Que Es Bueno Para El Dolor De Costillas Remedios Caseros?

Que Es Bueno Para El Dolor De Costillas Remedios Caseros
Cúrcuma – La cúrcuma puede ayudar con el dolor en las costillas, ya que contiene curcumina. La curcumina no solo es un antiinflamatorio, sino que también es un antioxidante muy bueno, que puede ayudar a eliminar la tos y reducir la inflamación alrededor del área de las costillas.

  • Simplemente agregue la cúrcuma al agua caliente o té (muy parecido a lo que haces con jengibre);
  • O bien, puede tomar una cucharadita de cúrcuma mezclada con una cucharada de miel;
  • Afortunadamente, uno de estos remedios puede ayudar con la tos y con el dolor en las costillas después de que la tos haya remitido;

Sin embargo, si ninguno de estos funciona, podría ser mejor que hable con su médico.

¿Qué es el dolor en las costillas?

El dolor en las costillas es una situación poco común y normalmente surge al haber recibido un golpe en la región del pecho o directamente en las costillas, como consecuencia de un accidente de tránsito o al recibir un impacto al practicar algunos deportes más violentos, como Muay Thai, artes marciales mixtas o Rugby.

¿Cuáles son los mejores tratamientos caseros para las costillas dolorosas?

Jengibre – El jengibre se ha utilizado durante mucho tiempo en muchos tratamientos caseros para numerosas dolencias, y también puede ayudar a las costillas dolorosas. Contiene gingeroles, que son excelentes para reducir la inflamación, incluso en el área de las costillas.

¿Cómo aliviar el dolor de costillas de la tos?

Cómo aliviar el dolor de costilla de la tos – El primer paso importante para aliviar el dolor costal de la tos es lidiar con la tos en sí misma Si se trata la tos, tus costillas tendrán tiempo de sanar. A continuación, puede seguir con algunos tratamientos para la tos con dolor costal para tratar cualquier problema persistente de dolor en las costillas.

¿Cómo curar las costillas?

Descargar el PDF Descargar el PDF Si sientes dolor cuando toses, estornudas, respiras hondo, giras o doblas el torso, quizá tus costillas estén magulladas. Siempre y cuando no estén rotas, puedes tratar el dolor por tu cuenta. Sin embargo, probablemente tengas que buscar atención médica si el dolor se vuelve demasiado difícil de soportar. El hielo, los analgésicos de venta libre, el calor húmedo y el descanso te ayudarán a sentirte mejor mientras las costillas se curen.

  1. 1 Enfría el área lesionada de vez en cuando durante 48 horas. Enfriar las costillas permitirá reducir el dolor y la inflamación de manera que el tejido magullado pueda sanar con mayor rapidez. Cíñete a enfriar el área durante las primeras 48 horas después de la lesión y resiste a la tentación de colocarte una almohadilla térmica. [1]
    • Busca una bolsa de vegetales congelados (como arvejas o maíz) o llena una bolsa de plástico resellable con hielo picado. Envuelve la bolsa de hielo en una toalla o una camiseta y extiéndela sobre las costillas magulladas.
  2. 2 Toma medicamentos para el dolor según las instrucciones. Si sientes dolor cada vez que respiras, controlarlo contribuirá en gran medida a que te sientas mejor. Toma un analgésico de venta libre, como aspirina, naproxeno o acetaminofeno según las instrucciones de la botella. Siempre consulta con tu médico de cabecera antes de comenzar a tomar un medicamento nuevo. [3]
    • Si tienes menos de 19 años, todavía estás en riesgo de tener Síndrome de Reye, así que no tomes una aspirina. [4]
    • Puedes continuar tomando analgésicos de venta libre durante el transcurso del proceso de curación siempre y cuando las costillas continúen doliéndote. Tan solo recuerda tomar los analgésicos según las instrucciones del médico o como lo señale el empaque.
  3. 3 Aplica calor húmedo después de 48 horas. Después de unos cuantos días, el calor ayudará a curar las magulladuras y proporcionará alivio al dolor. Aplica compresas de calor húmedo, como un paño mojado, sobre el área. También puedes sumergirte en un baño tibio si lo deseas. [5]
  4. 4 Evita envolver las costillas. En el pasado, el tratamiento más comúnmente recomendado para las costillas magulladas era envolver el tórax con una venda de compresión. Sin embargo, ese tratamiento ya no se recomienda, ya que la respiración restringida puede ocasionar complicaciones, como la neumonía. [6] Anuncio
  1. 1 Descansa tanto como puedas. Ese no es el momento para esforzarte, especialmente si tienes dificultades para respirar. Descansar es lo mejor que puedes hacer para sanar rápidamente. Lee un libro o una película y tómalo con calma mientras tus costillas estén magulladas. [7]
    • Tómate unos cuantos días libres del trabajo, especialmente si tu trabajo implica estar parado por largos periodos de tiempo o realizar labores manuales
    • Evita empujar, jalar o levantar objetos pesados. No practiques deportes, ejercicios o hagas otras actividades físicas mientras tus costillas se curen, a menos que lo indique tu proveedor de servicios médicos.
  2. 2 Controla tu respiración. Puede resultarte doloroso respirar mientras tus costillas estén magulladas. Sin embargo, es importante que trates de hacerlo normalmente y tosas cuando sea necesario para evitar complicaciones, como infecciones torácicas. [8] Si sientes ganas de toser, coloca una almohada hacia tus costillas para minimizar el movimiento y el dolor.
    • Respira hondo cada vez que puedas. Cada pocos minutos, inhala por un tiempo prolongado y exhala lentamente. Si las costillas están demasiado dañadas como para hacerlo, respira hondo cada hora en punto.
    • Haz ejercicios de respiración. Cuando sientas que puedes respirar nuevamente de una manera un poco regular, practica inhalar lentamente durante 3 segundos, sostener la respiración por 3 segundos e inhalar por otros 3 segundos. Repite este patrón durante unos cuantos minutos, una o dos veces al día.
    • No fumes. Cuando te recuperas de una lesión en la costilla, los irritantes pulmonares pueden hacer que seas más propenso a la infección. Usa esta hecho como una oportunidad para dejar de fumar.
  3. 3 Duerme erguido. Recostarte o darte vuelta en la noche puede incrementar el dolor. Durante las primeras noches, duerme erguido, como en una silla reclinable, para minimizar la incomodidad. Dormir erguido también limitará la forma en la que te muevas alrededor en la noche y evitará que ruedes sobre tu estómago, lo cual te ayudará con el dolor. [9]
    • Otra cosa que puedes hacer es recostarte sobre tu lado lesionado. Aunque hacerlo puede sonarte ilógico, en realidad te ayudará a respirar con mayor facilidad. [10]

    Anuncio

  1. 1 Busca atención médica inmediata si te falta el aliento o sientes dolor en el pecho. La falta de aliento puede indicar un problema más grave que las costillas magulladas. Si de pronto sientes que te falta el aliento, tienes dificultad para respirar, tienes dolor en el pecho o toces sangre, llama a los servicios de emergencia o busca atención médica inmediata. [11]
    • Determina si tienes tórax inestable. El tórax inestable ocurre cuando te rompes de 3 a más costillas una cerca de la otra, lo cual puede obstaculizar gravemente tu respiración. [12] Si sospechas que podrías haberte lesionado más de una costilla y no puedes respirar hondo físicamente, busca atención médica.
  2. 2 Acude a un proveedor de servicios médicos si sospechas que tus costillas podrían estar rotas. Una costilla magullada o fracturada estará dañada, aunque todavía permanecerá en su lugar dentro de la caja torácica. Sin embargo, una costilla rota, es peligrosa porque se habrá salido de su posición normal y podría perforar un vaso sanguíneo, un pulmón u otro órgano. [13]
    • Pasa tus manos ligeramente sobre la caja torácica. El área que rodee una costilla fracturada o magullada puede hincharse, aunque quizá no notes ninguna protuberancia gigante o abolladuras. Si sospechas que podrías tener una costilla rota, acude a un proveedor de servicios médicos tan pronto como sea posible.
  3. 3 Programa una cita con un proveedor de servicios médicos si el dolor es persistente o insoportable. El dolor de pecho puede tener varias causas y algunas de ellas pueden ser mortales. Un diagnóstico preciso asegurará que trates el problema preciso. Probablemente, tu proveedor de servicios médicos ordene una radiografía de tórax, una tomografía computarizada, una imagen por resonancia magnética (IRM) o una tomografía ósea si sospecha que hay una fractura para llegar a un diagnóstico exacto.

    [2] Evita tomar ibuprofeno durante 48 horas después de la lesión ya que podría ralentizar la curación. Por lo tanto, no envuelvas tus costillas con una venda de compresión. Si sospechas que tus costillas podrían estar rotas en lugar de magulladas, busca atención médica en lugar de intentar tratarlas en casa por tu cuenta.

    [14] No obstante, el cartílago lesionado o las magulladuras no aparecerán en estos exámenes. Busca atención médica si tienes los siguientes síntomas: [15]

    • Experimentas un dolor en tu abdomen o hombro que va en aumento.
    • Tienes tos o fiebre.

    Anuncio