedo al fuego, con mi arma propia me dar la muerte! No: dejar que me devore el fuego.

Tal vez uno de los poemas que mejor reflejan la idiosincrasia del cubano respecto al alacrn, es el XXVII de “Cantos a la naturaleza cubana” (Hernndez, 1978): Ah prfido, quin te confiara Con esas patas y tenazas negras Y la terrible cola en alto, El cuidado de los cachorros, Si an recin nacido, tu y la pandilla Brutal de tus hermanos dieron muerte Alevosa a tu propia madre, maldito, Maldito seas, que como t hay quienes No reconocen ni a su madre, Ni merecen vivir entre los dems Por malasbestias, ingratos condenados A sufrir el tbano del destierro Toda la vida, y arrastrarse Por los confines del desprecio hasta Morir aplastados en tierra extraa, eso Ser tu pago: y ahora Qutate de mi vista Que hasta tu nombre me revuelve.

Desde sus inicios, el autor identifica al objeto de su furia: el alacrn negro ( Centruroides gracilis ), nica especie que es capaz de reconocer la mayora de los cubanos (Armas, 1998). Con independencia del valor literario de la obra (que no viene al caso analizar), sta refleja con claridad los sentimientos del cubano hacia el alacrn, a la vez que ofrece un cuadro del nivel de conocimiento que existe en la comunidad sobre la biologa y la morfologa del arcnido.

Una vez ms, es tomado como smbolo de mala entraa y desprecio, acorde con la falsa interpretacin del matricidio. El alacrn en la medicina tradicional Morales Patio (1929) refiere que a principios del siglo XX se expenda en las boticas de La Habana un “aceite de alacrn” ( Oleum scorpionum ), que era utilizado en forma de unturas en el bajo vientre para combatir la retencin urinaria.

Segn un documento annimo divulgado por el Museo Farmacutico de Matanzas, su frmula de preparacin era la siguiente: Alacranes vivos: 23 g Aceite de olivas 1035 g Para prepararlo se ahogan los alacranes en aceite, se le adiciona un poco de agua, se calienta a fuego lento hasta evaporar el agua, se pasa por un lienzo y se filtra por un papel al cabo de 15 das.

Esta frmula y su procedimiento de preparacin son casi idnticos a los que segn Monzn Muoz & Blasco Gil (1997b) aparecen en la quinta edicin de la Farmacopea Espaola de 1865, y que parece ser una modificacin ligera del oli de scurpis que aparece en Fueros de las medicinas de los boticarios valencianos , obra publicada en 1449.

  1. Un modo diferente de preparacin, aunque con idntico uso, es referido por Seoane Gallo (1984: 58): “Se coge un alacrn sin ponzoa, se fre en aceite y luego se cuela el aceite para tomarlo tibio cada tres horas, por cucharaditas;

El alacrn tibio tambin se pone en la vejiga, acostndose bocarriba la persona enferma, cubrindose con una toalla para que el calor demore en irse. No se debe coger un alacrn chiquito; hay que coger un alacransote macho, que es el ms grande. La cura se debe a que el alacrn caliente que se pone y el aceite tibio que se toma recogen la frialdad, que es la que produce la angurria.

  1. ” En la actualidad, los alacranes continan siendo utilizados en la elaboracin de medicamentos tradicionales;
  2. Segn informacin suministrada por la etnobotnica Emrita Moreno (comunic;
  3. pers;
  4. , marzo de 1990), en Pueblo Nuevo, Mayar Abajo, provincia de Holgun, un curandero recetaba la siguiente frmula para combatir los dolores reumticos: Raz de sasafrs ( Bursera granulens ) 3 ramas de vencedor de jardn ( Vitex agnes-castus ) 2 cabezas de ajo ( Allium cepa ) 1 alacrn adulto Se echa todo en una botella y se rellena con alcohol, se deja macerar una semana y se frotan las reas doloridas;

En la provincia de Pinar del Ro utilizan otra frmula para aliviar los dolores reumticos y de artrosis: Se echan palos de manaj ( Garcinia aristata ; Clusiaceae) y un alacrn vivo en una botella llena con alcohol de 90. Se deja reposar durante un mes y luego se aplica en forma de fricciones en la zona dolorida, dos o tres veces al da.

  • Segn el testimonio de Noel Leiva Paz (36 aos, chofer, Contramaestre, provincia de Santiago de Cuba), su abuela estaba casada con un chino, quien tena una botella con un lquido y alacranes dentro;
  • Cada vez que se hera en alguna parte del cuerpo, se curaba con esa locin;

Tambin refiere Mirta Labordes Garca (36 aos, geloga, Mayar, provincia de Holgun) que a su madre le recetaron la siguiente frmula para combatir los dolores reumticos y de artrosis: en media botella de alcohol se echan dos o tres alacranes, se deja reposar entre 10 y 15 das, y ya est lista para utilizar en forma de friccin, por la maana y al acostarse.

  1. El ornitlogo Luis O;
  2. Melin Hernndez (49 aos, Santiago de Cuba), relata que su padre “tena un frasco con alcohol de bodega y le echaba todos los alacranes que se encontraba;
  3. Cuando tena dolores reumticos, lo usaba en fricciones”;

Algo similar refiri Orlando Carb (40 aos, piloto; La Lisa, Ciudad de La Habana): “Una viejita que era vecina ma tena un pomo [frasco] de boca ancha con alcohol; cada vez que encontraba un alacrn lo echaba ah dentro. Siempre tena dos o tres de estos pomos y nos deca: Si encuentran un alacrn no lo vayan a matar; me lo traen vivo para echarlo en alcohol, pues es muy bueno para los dolores.

Yo pensaba que eso eran supersticiones, pero un da me dio tremendo dolor en la espalda y ella vino con su pomo lleno de alacranes en alcohol y me friccion la espalda; al poco rato, ya no tena dolor. ” Segn el Ing.

Carlos Eduardo Hernndez Fuentes (comunic. pers. , abril de 2001), “el mtodo de echar alacranes en una botella con alcohol o aguardiente permite que el veneno mane lentamente del cuerpo de los alacranes y se incorpore a la solucin, la que con el tiempo y fuera del alcance de los rayos solares incrementa su concentracin.

  1. Las fricciones con este alcohol alivian los dolores de la gota y las articulaciones con problemas biomecnicos producidos por el reumatismo;
  2. ” Refiere Michael Snchez (comunic;
  3. pers;
  4. , octubre de 2000), que “en el barrio El Cocal, Mayar, provincia de Holgun, una familia tena un frasco de los que se emplean para penicilina, dentro del cual haba tres aguijones [tlsones] conservados en alcohol;

Segn dijeron, se unta en las uas para que estas crezcan sanas y con brillo. Deben ser tres aguijones, aadieron, pues de lo contrario no surte efecto”. Refieren el Ing. Carlos E. Hernndez Fuentes y la Tc. Mara Antonia Padrn Rodrguez (San Antonio de los Baos, provincia de La Habana), que entre 1996 y 1998 el Laboratorio “Geomed”, adjunto al Almacn Territorial de Medicamentos # 1, San Antonio de los Baos, confeccion numerosos productos medicinales a partir de materias primas de origen natural, entre las que se encontraban cremas y fricciones antirreumticas basadas en veneno del “alacrn prieto” ( Centruroides gracilis ), aunque su produccin fue muy limitada debido a dificultades con la obtencin del veneno.

Segn ellos, “la aplicacin de estos frmacos naturales, bajo los rigores de la friccin, permite el paso transcutneo del veneno alacrnico y su incorporacin a la circulacin perifrica, con la consiguiente mejora de los problemas hemodinmicos de la articulacin afectada”.

A partir de ciertas noticias divulgadas en Cuba por la prensa radial y escrita (Vuelta Madrazo, 1989; MINSAP, 1989; Soroa Fernndez, 1997), a propsito de la utilizacin del veneno del alacrn colorado ( Rhopalurus junceus ) como posible antdoto anticancergeno, muchos pacientes aquejados de este mal han recibido dosis de veneno crudo diluido en agua, mayormente suministrado por personal no profesional.

  1. Aunque no existen pruebas concluyentes sobre las cualidades curativas de tal medicamento, cierto sector de la poblacin pondera sus beneficios y contribuye a la extensin de su uso (L;
  2. de Armas, datos inditos);
You might be interested:  Como Quitar El Dolor De Huesos?

Entre los remedios populares utilizados en Cuba contra la picadura del alacrn, se encuentran los siguientes: Ponerse las tripas del propio alacrn sobre el lugar de la picadura (Feijo, 1974; L. de Armas, obs. pers. Esta prctica tambin se extiende a otros pases (Gonzlez-Sponga, 1984; Armas & Abud Antun, 2000).

Frotarse ajo crudo sobre el sitio de la picadura (Feijo, 1974; Armas & Abud Antun, 2000). Segn Cabrera (1954: 296), “el ajo es cura-todo”, “macerado y aplicado en fricciones es muy utilizado contra las picadas de alacranes, araas y avispas”.

En Espaa el ajo tambin es empleado con iguales propsitos (Monzn Muoz & Blasco Gil, 1997a). Ceniza de cigarro untada en el lugar de la picada (Seoane Gallo, 1984: 418). Aplicar orina en el lugar de la picada (Jorge de Castro Jimnez, 33 aos, mecnico, Moa, provincia de Holgun).

Este remedio tambin es muy utilizado en Cuba para aliviar los efectos urticantes de ciertas plantas, para lo cual suele ser efectivo (L. de Armas, obs. pers. Untarse fango hecho con tierra y orina (Luis O. Melin Hernndez) o fango solo (Santiago Valdivia Ulloa, 51 aos, chofer, Sancti Spritus).

El fango formado con orina tambin es aplicado en Repblica Dominicana (Armas & Abud Antun, 2000). Segn Seoane Gallo (1984: 418), este remedio se utiliza para quitar el dolor de las picadas de avispas y abejas. Un alacrn macerado en media botella de alcohol durante varios das.

  • Se fricciona el sitio de la picadura con este lquido (Pedro Caballero Romero, alias Pedrn, 51 aos, operador de equipos pesados, La Veguita, Moa, provincia de Holgun);
  • Tomar un vaso de agua al que se le hayan aadido siete gotas de tintura de yodo, porque as se expulsa el veneno (Zoila E;

Aragn Aragn, 73 aos, campesina ama de casa, San Felipe, Arroyo Blanco, provincia de Sancti Spritus). Exprimir duro y chupar con la boca el lugar de la picada (Ismael Prez Morales, 57 aos, chofer, Holgun, provincia de Holgun). El alacrn como objeto decorativo o prenda El equipo de bisbol “Almendares” (1878-1961) tuvo como emblema a un alacrn azul, cuya figura ms o menos estilizada adornaba el traje y la gorra de sus miembros, as como los gallardetes y otros objetos decorativos que atesoraban sus simpatizantes y fanticos.

  • En la dcada de los 70, fueron muy comunes los adornos de acrlico que contenan un alacrn embebido en dicha sustancia;
  • Aunque en la actualidad su produccin parece haber cesado, en aquella poca tuvieron gran demanda como pisapapeles o simples adornos de mesa;

Durante el ltimo cuarto de siglo, la figura del alacrn comenz a ser utilizada en Cuba, como alhaja, de forma ms consuetudinaria que en aos anteriores. Los dijes y aretes de plata que representan a un alacrn gozan de cierta popularidad, pero aunque muchos de ellos se venden como smbolos zodiacales, sus poseedores no suelen asociarlos con tales prcticas o creencias.

En las postrimeras del siglo XX e inicio del XXI, se hace comn entre los jvenes la utilizacin de tatuajes, ya sean estos permanentes o efmeros, en los cuales el alacrn constituye un motivo decorativo ms.

Folclore Sin lugar a dudas, la comparsa “El Alacrn” constituye una de las atracciones ms destacadas de los carnavales habaneros. Esta tradicional comparsa, cuyo origen se remonta a los primeros aos del siglo XX, representa en sus coreografas la muerte del alacrn, aunque segn Roig de Leuchsenring (1946) no tienen significado totmico.

Es muy frecuente la creencia de que si uno se pasa varias veces el aguijn de un alacrn sobre la ua, el animal no intentar picar y se dejar manipular con facilidad. De hecho, esta es la tcnica ms empleada por quienes utilizan alacranes vivos para amedrentar o atraer la atencin de otras personas.

En realidad existen dos factores involucrados: en primer lugar, durante la manipulacin por lo general se troncha el pice del aguijn, evitando as que pueda penetrar en la piel; en segundo trmino, los alacranes no intentan picar a menos que se sientan amenazados (golpeados o comprimidos).

Tambin se halla muy extendida en el Pas la creencia de que la cucaracha (Blattodea), cuando el alacrn pretende capturarla, le hace cosquillas en el lomo con sus largas antenas, para que al lanzar este el aguijonazo se mate a s mismo (Armas, 1998).

El alacrn en la toponimia y el lenguaje cubanos Caias (1938?) mencion las siguientes localidades cubanas cuyo nombre es “Alacranes”: Poblado de la provincia de Matanzas (22 44′ N , 81 32′ W ), fundado en 1818 con el nombre de Alfonso XII. Entre los terrenos que originalmente lo constituyeron se hallaba el Hato Alacranes.

Barrio de Cifuentes, provincia de Villa Clara. Grupo de cayos situados entre los de Levisa y Blanco, al E de La Mulata, Archipilago de los Colorados, N de la provincia de Pinar del Ro. Punta situada en la costa N de Pinar del Ro, cerca de Las Pozas, Baha Honda.

Cayo situado en la costa norte de Pinar del Ro, cerca de la punta de igual nombre. Pequeos cayos del Archipilago Jardines de la Reina, S de la provincia de Camagey. En la actual provincia de Villa Clara existe un embalse artificial llamado Presa Alacranes.

Por otra parte, varias especies de plantas del gnero Heliotropium (Borraginaceae), cuyas flores se presentan en cimas escorpioideas, reciben los nombres comunes de alacrancillo, alacrancillo blanco, alacrancillo de laguna y alacrancillo de playa (Caias, 1938?).

Agradecimiento Mi sincero agradecimiento a todos los que amablemente pusieron a mi disposicin sus experiencias y datos sobre este tema. Al Dr. Francisco J. Monzn Muoz (Grupo Ibrico de Aracnologa, Espaa), por la literatura facilitada. Bibliografa Armas, L. de 1976.

Escorpiones del Archipilago Cubano. Nuevas especies de Centruroides (Scorpionida: Buthidae). Poeyana, 145 : 1-55. Armas, L. de 1986. El alacrn. Editorial Gente Nueva, La Habana, 51 pp. Armas, L. de 1998. El alacrn en la imaginacin popular cubana.

Cocuyo , La Habana, 7 : 29-30. Armas, L. de & Abud Antun, A. 2000. El alacrn en la cultura de Repblica Dominicana. Rev. Ibrica Aracnol. , 1 : 77-79. Cabrera, L. 1954. El monte. ( Notas sobre las religiones, la magia, las supersticiones y el folklore de los negros criollos y del pueblo de Cuba ).

Ediciones C. , La Habana, 573 pp. Caias, F. , ed. [1938?]. Gua geogrfica, zoolgica, botnica y mineralgica de Cuba. Cuaderno III. La Habana, pp. 41-64. Cloudsley-Thompson, J. 1986. The mythology of scorpions and spiders. Actas X Congr.

Int. Aracnol. , Jaca, Espaa, 1 : 13-16. Cloudsley-Thompson, J. 1990. Scorpions in mythology, folklore, and history. Pp. 462-485 en The biology of scorpions (G. Polis, ed. Stanford Univ. Press, California. Feijo, S. 1974. Los increbles remedios de brujo y el curandero en Cuba.

  • Bohemia , La Habana, 66 : 8-9;
  • Gonzlez-Sponga, M;
  • 1984;
  • Escorpiones de Venezuela;
  • Cuadernos Lagoven, Caracas, 128 pp;
  • Hernndez, R;
  • 1978;
  • Cantos a la naturaleza cubana;
  • UNEAC, coleccin Manjuar, La Habana, 68 pp;
  • Mart, J;

[1885]. Obras completas. Vol. 21. Cuadernos de apuntes. Editorial Nacional de Cuba, La Habana. 472 pp. MINSAP. 1989. Informacin del MINSAP. Juventud Rebelde , Ciudad de La Habana, domingo, 1 de octubre de 1989, p. Monzn Muoz, F. & Blasco Gil, R. 1996. Etimologa de los vocablos alacrn y escorpin.

Bol. SEA (Espaa), 14 : 36. Monzn Muoz, F. & Blasco Gil, R. 1997a. Conceptos mdicos en torno al escorpin. Bol. SEA. (Espaa), 17: 47-51. Monzn Muoz, F. & Blasco Gil, R. 1997b. El escorpin en la farmacopea espaola. Bol. SEA (Espaa), 18 : 24.

Morales Patio, O. 1929. La medicina en el folklore cubano. Arch. Folkl. Cubano , 4 (3): 209-226. Roig de Leuchsenring, E. 1946. Las comparsas carnavalescas de La Habana en 1937. Estudios Afrocubanos, 5 : 148-175. Seoane Gallo, J. 1984. El folclore mdico en Cuba. Provincia de Camagey.

  1. Editorial Ciencias Sociales, La Habana;
  2. 901 pp;
  3. Soroa Fernndez, P;
  4. 1997;
  5. Alacrn azul;
  6. Ilusin, superchera o reto cientfico?;
  7. Bohemia , La Habana, Ao 89, 22 : 20-21;
  8. Vachon, M;
  9. 1963;
  10. A propos du suicide du scorpion;
  11. Bull;
  12. Soc;

Zool. France , 88 (4): 357-358. Vuelta Madrazo, G. 1989. Alacrn mata cangrejo. Juventud Rebelde , Ciudad de La Habana, 18 de septiembre de 1989, p. Pgina creada en mayo de 2002 ltima actualizacin: sbado, 25 de mayo de 2002

.